Otros Deportes

Miami y Cuba bien representadas en prestigioso torneo internacional de Karate en Okinawa

EL PROFESOR  al frente de la delegación que asistió al torneo internacional de Okinawa.
EL PROFESOR al frente de la delegación que asistió al torneo internacional de Okinawa.

Cuando hace unos días tuvo lugar el Primer Torneo Internacional de Karate de Okinawa, Estados Unidos y Miami estuvieron bien representados por algunos de los mejores maestros de esta especialidad, liderados especialmente por el Hanshi Félix Puga.

El maestro cubano, que dirige la Federación Internacional de Karate -do Joshimon Kai Shorin Ryu, desfiló al frente de los 146 representantes estadounidenses que asistieron al importante evento.

Los miembros de la de la delegación mostraron su altísimo nivel técnico en varios niveles, desde tres niños -que no pudieron competir por tener menos de 15 años, aunque mostraron su resistencia en los fuertes entrenamientos- hasta profesores muy reconocidos.

Miembros de la familia Camaraza, los chicos pertenecen a la escuela Kanmuri Dojo dirigida por el Shihan Carlos A. Riobo. Otra escuela presente fue la Kia Dojo del Sensei Michael Luzbet.

Como si fuera poco, el Shihan Norberto Ortiz de Sakura Dojo fue el más destacado de la delegación al romper el record de puntuación en el evento, de ahí que su nombre fuera colocado en un lugar especial.

El Shihan Ortiz avanzó tres niveles en las eliminatorias con la ejecución de cuatro katas para quedarse a las puertas de obtener medallas. El Shihan Riobo, la Sensei Justa P. Morales (ambos de EEUU) y el Sensei Nadier (Canadá) llegaron a la segunda ronda eliminatoria.

El Sensei Javier Camaraza y el Senpai Roberto Rodríguez fueron a repechaje y no pudieron avanzar a la eliminatoria.

Puga, uno de los más altos exponentes de la disciplina, sufrió un accidente en el 2007 que le privó de su movilidad, pero no de su pasión por seguir creciendo y enseñando los caminos del Karate.

Ya no puede participar en combates ni efectuar esas demostraciones espectaculares de habilidades lanzando golpes y patadas que le hicieron sobresalir en el mundo entero, aunque cuando se menciona su nombre la palabra viene acompañada de una reverencia y un silencio respetuoso.

Desde su silla de ruedas, Puga sigue siendo moldeando cuerpos y mentes, una seña suya es respetada como si fuera ley, porque allí donde el cuerpo no puede, la mente corre libre y más fuerte que nunca, ya sea en cualquier dojo de Miami o en su propia casa, que se ha convertido en sitio de peregrinaje para los amantes del karate.

  Comentarios