Fútbol

El Atlético se saca una espina y siembra la duda en el Madrid

El Real Madrid, ganador de la pasada Supercopa de Europa y campeón de la Champions, enfrentó como si se tratase de un amistoso a un hambriento Atlético de Madrid, campeón de la Liga de Europa, este 15 de agosto por la Supercopa de Europa y el resultado favoreció al que más lo deseó y menos falló.

Esta vez el Atlético capitalizó muy bien los errores del Madrid para ganarle la partida 4-2 en este nuevo derbi y así sacarse la espina, tras haber caído ante su rival en la final de la Liga de Campeones 2014 y 2018.

De paso el once de Diego Simeone sembró la duda en el equipo de Julen Lopetegui a pesar de haber dominado casi todo el partido (60%) y haber tirado más a puerta, se vio superado en la estadística más importante, la de los goles.

Su defensa, en teoría el punto más fuerte, estuvo blandita y producto de sus propios errores llegaron los cuatro tantos del Atlético.

El primero al minuto del partido cuando un flojo Sergio Ramos permitió que Diego Costa controlase de cabeza un largo paso de Diego Godín y se le escapara, luego Raphael Varane prácticamente le dejó pasar y Keylor Navas no consiguió detener un disparo sin ángulo que le pasó por encima de su cabeza.

El Madrid remontó, con goles de Karim Benzema y Ramos de penalti, y ganaba 2-1 cuando Marcelo, intentando que el balón no saliera del campo, se lo regaló a Juanfran que se lo dio a Ángel Correa, que a su vez se lo cedió a Costa para que este rematara a placer para el 2-2 a 11 minutos del final.

Eso no bastaba y en el tiempo extra Thomas le robó un balón a un débil Varane al borde del área, tras un pase comprometido de Ramos, y su centro lo prendió de zurda Saúl Ñíguez, como bien él sabe para hacer inútil la estirada de Navas.

Lopetegui contribuyó en el tercero sacando al volante izquierdo Toni Kroos por Borja Mayoral en busca del gol del empate que nunca llegó y por contra por su zona llegó el cuarto tras un pase de Vitolo, en una jugada que comenzó por la derecha con la caída de Dani Carvajal.

Lo cierto es que si los defensas no funcionaron, los cambios tampoco, el equipo se debilitó con ellos. El equipo se diluyó tras la salida de Marco Ascencio, Isco Alarcón y Casemiro, a pesar de que ninguno de los tres tuvo su mejor partido.


Y es que el Madrid con la entrada de Luka Modric, Lucas Vázquez y Dani Ceballos se perdió en el campo y permitió que el Atlético se hiciera más fuerte al final del partido.

No se puede decir que se extrañaron los goles de Cristiano Ronaldo, hacerle dos al Atleti no es fácil, pero si se echó en falta la intensidad, la garra, la concentración en defensa y esas pequeñas cosas que consiguió Zinedine Zidane y que hizo a este equipo campeón.


Navas, pese a la confianza depositada, no salió bien parado y todo indica que Thibaut Cuortois se hará cargo de la portería. También falló Asencio que tuvo la sentencia en sus botas a pase de Bale y pudiera perder su puesto, pero sobre todo se vio que la pretemporada le sirvió de muy poco a Lopetegui para preparar este partido, aunque si te hacen cuatro goles ya se sabe quiénes son los señalados.

En tanto hay que felicitar al equipo de Simeone, a Costa por sus dos goles y a todos los jugadores de Atlético que jugaron un gran partido y son justo Supercampeones. Este equipo ha demostrado que está para cosas mayores y que esta temporada debe pelear por LaLiga y la Champions.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios