Fútbol

El cubano Martínez quiere contribuir a una nueva e improbable corona con el Miami FC

Ariel Martínez, del Miami FC, escapa con el balón en el partido contra Puerto Rico FC, la noche del sábado 2 de septiembre en el Riccardo Silva Stadium (FIU) en Miami.
Ariel Martínez, del Miami FC, escapa con el balón en el partido contra Puerto Rico FC, la noche del sábado 2 de septiembre en el Riccardo Silva Stadium (FIU) en Miami. Cortesía
El astro cubano del Miami FC 2 Ariel Martínez asegura que en su club están acostumbrados a ganar títulos y que saldrán a ratificar esos antecedentes en su visita al Motown FC, en la final de la National Premier Soccer League, el sábado (7:30 p.m.) en el Ranger Stadium de la Drew University, en Madison, Nueva Jersey.
Martínez abrió el camino de la victoria 3-0 de los blueoranges sobre el Duluth FC de Minnesota, el sábado pasado en St. Thomas University en Miami, para avanzar a la final en su primera campaña en la NPSL.
“Estamos muy contentos y tranquilos por haber llegado a la final”, afirmó el mediocampista de Sancti Spiritus. “Hemos jugado en una liga diferente y hemos llegado a la instancia decisiva en una competencia en la que participan 98 equipos con un muy buen nivel. Pese a que la motivación es distinta hemos sabido adaptarnos”.
En el 2017, el Miami FC hizo historia al convertirse en el primer equipo en la North American Soccer League en ganar en un mismo año los torneos Primavera y Otoño, con récord de goles y triunfos, y esa misma temporada avanzó a cuartos de final del Torneo Abierto de Estados Unidos (US Open Cup Lamar Hunt).
Esos grandes augurios se desplomaron cuando la USSoccer en un golpe mortal le negó a la NASL su nivel de segunda división en Estados Unidos para el 2018 y el futuro de la liga quedó en suspenso.
La directiva del Miami FC decidió formar el equipo 2, jugar en la NPSL y retener a 16 jugadores del núcleo principal, entre ellos la columna vertebral: el arquero Mario Vega, los centrales Rhett Bernstein y Mason Trafford, los mediocampistas Dylan Mares y Martínez y el atacante Jaime Chávez.
“El cambio fue muy drástico a nivel motivación especialmente, porque jugábamos ante muy poca gente y nosotros veníamos de actuar en escenarios más grandes”, aseguró Martínez. “A nivel futbolístico no tanto, porque el fútbol es el mismo y en verdad no hay tanta distancia entre la MLS por ejemplo y la NPSL, que es muy exigente. Los 98 equipos luchan por llegar y cuando nos enfrentaban se esmeraban más porque el nuestro es un equipo que en tres años de existencia ha logrado mucho”.
Se fueron jugadores muy importantes como los delanteros Stefano Pinho y Vincenzo Rennella; y los volantes Michael Lahoud, Richie Ryan, Poku y Calvin Rezende; también el entrenador Alessandro Nesta, campeón mundial como jugador con Italia en Alemania 2006, y en su reemplazo llegó el escocés Paul Dalglish, hijo del legendario Kenny Dalglish, gloria de Escocia y del Liverpool.
“Cada entrenador viene con su libreto”, confesó el organizador cubano. “Dalglish impuso un estilo más británico, directo al gol y el equipo respondió hasta llegar a la final. Pese a las lesiones, me ha ido bien y he marcado cuatro goles en lo que va de a campaña”.
Dalglish dio descanso a sus jugadores. El grupo viajará el viernes a Nueva Jersey y esa misma noche harán un reconocimiento a la cancha y la iluminación del Ranger Stadium.
En verdad, el propietario del club, Riccardo Silva ha hecho un gran esfuerzo para conserver viva la llama del Miami FC y no solamente ha mantenido al equipo rodando sino a toda la organización. La apuesta por el fútbol de Miami continua en el club blueorange.
“Para nosotros es un logro enorme haber llegado a la final en nuestra primera participación en la NPSL”, expresó el ejecutivo principal del Miami FC Sean Flynn. “Dos equipos muy talentosos han avanzado hasta el último escalón de un torneo en el que compiten 98 equipos, y queremos coronar este viaje con estilo de campeón”.
  Comentarios