Boxeo

Le pidieron que soltara los perros y respondió con nocaut. Ahora este cubano se muda a Las Vegas

Después de cinco asaltos de pleno dominio, Ismael Salas le susurró al oído una vieja frase suya a Robeisy Ramírez: “suéltale los perros’‘. Y el cubano siguió la sugerencia al pie de la letra para vencer por nocaut a Fernando Ibarra en una cartelera de ESPN en Fresno, California.

Aunque todavía es un producto inacabado, Ramírez se recuperó de una primera mala presentación y le ofreció motivos de esperanza a su promotora Top Rank y sus miles de seguidores, aquellos que le conocieron en sus tiempos de doble campeón olímpico.

Tan provechosa fue su estancia en Las Vegas, que Ramírez ha decidido mudarse de manera permanente para estar más cerca de Salas. Si ahora con cuatro semanas apenas mejoró sustancialmente, él mismo se pregunta qué podría hacer con un campamento completo.

Tras la batalla, ¿cómo repasas la pelea en calma?

“Bastante tranquila. La estrategia era lucir bien, dar un buen espectáculo, borrar lo que sucedió en la primera pelea. Quería terminarlo todo antes, pero salió en el sexto. Sala me pidió que aumentara la presión y eso fue lo que hice. Pero me siento muhy contento’‘.

Tu primer triunfo profesional, ¿es algo especial?

“Para mí, para los cubanos y los seguidores del boxeo significa mucho. Había mucha expectativa por mi debut. Mucho gente habló, cosas que pasan en el deporte, gente que apoya, otras no tanto. Es importante, porque ahora empieza mi carrera y hace que Top Rank recupere la confianza en mí’‘.

¿Qué te dijeron los de Top Rank?

“El segundo de Bob Arum [Todd duBoef] vino y me saludo, y luego me llevó donde estaba Arum, quien me dijo que le había gustado mi pelea y me felicitó. Todos vieron un Robeisy diferente, porque aquel que perdió en agosto no era el verdadero Robeisy’‘.

Algunos dudaban de tu poder.

“No salí a buscar el golpe, ese salió cuando llegó su momento. Para mí era importante sumar los rounds y también colocar los golpes de manera inteligente. El nocaut se produjo por la acumulación de esos golpes y finalmente con dos ganchos que llevan mi firma, son algo mío, natural. Claro que debo seguir trabajando en asentar más los impactos, pero eso viene’‘.

¿Cómo catalogas el trabajo con Salas?

“Excelente, porque me incorporó cosas nuevas sin dejar que fuera yo. Y eso que solo trabajamos juntos cuatro semanas. El me decía que no podía cambiar mi pasado, lo que yo traía de los amateurs, pero que sí podía mostrarme trucos y herramientas para ser mejor profesional. Por eso salí más suelto. aunque sé que me falta, qjue el camino del aprendizaje nunca termina’‘.

Algunos se preocupan por la guarda baja en ocasiones...

“Eso fue algo planeado y que no siempre será así en cada pelea. Fue algo para atraer al oponente a nuestro juego, que viniera adelante, intentara pegar y luego nosotros castigarle con el contraataque. Creo que funcionó tal y como lo habíamos pensado’‘.

Entonces, ¿sigue la relación con el entrenador?

“Más fuerte. Regreso a Tampa solo para recoger mis cosas y mudarme de manera definitiva a Las Vegas. Estoy convencido de que allí están las mejores condiciones para mi desarrollo: los gimnasios, los sparrings y, sobre todo, Salas. Me siento cómodo con él’‘.

¿Cuándo regresas al ring?

“Es muy pronto para dar una fecha exacta. Pienso que a finales de enero o principios de febrero, porque antes de mayo deben cumplir ciertas peleas en el contrato. Sea cuando sea, verán a un mejor Robeisy. Este es el comienzo de mi historia’‘.

Jorge Ebro es un destacado periodista con más de 30 años de experiencia reportando de Deportes. Amante del béisbol y enamorado perdido del boxeo.
  Comentarios