Fútbol

El presidente de la FIFA anima a Cuba a clasificar al Mundial 2026

El presidente de la FIFA Gianni Infantino se prepara para hacer el saque de honor en la nueva cancha sintética del estadio La Polar en un partido de exhibición entre jugadoras del equipo nacional femenino de fútbol.
El presidente de la FIFA Gianni Infantino se prepara para hacer el saque de honor en la nueva cancha sintética del estadio La Polar en un partido de exhibición entre jugadoras del equipo nacional femenino de fútbol. AP

Hasta la fecha la Copa del Mundo 2026, además de ser la primera en ser organizada por tres países (Estados Unidos, México y Canadá), será la primera en la participen 48 equipos. Esto abrirá enormemente las posibilidades de clasificación de muchos países que han estado muy cerca de asistir y de otros que no han ido nunca.

Con este formato tal vez no se hubiesen quedado fuera Italia, Holanda, EEUU, Honduras, Chile, Camerún, etc. y hasta clasificar a otros con pocas opciones como Cuba, aunque para que esto ocurra muchos aspectos tienen que mejorar.

Sabiendo esto, en medio de la recién finalizada Copa de Rusia 2026, el presidente de la FIFA Gianni Infantino animó a Cuba a que trabaje para llevar a su selección al Mundial 2026.

El presidente de la FIFA visitó la isla en el 2017 donde dejó el mensaje: “Cuba 2026”.

“Tiene que aprovecharlo absolutamente. Es un objetivo que Cuba tiene que estar ahí porque se va a jugar muy cerca”, dijo Infantino. “Es verdad que la Federación Cubana de Fútbol con Luis [Hernández], que es un gran amigo y una gran persona, un gran futbolista y futbolero, está trabajando muchísimo con este objetivo, con esta tarea”.

Sin embargo, los campeonatos provinciales ya no son los de antes y el torneo nacional es de los peores del mundo, sobre todo por falta de voluntad y de la infraestructura necesaria, pese al dinero que proporciona la FIFA, el cual incluso es poco comparado con los miles de millones de dólares que el organismo percibe.

“Estamos invirtiendo mucho en el fútbol cubano. Cuba es un país de deporte, donde el deporte históricamente siempre fue importante”, comentó el presidente de FIFA. “Bueno, se concentró más en otros deportes quizás, pero ya está cambiando, los jóvenes ya juegan más al fútbol que al béisbol y tiene que ser así porque el fútbol es el deporte número uno en el mundo”.

Ciertamente hace tiempo que el fútbol viene siendo más popular que la pelota, pero Infantino ignora que Cuba sigue exportando peloteros y salen muy pocos futbolistas con la calidad necesaria para jugar en una liga extrajera, producto de que no hay campeonatos de nivel.

“Entonces el objetivo es el Mundial 2026 con 16 equipo más, con 48 equipos y no 32 como hasta ahora, tiene que ser el vehículo”, continuó su charla Infantino en perfecto español. “El objetivo para un país como Cuba es ser uno de los grandes de Norte Centroamérica y en el mundo del fútbol, por supuesto”.

Si bien la voluntad es buena, con ello no basta. Para clasificar en el área hay que estar entre los seis mejores de la CONCACAF y Cuba ahí no llega y si no se trabaja debidamente tampoco dentro de cinco años cuando comiencen las eliminatorias para el 2026.

Incluso le costaría si se designara un representante del Caribe, pues hoy Trinidad, Haití y Jamaica están por delante y tanto República Dominicana como Puerto Rico están trabajando bien y vienen pisando fuerte.

En Cuba hay muy buenos futbolistas, la materia prima está ahí, y tal vez algo de dinero; pero mucho tiene que cambiar para tener un campeonato como los de Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala. Ni que decir de las liga de México o EEUU.

Igual se necesita que los que jueguen fuera de la isla puedan representar a Cuba durante la eliminatoria mundialista.

Si la FIFA quiere ver a Cuba en el Mundial 2026 deberá implementar por toda la isla programas dirigidos por la misma para preparar entrenadores y árbitros, organizar torneos, y financiar toda la infraestructura: estadios, transporte, uniformes, balones y recursos técnicos.

Pero más que nada se necesita ganas de trabajar y que al final el público llene los estadios. Que nadie se engañe: el fútbol no es el juego del Real Madrid o el Barcelona por televisión y el partidillo posterior en cemento con dos piedras como portería; en una bañadera nadie sale campeón de natación.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios