Boxeo

Cubano Barrera se impone por nocaut y pide más espacio en las 174 libras

SULLIVAN BARRERA se impuso a Jeff Lacy el viernes por la noche en el Foxwoods Casino de Connecticut.
SULLIVAN BARRERA se impuso a Jeff Lacy el viernes por la noche en el Foxwoods Casino de Connecticut. CORTESIA

Con la fuerza de sus manos y la voluntad de su carácter, Sullivan Barrera ha doblegado a todos los boxeadores que medran en los círculos oscuros de la división ligero pesada, como bien lo puede ser Jeff Lacy.

Lacy, como era de esperarse, será apenas un nombre entre los que van cimentando la carrera del cubano, luego de que el árbitro decidiera en el cuarto asalto que el castigo era más que suficiente para otorgarle un triunfo a Barrera por nocaut técnico en el cuarto asalto.

“De pelea en pelea me voy sintiendo más fuerte, más dueño del cuadrilátero’’, afirmó Barrera, tras bajar del ring en el Casino Foxwoods de Mashantucket, Connecticut. “Las semanas de preparación dieron el resultado perfecto. Este triunfo es la punta de lanza para entrarle al 2015 con muchas ganas’’.

La superioridad del cubano quedó evidenciada en el mismo primer round, cuando un derechazo llevó a Lacy a la lona, y si existió algo criticable en el vencedor –más allá de una penalidad de un punto por pegar bajo- fue que no se mostró con la movilidad de otras ocasiones.

Ya el año pasado Barrera (15-0, 10 KO) conquistó cuatro éxitos sin mucha dificultad y demostró que este tipo de competencia que ha estado enfrentando queda muy por debajo de su potencial y de lo que, de ahora en adelante, merece como oposición.

Para suerte del guantamero en su esquina se encuentra uno de los mejores estrategas del momento, Abel Sánchez, a quien le lloran los pedidos para que acepte nuevos pupilos y él los rechaza uno tras otro.

Mucho también beneficia a Barrera el compartir los entrenamientos con Gennady Golovkin, posiblemente el hombre con la pegada más demoledora de los últimos tiempos y quien ha acogido al cubano como un hermano.

Y como si fuera poco, Barrera cuenta con un manager como el colombiano Luis Molina, una de las personas más sinceras y humanas en un entorno de tiburones y aprendices de brujos, que cuida realmente por las mejores opciones para su cliente.

De modo que Barrera cuanta con la “tormenta perfecta’’ para impulsar su carrera en una división donde reinan el ruso Sergey Kovalev y el haitiano-canadiense Adonis Stevenson, pero en la cual también aspiran al título un par de cubanos muy bien ranqueados, Humberto Savigne y Yunesky González.

Lacy (27-6, 18 KO) es parte del pasado y es muy probable que Barrera lo haya acabado de retirar de una vez y por todas, porque dio pena el espectáculo del veterano tratando de evitar el azote constante de los golpes de su rival.

De ahora en adelante, es de esperar, Barrera encontrará obstáculos mayores.

“Eso es también lo que esperamos y pronto con mi equipo de trabajo vamos a decidir qué rumbo tomar’’, expresó el antillano. “Por lo pronto vamos a saborear este triunfo que nos llena a todos de alegría y seguir abriendo camino hacia un título del mundo’’.

  Comentarios