Fútbol

Alcohol, fiestas y malas prácticas: los motivos para que Chile no fuera al Mundial

Jorge Valdivia reacciona tras la derrota de Chile ante Brasil que lo dejó fuera del Mundial de Rusia, el 10 de octubre del 2017.
Jorge Valdivia reacciona tras la derrota de Chile ante Brasil que lo dejó fuera del Mundial de Rusia, el 10 de octubre del 2017. AP

Alcohol, fiestas, malas prácticas y últimamente la arrogancia: la indisciplina logró tumbar a la Chile y a su “Generación Dorada”, dejándolos fuera del Mundial de Rusia-2018.

 

El misil vino desde dentro de la propia selección minutos después de caer 3-0 frente a Brasil, frustrando el sueño de acudir a un tercer Mundial al hilo, un hito histórico para la selección chilena y el corolario perfecto para los bicampeones de América.

Desde su cuenta de Instagram, la esposa del portero y capitán, Claudio Bravo, reveló el torbellino que azotó al camarín chileno en el último tiempo, volviendo a instalar el fantasma de la indisciplina que ha perseguido por años a la “Roja’’.

“Sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban”, apuntó Carla Pardo, en un comentario que resonó en el medio deportivo chileno, donde eran conocidas las indisciplinas del equipo.

La década de triunfos que sumó la llamada “Generación Dorada’’, la más exitosa del fútbol chileno, tras adjudicarse la Copa América de 2015, la Copa Centenario de 2016 y pelear la final de la última Confederaciones -integrada además del portero Bravo, por los estelares Arturo Vidal, Gary Medel o Alexis Sánchez-, llevó a muchos a hacer la vista gorda, hasta que la triste eliminación a Rusia hizo salir la basura acumulada bajo la alfombra.

En palabras del propio Claudio Bravo a lo largo de estos años “han salido un sinnúmero de episodios en nuestra selección que gracias al éxito han estado tapados”.

 

Con un cuerpo lleno de tatuajes, un mohicano en su cabeza y una irreverente personalidad, los dardos apuntan directamente a Arturo Vidal, el volante estrella del Bayern Munich de Alemania, protagonista constante de episodios de indisciplina. El último de ellos dos días antes del duelo ante Paraguay a fines de agosto en Santiago, que Chile daba por ganado pero que terminó perdiendo 0-3.

Vidal montó una fiesta en un casino de juego cercano a Santiago que debió ser desalojada por la policía. “Me molesta que me metan en algo tan complicado. Sí fui al casino, pero luego me fui como profesional que soy”, se defendió Vidal, de 30 años, en una declaración que dejó muchas dudas, en un medio a esas alturas rendido a los pies del “Rey Arturo’’.

 

Un guerrero puede llorar, sentir temor y hasta decepcionarse, pero jamás se rinde ni abandona hasta la muerte!!!!

A post shared by Arturo Vidal (@kingarturo23oficial) on

En el mismo casino se había producido en 2015 uno de los peores escándalos del volante del Bayern Munich. En medio de la concentración de la “Roja’’ durante la Copa América de Chile, chocó su lujoso deportivo Ferrari cuando retornaba a Santiago después de una fiesta.

El incidente provocó un terremoto en el interior de la selección chilena, pero el entonces técnico del plantel, el argentino Jorge Sampaoli, decidió no sancionar a Vidal y permitirle jugar el torneo, que finalmente ganaría Chile por primera vez en su historia.

En 2011, Vidal y otros cuatro seleccionados protagonizaron el escándalo conocido como “bautizazo’’ tras participar en la fiesta de bautizo del hijo menor del volante Jorge Valdivia, en medio de los entrenamientos para los partidos ante Uruguay y Colombia por las clasificatorias al Mundial de Brasil-2014.

 

Los seleccionados fueron sancionados con 10 partidos fuera de la “Roja’’, pero Vidal fue perdonado un año después.

Lo curioso del caso es que el propio Sampaoli ya había vaticinado en el 2015 que Chile no se clasificaría al Mundial de 2018 y desveló secretos del vestuario que hoy son de dominio público, tras concretarse el fracaso de la Roja en la carrera a Rusia.

El diario Las Últimas Noticias publicó este jueves los detalles de la conversación que el actual adiestrador de Argentina mantuvo entonces con un grupo de periodistas de radio Agricultura, ratificada ahora por algunos de los participantes.

Sampaoli estaba aún al frente de la Roja y afirmó que la clasificación a Rusia sería muy difícil, por el bajo nivel de algunos jugadores y lo complicado que era manejar el vestuario.

“Hay jugadores que ya no dan el tono. A Edú (Eduardo Vargas) cada vez que lo veo está peor que antes. Mati (Matías Fernández) ya no da el nivel en que quiero que juegue la Selección, (Mauricio) Pinilla sólo piensa en las fiestas cuando lo nomino”, dijo.

 

“Ninguno de ellos está para enfrentar una eliminatoria como la que tenemos por delante”, y agregó, además, que el caso de Arturo Vidal “es para un especialista médico”.

“Le gusta tomar y no se controla. Cuando veníamos en el avión de vuelta de Lima, me fue a preguntar si podía abrir una cerveza que había comprado en el aeropuerto. Le dije que no, que venían dirigentes y otras personas. Igual él y otros se consiguieron una botella de whisky”, añadió.

Destacó a Gary Medel, a quien “le gusta divertirse, pero ya no bebe”, mientras que de Alexis Sánchez comentó que “a veces amanece con sus audífonos puestos y se sienta solo a tomar el desayuno, sin hablar con nadie”.

Afirmó Sampaoli que al capitán, Claudio Bravo, “lo hacen poner la cara pero son otros, los de la ‘Banda Pitillo' los que lideran el equipo”.


Según medios locales, en esa banda estaban Gonzalo Jara, Arturo Vidal, Jean Beausejour, Jorge Valdivia y Mauricio Pinilla.

“Si seguimos así y no realizamos cambios profundos es difícil que Chile llegue al Mundial de Rusia”, profetizó Sampaoli, que agregó que había empezado a planificar un recambio y tenía en mente a jugadores como Felipe Mora, Diego Silva, Nicolás Castillo y Nicolás Maturana.

Su intención era jugar la Copa Centenario, en 2016 con un equipo alternativo, para iniciar así el recambio generacional, pero preparando con tiempo a la plantilla. “Necesito que los clubes acepten pasarme jugadores una o dos veces a la semana”, dijo.

Aunque la eliminación de Chile apenas se materializó el pasado martes, con la derrota 3-0 ante Brasil en la última jornada de la eliminatoria, se comentaba que Juan Antonio Pizzi, sucesor de Sampaoli en el banco de la Roja, no tenía el control de sus jugadores.


Bravo, que afirmó que ningún jugador ha pensado en dejar la selección pese a la eliminación, comentó sobre las opiniones de su esposa “que cada uno se ponga el sombrero y el zapato aprieta siempre. Cada uno de nosotros lo sabe”.

Pizzi anunció su partida de la Roja y los dirigentes chilenos ya buscan un sucesor, en una lista encabezada por Manuel Pellegrini e integrada por los argentinos Eduardo Berizzo y Marcelo Gallardo y el uruguayo Martín Lasarte.

  Comentarios