Fútbol

Tras una odisea, el Miami FC se lleva el título y ahora reza por su futuro

Los jugadores del Miami FC celebran tras conquistar el título de la NPSL este sábado en New Jersey.
Los jugadores del Miami FC celebran tras conquistar el título de la NPSL este sábado en New Jersey.
El Miami FC nació para sufrir y lo más admirable es que pese a los obstáculos que enfrenta tiene el carácter para salir airoso, como lo demostró al vencer 3-1 al FC Motown, la noche del sábado 4 de agosto en Madison, Nueva Jersey, y conquistar el título de la National Premier Soccer League.
La delegación de los blueoranges vivió una auténtica odisea de 13 horas para trasladarse de Miami a NJ, el viernes, debido al mal tiempo que había en Nueva York y que obligó a que el avión en el que viajaban tuviera que desviarse a Pensilvania. Ahí esperaron ocho horas hasta que dieron autorización para aterrizar en la ciudad de los rascacielos. Habían salido a la 1 p.m. de Miami y llegaron a las 2 a.m. del sábado a NJ.
La semana había sido complicada porque solo pudieron entrenarse el martes, pues miércoles y jueves se desató una tormenta en el sur de la Florida. El viernes viajaron y tenían programado practicar en el Ranger Stadium de la Drew University en Madison, pero no pudieron hacerlo debido al retraso que tuvieron.
“Pese a lo extenuante del viaje y al hecho de no haber entrenado regularmente tuvimos el carácter para sacar adelante el partido más importante del equipo este año”, explicó el mediocampista cubano Ariel Martínez, quien jugó con 39 grados de fiebre. “Tenemos un amor especial por el Miami FC. Quedamos unos cuatro jugadores fundadores del club hace tres años, además tenemos la columna vertebral del equipo que cumplió una gran campaña en el 2017 y trasmitimos esa conciencia a los nuevos que llegan”.
Quizás por no haberse entrenado con normalidad y por lo extenuante del viaje, en el primer tiempo de la final el Miami FC 2 no pudo desarrollar todo su potencial, y recién en la complementaria mostró su autoridad para convertirse en el mejor de un campeonato en el que arrancaron 98 equipos.
Los goles de los blueoranges fueron obra de Jonny Steele (33’), Dylan Mares (59’) y Jeff Michaud (82’), mientras Dilly Duka (36’) logró el empate transitorio para los locales. Mares fue elegido el MVP de la final.
“Hicimos las cosas como se debían y no puedo estar más orgulloso de mis muchachos”, afirmó el entrenador del Miami FC 2, Paul Dalglish, hijo del ídolo escocés y del Liverpool inglés Kenny. “No hay ningún obstáculo que ellos no puedan superar. No jugamos bien todo el partido, pero la mentalidad siempre estuvo al tope. Eso es lo que se necesita. Buscamos jugadores que quieran ganar. Las finales no son para jugar bonito. Son para ganarlas y nosotros lo hicimos”.
Nacido en el 2016, el Miami FC suma cinco coronas en sus cortos tres años de vida.
En el 2017 se convirtió en el primer equipo en conquistar en un mismo año los torneos Primavera y Otoño de la North American Soccer League, y además estableció un récord de puntos.
El fallo de la USSoccer de negarse a ratificar a la NASL como segunda división del fútbol profesional en Estados Unidos, en febrero pasado, determinó que dicha liga suspendiera sus actividades y, en consecuencia, el futuro del Miami FC quedó en peligro.
Los directivos del Miami FC decidieron retener a 16 jugadores clave -entre ellos el arquero Daniel Vega, los defensas Rhett Bernstein y Mason Trafford, los mediocampistas Mares y Martínez y el delantero Jaime Chávez entre otros-, formar el Miami FC 2 y enrolarse a la NPSL, que es el equivalente a la tercera o cuarta división del fútbol profesional de EEUU.
En su debut en la NPSL, el Miami FC 2 conquistó los títulos de la Sunshine Conference, la Región Sur y el nacional.
Pese a este gran éxito, no se sabe qué ocurrirá con el Miami FC. Tras la conquista de la corona en Madison, el sábado, la delegación volvió al sur de la Florida y los jugadores fueron informados que se encuentran de vacaciones.
“Haber conquistado el título deja constancia y evidencia de la clase de equipo que somos y que en cualquier liga ganamos cosas”, comentó Martínez. “Nosotros queremos seguir llenando de trofeos las vitrinas del club y por ahora solo nos queda rezar para que la institución siga vigente. El Miami FC se ha ganado el cariño de la gente, hemos sabido llevar a más de 10,000 personas al estadio, Miami está identificada con nosotros, los fanáticos tienen afiches de nuestro equipo en sus casas. Este club no merece desaparecer”.
  Comentarios