Fútbol

El Barça cree en la remontada, pero…

En el golazo de Ángel Di Maria, del PSG (#11), quedó retratado el Barcelona, al tirar a puerta ante la pasividad de Untiti (der.) y Andre Gomes (izq.), en la ida de la Champions en París, el pasado 14 de febrero.
En el golazo de Ángel Di Maria, del PSG (#11), quedó retratado el Barcelona, al tirar a puerta ante la pasividad de Untiti (der.) y Andre Gomes (izq.), en la ida de la Champions en París, el pasado 14 de febrero. AP

Claro que es posible la remontada del Barcelona ante el PSG, pero del dicho al hecho va un trecho y ese trecho es de 4-0.

Los jugadores azulgranas se apuntan a revertir la situación en el Camp Nou, faltaría más, después de jugar un partido horroroso y sin actitud en el Parque de los Principes; pero también tendrían que contar con que se inviertan los papeles, porque si que PSG juega la mitad de bien que lo hizo en París, de nada les valdrá el esfuerzo.

Nadie esperaba esto. Nadie. Pero casi todos los jugadores culés fallaron; aunque, al contrario a algunas opiniones, para mí muy pocos quedaron señalados.

Creo que no estuvieron mal ni el portero Ter Stegen, ni Piqué, ni Busquets, ni Suaréz.

Y sí estuvieron fatal Untiti, Andre Gomes y Luis Enrique, para mí los grandes señalados.

Los cuatro goles entraron por el lado del central francés, quien incompresiblemente siempre es alabado pese a no ser un jugador con ADN Barça.

En el primero, una falta suya sirvió el gol a Di María; en el segundo, entre él y un flojo Jordi Alba permitieron el tanto de Drexler; no impidió tampoco el tercero de Di María, quien remató desde donde él debería estar; y en el cuarto, Cavani le cogió la espalda, “pa’l centro y pa’ dentro”. Mascherano de largo es mucho mejor.

Al no-lateral Sergi Roberto se lo merendaron por su banda, pero no tuvo responsabilidad en los goles, en parte, al gran trabajo de Piqué.

No puedo entender como Gomes jugó por encima de Rakitic, el portugués además de fallar un gol cantado fue un desastre táctico y en gran parte culpable del descosido que el hizo en el medio campo el club francés, que puso “el otro fútbol”, cargado de vitamina H, en la cancha.

Gran trabajo deL DT Unai Emery, que desconectó a Suárez y a Iniesta, y gran trabajo de los jugadores del PSG que desarmaron a un Messi que por momentos se pareció al de la albiceleste.

Leo lo intentó, pero no pudo, bien porque estaba lento, bien porque le cogieron el truco y ahí estuvo el gran problema. Este inconsistente Barça hace tiempo que sin Messi no es nada, no por gusto se está haciendo rogar para que le paguen unos $35 millones, casi lo mismo que lo que suma el resto de los titulares.

El Barcelona se lo está pensando y su tratando de que entre en razón, mientras Manchester City, China y algún otro club se rotan las manos.

Messi es buenísimo, pero esa cifra en España es una locura. Igual pediría menos si tuviera un mejor equipo y sobre todo un mejor entrenador.

 Campeones: PSG-Barsa, el plato fuerte en octavos de final

Neymar cada día se aleja más del podio de los grandes, con sus fiestas, su inmadurez y su falta de profesionalidad. Ante el PSG dicen que fue el mejor, yo creo que fue le peor. Su fútbol individual no va a ninguna parte, casi nunca busca puerta y cuando la busca falla, lo de él es correr por la banda, regatear y caerse cuando lo tocan.

Poco fútbol asociativo, sin peligro alguno y nula defensa es lo que aporta Ney. Si fuera su rival le regalaría el balón para que su equipo pierda el tiempo viendo como su ataque se diluye en la banda.

De la MSN, pueden ir borrando la N, aunque todo depende de él, cargar con lo mejor o lo peor de los brasileños es su decisión.

Punto y aparte para entrenador del Barcelona, al que le sobra sorberbia y le falta fútbol. Hace tiempo que viene haciendo de las suyas, no solo con sus alineaciones sino con su estrategia, y si no le ha ido mal al Barça es por la tremenda calidad de sus jugadores y porque delante tiene a la MS.

El martes Luis Enrique se vio retratado en todas las facetas y hasta se quiso pelear con un periodista. Barcelona no tenía ni físico ni ganas ni sistema y dudo que sepa como cambiar esta situación para la vuelta.

Los Patriots consiguieron remontar un casi imposible 3-28 en el Super Bowl; sin embargo, hoy muy pocos creen en la remontada del Barcelona el 8 de marzo. Calidad le sobra, pero ahora todos creen que le falta “el otro fútbol”.

Siga a Pedro J. González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios