Fútbol

¿Por qué este joven técnico se convirtió en el único entrenador de Miami en la MLS?

El presidente del FC Dallas Dan Hunt y el jefe y ejecutivo principal del club Clark Hunt escuchan al nuevo entrenador Luchi González (de izq. a der.), durante su presentación el 16 de diciembre pasado en Frisco, Texas.
El presidente del FC Dallas Dan Hunt y el jefe y ejecutivo principal del club Clark Hunt escuchan al nuevo entrenador Luchi González (de izq. a der.), durante su presentación el 16 de diciembre pasado en Frisco, Texas. Cortesía de FC Dallas.

Nacido en Hialeah, Luchi González se ha convertido en el único entrenador procedente de Miami que dirigirá en la temporada del 2019 entre los 24 clubes que forman ahora la MLS.

El 16 de diciembre pasado, González de 38 años de edad, fue nombrado director técnico del FC Dallas, luego de haber sido director de la academia del club durante los últimos tres años.

El FC Dallas es considerado como una de las instituciones que más dedicación ponen en la formación de talentos en el fútbol profesional en Estados Unidos y su nombramiento puede interpretarse también como alinearse en la misma página de la MLS, que en los últimos años se ha enfocado en la contratación de promesas en lugar de estrellas en los años finales de sus respectivas carreras.

“Me siento honrado que la familia Hunt me haya dado la oportunidad de dirigir al primer equipo”, afirmó González en una conversación telefónica desde Orlando, donde asistía al Combine 2019 de la MLS (prueba de jugadores de las universidades de EEUU y Canadá).

“El club invierte en el modelo de creer en los jugadores jóvenes, en canchas, profesores y en un proyecto formativo. Bastará decir que tenemos 41 canchas a disposición para trabajar con todas las categorías, 19 de esas canchas son nuestras en Frisco y 22 en acuerdo con la ciudad, más las estrechas relaciones que mantenemos con los clubes de jóvenes del área para darle oportunidad a los talentos’’.

La familia Hunt significa palabras mayores en el fútbol en Estados Unidos, El patriarca Lamar Hunt fundó el Dallas Tornado, que luego se convertiría en los Rowdies de Tampa Bay en la antigua North American Soccer League. En la MLS, los Hunt fueron propietarios del Crew de Columbus, Kansas City y el FC Dallas, este último es el único club que tienen ahora. Gracias a su contribución al desarrollo del fútbol en este país, el torneo abierto de este deporte de Estados Unidos lleva el nombre de Lamar Hunt.

González aprendió a amar el fútbol en el sur de la Florida y desde niño reveló en su actitud que había encontrado en este deporte un camino en la vida.

“Viví hasta los seis años en Hialeah y después con mi familia nos mudamos a South Miami”, recordó González. “Muy temprano ingresé al Miami Strike Force, donde el entrenador argentino Danny Vásquez se convirtió en mi mentor”.

Ahí, González entendió que el fútbol era para él algo más que un juego y se entregó a su pasión con la intensidad que suele poner un niño en algo que ama.

“Luchi llegó al Miami Strike Force con ocho o nueve años de edad, allá por 1989, y fue uno de los fundadores de nuestra institución”, comentó Daniel Prenat, presidente del Miami Strike Force. “Daba señales de lo que sería una carrera excelente. Era muy disciplinado y ya mostraba su responsabilidad, compromiso y carácter’’.

Gracias a un programa de asistencia económica, González pudo estudiar la secundaria en el Gulliver Schools, “porque mis padres no podían pagar una escuela privada’’.

Fue convocado a la selección joven de Estados Unidos y jugó en el Mundial Sub-17 en Egipto 1997. Paralelamente estudió en la Souther Methodist University en Dallas y en el 2001 ganó el Trofeo Hermann, que premia al mejor jugador universitario de Estados Unidos. Ese galardón lo han conseguido leyendas como los mundialistas Tony Meola, Alexis Lalas, Claudio Reyna y Brad Friedel entre otros.

Su carrera como jugador profesional lo llevó por Suecia y Perú.

“Jugué con Sporting Cristal y gané con ellos mi único título como jugador profesional, fue en el 2004, y jugué en la Copa Libertadores”, recordó González. “Que un club importante tomara el riesgo de contratar a un joven estadounidense ya era bastante para mí, pero lo más importante fue que esa oportunidad me dio mucha identidad con mis raíces peruanas [González es hijo de padre peruano y madre de EEUU]’’.

En la MLS jugó con los Earthquakes de San José (2002) y los Rapids de Colorado (2005-2006). Luego pasó al primer Miami FC (2007) y el Minnesota Thunder, ambos equipos de la United Soccer League.

También jugó algunos partidos con el Perú Miami Beach y Soccer Locker en la Copa Latina, uno de los torneos futbolísticos más importante que se disputaba en el sur de la Florida.

“Luchi ha recorrido todo el sistema del fútbol desde las raíces”, comentó Tom Mulroy, fundador de la Copa Latina. “No es una sorpresa que haya llegado al tope. Ha tenido la dedicación y la paciencia necesarias”.

Después de retirarse como jugador, González se convirtió en profesor y enseñaba Algebra en Columbus High School y Gulliver Schools. También fue entrenador de los equipos de fútbol de Varela y Gulliver en Miami.

En el 2013, González fue nominado para seguir un programa de dos años de desarrollo organizado por la MLS y la Federación Francesa de Fúbol.

“Fue una maestría que ponía énfasis en una estructura de vida con educación y aspectos futbolísticos y como resultado me hizo el hombre que soy ahora”, explicó González.

“Ahí aprendí mucho sobre la relaciones con el proceso, con tu trabajo, con la familia, con lo que necesitas para ser exitoso porque en el fondo lo que uno ha elegido es una manera de vivir”.

Agregó que una de las cosas que más lo impactaron fue entender cómo Francia -actual campeón mundial- entendió en la década de los años 80 que no bastaba con tener buenos jugadores sino que había que enfocarse en la ejecución de un juego colectivo.

Todas esas enseñanzas González tendrá que ponerlas en práctica con el FC Dallas, que debutará en la venidera temporada de la MLS contra el Revolution de Nueva Inglaterra, el próximo 2 de marzo en Frisco.

“Mi objetivo ahora con el FC Dallas es preservar todo lo logrado y evolucionar”, comentó el joven estratega. “La meta es ganar, pero hacerlo a nuestra manera con posesión, controlar la pelota, tener transiciones y desestabilizar al otro equipo”.

  Comentarios