Fútbol

El Real Madrid le da voto de confianza a Solari y lo firma hasta el 2021

El entrenador del Real Madrid, Santiago Solari, durante la rueda de prensa posterior al entrenamiento del equipo en Valdebebas el 10 de noviembre de 2018.
El entrenador del Real Madrid, Santiago Solari, durante la rueda de prensa posterior al entrenamiento del equipo en Valdebebas el 10 de noviembre de 2018. EFE

Santiago Solari sigue los pasos de Zinedine Zidane y es la apuesta del Real Madrid por un técnico de la casa en una temporada con un mal inicio, convirtiéndose en el decimotercer entrenador con Florentino Pérez en la presidencia y el cuarto argentino en la historia del club.

La confirmación de Solari como técnico del primer equipo a todos los efectos llega tras ser interino en cuatro partidos con pleno de victorias, tras la destitución de Julen Lopetegui. Es el cuarto argentino en el banquillo tras Luis Antonio Carniglia, Alfredo di Stéfano y Jorge Valdano. El equipo blanco lo firmó hasta el 30 de junio de 2021, tras la reunión mantenida con Pérez y el visto bueno de la junta directiva del club.

En la primera etapa de Florentino Pérez en la presidencia, de 2000 a 2006, tuvo seis entrenadores. Arrancó con Vicente del Bosque, a quien no se renovó pese a haberse proclamado campeón de su segunda Liga y tras conquistar, entre otros títulos, dos Ligas de Campeones y una Copa Intercontinental.

Estuvo tres años en el cargo hasta que en la temporada 2003-2004 el club madridista apostó por el que era segundo técnico de Sir Alex Ferguson en el Manchester United, el portugués Carlos Queiroz. Solo aguantó un curso. Un paso efímero como el de José Antonio Camacho, quien dirigió al Real Marid en tres partidos de Liga y uno de Liga de Campeones antes de renunciar al cargo por verse incapaz de reconducir el vestuario de los ‘galácticos’.

Su sustituto, Mariano García Remón, estuvo 100 días al frente del equipo y, a finales de 2004, fue destituido. La salida del exguardameta supuso la llegada del brasileño Vanderlei Luxemburgo, que entrenó al equipo hasta diciembre de 2005, cuando fue reemplazado por Juan Ramón López Caro, que, como Zidane o Solari, también estaba dirigiendo al Castilla. Acabó segundo en Liga y no siguió.

Un día después de volver a la presidencia, el 2 de junio de 2009, e iniciar su segunda etapa, Florentino Pérez presentó su primer fichaje, el técnico chileno Manuel Pellegrini. No cumplió su contrato y al terminar la temporada sin títulos fue destituido pese a dejar un récord de puntos en la historia del equipo en Liga. La eliminación prematura en Copa del Rey, contra el modesto Alcorcón, por entonces en Segunda B, y en los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Olympique Lyon, fueron su losa.

Llegó el turno del portugués Jose Mourinho, avalado por la gloria alcanzada en Oporto, Chelsea e Inter de Milán y con la misión de devolver al Real Madrid al primer plano del fútbol español y europeo, al margen de tratar de acabar con la ‘dictadura’ del Barcelona de Pep Guardiola.

Fue polémico y controvertido el paso del entrenador de Setúbal por el Real Madrid, al que devolvió a las semifinales continentales. Fueron tres temporadas volcánicas en las que logró una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa de España.

Cambió de perfil Florentino Pérez para encontrar un sucesor a Mourinho. Por fin pudo hacerse con los servicios del italiano Carlo Ancelotti, otro técnico de prestigio con un enorme palmarés, pero con un carácter muy distinto al del luso, más de un estilo ‘pacificador’.

El entrenador italiano no tardó en calar en la plantilla y en la afición. Además, en su haber el Real Madrid firmó un gran año, 2014, en el que consiguió la Copa del Rey, la ‘Décima’ Copa de Europa, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes.

En enero de 2015 acabó una racha de victorias espectacular y el equipo blanco comenzó a tender a la baja hasta acabar el curso sin título alguno, lo que motivó la salida de Ancelotti, muy querido por la plantilla y la afición, y la contratación de Rafa Benítez, entrenador también de dilatado palmarés criado en la casa.

Su sueño de triunfar en el equipo de su corazón no tardó en convertirse en una pesadilla. Sin resultados ni apoyo del vestuario, acabó destituido a los seis meses. Todo cambió con la apuesta por Zidane, gran gestor de las estrellas madridistas a las que supo impulsar a la historia con la conquista de tres Ligas de Campeones consecutivas, además de una Liga como títulos de mayor prestigio.

Su inesperado adiós provocó una búsqueda de técnico que acabó con la llegada de Julen Lopetegui. El anuncio a dos días del inicio del Mundial 2018 provocó su cese como seleccionador español y en el Real Madrid tuvo todo en contra.

Apenas cuatro meses aguantó en el cargo antes de ser cesado por seis derrotas y dos empates en 14 partidos oficiales, entre ellos la derrota en la final de la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid. Solari es la nueva apuesta.

  Comentarios