Fútbol

Una inédita final cerrará la Copa Mundial en Rusia

El croata Mario Mandzukic (centro) anotó el gol del triunfo 2-1 de su euipo ante Inglaterra en la semifinal del Mundial, celebrada el 11 de julio de 2018 en Moscú, Rusia.
El croata Mario Mandzukic (centro) anotó el gol del triunfo 2-1 de su euipo ante Inglaterra en la semifinal del Mundial, celebrada el 11 de julio de 2018 en Moscú, Rusia. Foto: AP

Inglaterra se las prometía felices en la segunda semifinal de la Copa del Mundo, sobre todo después de abrir el marcador a los cinco minutos, pero no advirtió que en las profundidades del encuentro Croacia tenía oxígeno extra en el tanque. Ese error le costó el partido disputado en el estadio Luzhniki de Moscú.

Y es que en un partido, que necesitó tiempo extra para definirse, la selección de Croacia derrotó este miércoles 2-1 a su similar de Inglaterra, para de este modo convertirse de manera sorpresiva en la segunda finalista del Mundial 2018.

El croata Ivan Perisic empató el encuentro 1-1 al minuto 68, tras un gol de falta de Kieran Trippier para el 1-0 apenas comenzado el encuentro y Mario Mandzukic desequilibró la balanza a favor de los balcánicos al 109’, con gran disparo cruzado.

De este modo Croacia se enfrentará a Francia este domingo 15 de julio (11 a.m.) por el título mundial en una final inédita y de ganar se convertiría en el noveno país que gana la Copa del Mundo y el quinto en el presente siglo.

No lo tendrá fácil ante una selección francesa que está jugando francamente bien y que ha dejado en el camino, sin tener que llegar a los penaltis, a tres selecciones latinoamericanas (Perú, Argentina y Uruguay) además de Bélgica, verdugo de la de Brasil. En 1998 fueron precisamente los galos los que eliminaron a los croatas en semifinales.

Los ingleses, quienes ya se sentían campeones tras eliminar a duras penas a Colombia, discutirán el sábado (10 a.m.) el tercer lugar del Mundial con Bélgica, en un partido revancha después de haberse enfrentado en la fase de grupo en un juego que terminó con triunfo belga.

Los croatas han sobrevivido a tres tiempos extras consecutivos, vaya pulmones, pero esta vez no necesitaron los penaltis para colarse en su primera final mundialista.

Los ingleses arrancaron mejor y parecían muy superiores a los croatas, no solo por el magistral cobro del tiro libre de Trippier, que terminó en las mallas para el 1-0, sino por el dominio del juego y constante peligro que llevaba a la valla croata.

De nuevo guiado por los acualones de Luka Modric, los croatas fueron ganando terreno en el segundo tiempo y se llevaron el premio cuando un aparente centro inofensivo de Sime Vrsaljko fue rematado por Ivan Perisic para igualar 1-1 el marcador a los 68 minutos.


Perisic con la punta del botín se adelantó a una defensa dormida conformada por Kyle Walker, John Stones y Harry Maguire; al igual que Mandzukic en el tiempo extra, aunque este fue de un buen zurdazo ante el que no pudo hacer nada el buen portero Jordan Pickford.

Croacia hoy bien puede ser el equipo de todos, por sus jugadores y porque se ha merecido estar en la gran final. Sus hombres, guiados por un pequeño gigante llamado Luka Modric, nunca han dejado de creer y ahora están a punto de dar la gran sorpresa porque sin duda nadie, nadie, lo puso como candidato al título.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios