Fútbol

Barcelona y Real Madrid se equivocan de lleno con dos de sus mejores jugadores

Lo que hay que ver. Parte del madridismo está ahora ilusionado por el partidazo de Vinicius Jr ante el Leganés por la Copa del Rey.

Y no solo eso celebra el triunfo 3-0 a lo grande en un partido de octavos de la Copa sino hasta que, el ahora portero suplente, Keylor Navas haya dejado la portería a cero. Sin contar que hay que buscarle sitio también a Nacho y a Odriozola.

Casi se festeja que Isco haya sido suplente y que es bueno que Solari no le quiera.

Pero eso no termina aquí. Resulta que ahora Coutinho no tiene sitio en el Barcelona, que lo mejor es venderle y Valverde casi lo manda a entrenar, a trabajar más.


El brasileño que llegó siendo una joya hace un año, y que brilló en el Mundial de Rusia con su selección, ahora no vale para el Barcelona.

¿Qué pasa aquí? ¿El madridismo y el barcelonismo se han vuelto locos?

Cierto es que muchos jugadores están fuera de forma, al menos deportiva, pero no por ello hay que poner el que corra más. Correr lo hace cualquiera, otra cosa es saberlo hacer con criterio.

La segunda división está llena de jugadores que corren, que pelean y que tienen su calidad técnica y ni sueñan con jugar en primera.


Tanto el Madrid como el Barcelona siempre han tenido un equipos repletos de talento y no necesitan corredores, sino que los mejores se pongan en forma, y eso se consigue jugando, sobre todo después de una lesión.

Claro que hay que entrenador duro, claro que hay que correr, pero eso se consigue con motivación y los entrenadores, como decía Menotti, además de fútbol deben de saber de hombres.

Cuando tienes confianza, cuando disfrutas del juego, corres el doble sin darte cuenta. Si todos presionasen bien, se recuperaría el balón antes y no es necesario recorrer tantos kilómetros para defender y por tanto el buen jugador ayuda, incluso Messi. Lo que falla es el sistema y, como siempre, la cadena se rompe por el eslabón más débil.

Hoy en día por alguna extraña razón no están encajando los jugadores diferentes, los “10”, los que por verles jugar vale la pena pagar la entrada. Los que argumentan que “no defienden” no se dan cuenta que aportan mucho más cuando atacan, que defender lo hace cualquiera, pero atacar muy pocos.

Tanto Isco como Coutinho son grandes generadores de juego y aunque lo intentan no saben defender. Con estos entrenadores no jugarían ni Zidane, ni Platini, ni Laudrud, ni Zico, ni Riquelme, Valerón, ni Ozil, Silva o Eriksen; todos ellos interiores de enlace con muy buen pie, algo de gol y poco o ningún recorrido defensivo.

En el Madrid Lucas Vázquez no puede estar por encima de Isco, aunque corra más y en el Barcelona ni Arthur, ni Vidal, ni Rakitic, ni Dembele tienen el nivel de Coutinho.

Lo que pasa es que hoy ambos sistemas son malos y juegan al corre-corre. El Barcelona se salva porque tiene a Messi y el Madrid vive horas bajas porque extraña los goles de Cristiano, por eso es que se mira a Vinicius, que si bien tiene regate y es un regalo para los ojos, todavía está lejos de ser el salvador de los blancos.

Los equipos ganan títulos por su fútbol, el que genera los grandes jugadores, no porque corren ms que su rival. Con los genios, con los “10” (aunque lleven otro número en la espalda), solo hay que tener un poco de paciencia darles confianza y dejar que hagan, luego se lo agradecerán. Vivir para ver.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios