Fútbol

Un jalón de oreja en Miami resulta clave en brillante campaña de selección en el Mundial

El mediocampista de Croacia Luka Modric (der.) lucha por el balón con Steven N’Zonzi, de Francia, en la final del Mundial, celebrada el 15 de julio de 2018 en Moscú.
El mediocampista de Croacia Luka Modric (der.) lucha por el balón con Steven N’Zonzi, de Francia, en la final del Mundial, celebrada el 15 de julio de 2018 en Moscú. AFP/Getty Images

Luego de la derrota 2-0 contra Perú, el 23 de marzo pasado en Miami, el entrenador de la selección de Croacia Zlatko Dalic no ocultó su frustración y ante una veintena de periodistas en la conferencia de prensa al término del partido, en el camerín del Hard Rock Stadium, lanzó una velada amenaza a sus jugadores.

“Si juegan a este nivel voy a tener que considerar a otros jugadores”, afirmó Dalic ante un auditorio sorprendido por su mensaje tan directo. “La selección es un asunto muy serio y sin bien es cierto que hay algunos jugadores que están en instancias decisivas en la Champions League y en sus respectivas ligas no pueden relajarse cuando defienden a la escuadra nacional”.

En efecto, jugadores clave como Luka Modric y Mario Mandzukic pensaban más en el enfrentamiento Real Madrid vs. Juventus por la Liga de Campeones; y ases como Ivan Rakitic, en el título de la Liga Española con el Barcelona; y Marcelo Brozovic e Ivan Perisic en meterse en la próxima edición de la Liga de Campeones con el Inter de Milán, entre otros.

El jueves 12 de julio, un día después de la épica remontada 2-1 contra Inglaterra que clasificó a Croacia a la final de la Copa del Mundo por primera vez en su corta historia, que empieza en 1991 cuando se separó de Yugoslavia, Dalic se sinceró.

“Uno de los motivos por el que estamos en la final de la Copa del Mundo son los amistosos que jugamos”, declaró Dalic en el estadio Luzhniki, en Moscú, ante una pregunta del enviado especial de El Comercio del Perú. “Las experiencias que vivimos contra Perú, México y Brasil fueron muy ricas. Nos ayudaron a revisar muchos temas relacionados con el juego. Si tengo que hablar solo del partido en Miami puedo decir que después de esa derrota se generó mucho debate en los periodistas y en el pueblo croata. Había dudas sobre cómo llegaríamos al Mundial. Yo lo que dije fue que teníamos que mejorar. Contra México lo hicimos mejor”.

Dalic había tomado las riendas de la selección el 7 de octubre del 2017 luego de que Croacia perdiera contra Islandia y Turquía y empatara con Filandia para poner al equipo al borde de la eliminación. El técnico Ante Cacic fue despedido y Dalic cogió la papa caliente en vísperas del último partido del Grupo I europeo contra Ucrania en Kiev. La presión era enorme porque el perdedor quedaba eliminado. Croacia venció 2-0 a Ucrania y se metió en el repechaje donde superó a Grecia en dos partidos.

La primera derrota de Croacia en la era de Dalic fue contra Perú, algo que dolió mucho al técnico y tras el jalón de orejas, los jugadores reaccionaron y vencieron 1-0 a México en el AT&T Stadium, en Arlington, Texas, en el estadio de los Cowboys de Dallas.

Croacia afrontó la gira por Estados Unidos con todo su poder. De los 25 jugadores que viajaron, 20 fueron ratificados para Rusia 2018. Del equipo que abrió contra Perú nueve fueron titulares en el Mundial y Ante Rebic, quien en Miami ingresó a los 77’ por Ivan Perisic, fue titular en el Mundial.

La selección croata formó en Miami con Danijel Subasic; Sime Vrsaljko, Vedran Corluka, Domagoj Vida, Ivan Strinic; Brozovic (Mateo Kovacic, 56’), Rakitic, Modric, Perisic (Rebic, 77’); Nikola Kalinic (Andrej Kramaric, 64’) y Mandzukic (Marko Pjaca, 71’).

Ocho de ellos fueron titulares en la final y de los 14 que jugaron en Miami, 12 lo hicieron el domingo contra Francia en la derrota 4-2.

Esto quiere decir que Dalic tenia su equipo definido desde mucho tiempo antes de que comenzara el Mundial y solo necesitaba pequeños ajustes y llamar la atención a sus jugadores sobre el compromiso de vestir los colores nacionales.

El propio Modric, el alma de la selección balcánica, coincidió con Dalic en víspera del partido final contra Francia.

“Cambiaría todos los títulos que he conquistado en mi carrera por la Copa del Mundo”, afirmó Modric que suma cuatro Champions y tres mundiales interclubes con Real Madrid. “Es el sueño más grande que puedo lograr”.

Haber sido designado Mejor Jugador del Mundial Rusia 2018, sin embargo, no fue un consuelo para el portentoso mediocampista.

  Comentarios