Fútbol

La verdadera razón por la que Neymar se quiso pelear con Cavani

El uruguayo del PSG Edinson Cavani (der.) toma el balón para lanzar el penalti contra el Lyon, mientras el brasileño Neymar (#10) le pide lanzarlo, el pasado 17 de sptiembre.
El uruguayo del PSG Edinson Cavani (der.) toma el balón para lanzar el penalti contra el Lyon, mientras el brasileño Neymar (#10) le pide lanzarlo, el pasado 17 de sptiembre. AFP/Getty Images

Con la llegada de Neymar se ha desatado una guerra de egos en el PSG. El partido ante el Lyon fue el detonante y la cosa hasta pudo pasar a mayores en el vestuario.

Los hechos

Todo comenzó cuando el uruguayo Edison Cavani se preparaba para lanzar un penalti y el brasileño le pidió con cierta insistencia lanzarlo. Cavani se quedó con el esférico, pero erró el lanzamiento.

El uruguayo le echó en cara su manera de actuar al llegar al vestuario y Neymar se le encaró y tuvo que ser separado por Thiago Silva.

Luego pidió al dueño del club, el catarí Nasser Al-Khelaifi, que sacara a Cavani del equipo aseverando que la convivencia con el uruguayo es imposible.

Solución inmediata

Para calmar los ánimos Al-Khelaïfi ya se reunió con Neymar y Cavani, mientras el entrenador del PSG Unai Emery seguramente podrá pronto las cosas claras a ambos jugadores.

Habrá que ver si logra solucionar este problema de egos porque todos saben que así el PSG no va a poder llegar muy lejos.

Igual habrá que convencer a Neymar de la importancia de contar con un goleador como Cavani para cumplir sus objetivos y que se olvide de su exigencia de sacarlo del equipo.

Este tipo de comportamientos del brasileño es intolerable, si se consiente corre el riesgo de que pronto sobren tanto el entrenador como el director deportivo.

Ney se encuentra arropado por el grupo de brasileños del PSG, pero ojo, todavía no ha ganado nada y perder a Cavani puede salirle mas caro que su propio fichaje. No ganar nada sería un enorme fracaso.

En tanto Cavani siempre ha sido un gran profesional y merece un respaldo total del club.

Neymar es muy bueno y apunta a Balón de Oro, pero su actitud se semeja más a la de un perdedor que a la de un ganador. Cada día se parece más a Robinho y menos a Ronaldinho, a pesar de que sigue siendo un diablo con la pelota en los pies.

Opinión

Mientras muchos hablan del respeto a la veteranía otros comentan que es una cuestión de galones, pero no se trata de eso. Messi y Cristiano tiran los penaltis porque son los mejores de sus respectivos equipos disparando desde los 11 metros.

Lo cierto es que en todo equipo que se respete tiene asignado de antemano quien tira los corners, las faltas y los penaltis, por lo que Neymar se equivoca con sus demandas.

No tiene que tener prisa, solo tiene que respetar el juego, a sus compañeros, al entrenador y trabajar, trabajar muy duro. Su talento hará el resto y será la estrella que quiere ser.

Ney ya gana suficiente y la prima por anotar goles no debe ser un motivo para que se pelee con quien puede ser su mejor aliado.

  Comentarios