Otros Deportes

Emotivo mensaje deja golfista antes de morir a los 36 años

El golfista australiano Jarrod Lyle falleció el miércoles por la noche en Torquay (Australia) a los 36 años, tras una dura lucha durante años contra la leucemia.
El golfista australiano Jarrod Lyle falleció el miércoles por la noche en Torquay (Australia) a los 36 años, tras una dura lucha durante años contra la leucemia. EFE

El golfista australiano Jarrod Lyle falleció el miércoles por la noche en Torquay (Australia) a los 36 años, tras una dura lucha durante años contra la leucemia.

Lyle, quien se enfrentó contra la enfermedad por tercera vez en su vida, se había sometido a varias operaciones recientemente, pero al no haber mejoría decidió dejar de recibir el tratamiento y comenzó con cuidados paliativos.

El australiano participó en 121 torneos del circuito mundial del golf (PGA) durante toda su carrera, donde ganó certámenes como el Open de México o el de Knoxville en el 2008.

Ante la muerte del deportista, el mundo del golf mandó mensajes de condolencia por la red social Twitter, como el caso del sudafricano Ernie Els, el británico Tommy Fletwood y el estadounidense Justin Thomas.

“Estamos muy tristes por el fallecimiento de Jarrod Lyle. El peleó una gran batalla y siempre será recordado por su valor, fuerza, perseverancia y por toda la luz que el trajo a todas nuestras vidas. El mundo perdió a un gran hombre”, publicó el sudafricano Ernie Els en su Twitter.

La esposa de Lyle, Brioni, madre de dos niñas de dos y seis años, expresó en un comunicado emitido por Golf Australia los últimos momentos de su esposo y un mensaje que dejó antes de fallecer.

“Me rompe el corazón decirles a todos que Jarrod ya no está con nosotros’’, comentó Brioni.

“Falleció pacíficamente a las 8:20 p.m. de anoche, después de pasar su última semana en Torquay con su familia y amigos cercanos’’.

“Me pidió que les dé un mensaje simple:`Gracias por su apoyo, significó mucho para mí. Mi tiempo fue corto, pero si ayudé a la gente a pensar y actuar en nombre de esas familias que sufren cáncer, no fue tiempo perdido’’.

  Comentarios