Fútbol

Cuba en la Copa Oro: Una historia que se repite

Daniel Luis Sáez, de Cuba (#16), escapa de la marca de del volante de Martinica Stephane Abaul (izq.) el 19 de junio en Denver.
Daniel Luis Sáez, de Cuba (#16), escapa de la marca de del volante de Martinica Stephane Abaul (izq.) el 19 de junio en Denver. Foto: AP

No ha terminado la Copa Oro 2019 y ya son cuatro los futbolistas que abandonado la selección de Cuba en Estados Unidos.

Reinaldo Pérez, Luismel Morris y Daniel Luis Sáez tomaron el mismo camino que Yasmani López, el primero en emprender la fuga tras la derrota 7-0 ante la selección de México en su debut en el torneo.

En ese encuentro López (#4), de 31 años, fue el capitán del once de la Mayor de las Antillas, pero como defensa hizo muy poco para evitar la goleada en el Rose Bowl de Pasadena, California.

Luego, en la goleada 3-0 contra Martinica, en Denver Sáez (#16), de 25 años fue titular. El volante habanero, uno de los jugadores con más talento de la escuadra, fue suplente ante el Tri y luego estuvo presente en el once inicial en el partido en el Sports Authority Field.

Los otros dos mediocampistas tuvieron una suerte dispar. El camagüeyano Morris (#20) tras ser titular en el debut no jugó ni un minuto contra Martinica, mientras el pinareño Pérez (#18) si entró como suplente, tras de no jugar contra México.

La escuadra cubana llegó a esta Copa Oro con 22 jugadores, después de que Estados Unidos no le otorgara el visado al capitán Yordan Santa Cruz, y ahora cuenta con 18 jugadores para disputar su último partido contra Canadá este domingo en Bank of American Stadium de Carolina del Norte

Con la suma de estos cuatro jugadores ya son 39 futbolistas los que han “desertado” de la selección nacional de Cuba en diferentes torneos en los últimos 17 años, incluyendo 15 en diferentes ediciones de la Copa Oro.

El último en quedarse fue Ariel Martínez, en la Copa Oro 2015. Cuatro años después, el delantero se encuentra feliz haciendo goles con el Miami FC.

“Hoy lo veo desde otra perspectiva. Es un paso difícil, pero había que darlo”, comentó Martínez. “No es fácil y hay muchos momentos de incertidumbre, más si no tienes familia acá, pero en mi caso valió la pena. En Cuba cuando alcanzas un techo no tienes como desarrollarte y hay que salir. La pena es que luego no puedas volver a la selección”.

Solo algunos de ellos logran continuar sus carreras como futbolistas profesionales, pero todos piensan que vale la pena intentarlo. Es su decisión.

El mediocentro pinareño Osvaldo Alonso, quien triunfa en la MLS, así lo explica.

“Los jugadores en Cuba quedan estancados, llegamos a un nivel y no tenemos para donde crecer”, dijo Alonso. “No tenemos cómo desarrollarnos como futbolistas, a no ser que tomen una decisión como la que yo tomé”.

Su gran mayoría se queda como él en EEUU donde tardan en legalizar su situación y donde tienen que trabajar para garantizar su sustento y eso hace que muchas veces no den el grado en las pruebas y tengan que dedicarse a otras profesiones.

Los que abandonan la selección lo hacen a sabiendas que no podrán jugar en ninguna otra, por mandamiento de la FIFA, y que no volverán a vestir los colores del Cuba, por decisión de las autoridades cubanas, aunque se espera que esto pronto pueda cambiar.

Lo cierto es que, independientemente del mal trabajo en la isla, ninguna otra selección en el mundo ha sufrido semejante sangría y Cuba, no es ni Brasil, ni México, no Argentina, países que tienen una verdadera fábrica de futbolistas. Y eso se siente.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios