Boxeo

Boxeador cubano ya tiene fecha fija para encontrar la redención y el camino del triunfo como profesional

Robeisy Ramírez intentará recuperar su aureola de gran prospecto el 9 de noviembre. El cubano formará parte de una cartelera de Top Rank que llegará por la pantalla de ESPN+ desde Fresno, California, y donde el guerrero será observado bajo lupa por expertos y fanáticos.

Doble campeón olímpico y uno de los mejores amateurs de todos los tiempos, Ramírez enfrentará al mexicano Fernando Ibarra De Anda (2-1), quien reside en el área de California y también busca convertirse en una figura en ascenso dentro del complejo mundo del boxeo.

Muchos se sorprendieron cuando el 10 de agosto en Filadelfia Ramírez cayó por decisión dividida ante Adan González, previo a una tremenda campaña promocional de ESPN que llegaba a compararlo con Vasyl Lomachenko, otro excepcional amateur con una soberbia carrera profesional.

El cienfueguero sufrió un conteo de protección en el primer round de un combate a cuatro asaltos y aunque levantó bastante al final no le alcanzó para convencer a los jueces de haber ganado el debut.

Ahora esta segunda presentación será a seis asaltos y el antillano va con una perspectiva diferente y la humildad para entender la necesidad de cambios en su boxeo, apoyado por un nuevo entrenador, Ismael Salas.

Ramírez llegó hace unas semanas a la Academia de Salas en Las Vegas y se puso a las órdenes del experimentado profesor, quien ha trabajado con su compatriota a marchas forzadas para presentar una mejor versión de Ramírez en esta ocasión.

“Salas es una institución, conocía su historia, los campeones que ha formado en varias partes del mundo, el trabajo con grandes boxeadores cubanos’’, expresó Ramírez recientemente. “Es un orgullo que me haya aceptado en su academia. Como te digo, quizá debió suceder lo de Filadelfia para que pudiera venir a Las Vegas’’.

Con décadas de experiencia en los trajines del ring, Salas ha trabajado con muchos campeones mundiales y guerreros de primera línea, entre ellos varios cubanos como Yuriorkis Gamboa, Erislandy Lara y Yordenis Ugás.

Ramírez ha realizado varias sesiones de entrenamiento junto a Leduán Barthelemy, otro de los pupilos de Salas que debe reaparecer en el cuadrilátero el 23 de noviembre en la cartelera de Deontay Wilder contra el cubano Luis Ortiz en Las Vegas.

De aquel debut de derrota y frustración, Ramírez espera sacar lo mejor para unirlo a lo que le pueda enseñarle Salas rumbo a su próxima presentación profesional, cuando el mundo del boxeo estará expectante para calibrar cualquier cambio en su transición profesional.

“Estoy viendo cambios de inmediato’’, agregó Ramírez. “El va a cambiar ciertas cosas sin tocar la esencia de lo que soy como boxeador. Soy joven, pero llevo mucho tiempo en el boxeo. Lo que me falta es la maña de los profesionales. Así que todo lo que él me enseñe lo voy a absorber como una esponja’’.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios