Otros Deportes

Habló mucho e hizo poco este retador. El campeón le obligó a tragarse sus palabras con una llave magistral

Cuanto se habló de la mano derecha de Derrick Lewis y del factor sorpresa en la UFC 230, pero al final el campeón demostró por qué su nombre aparece entre los grandes de todos los tiempos en las Artes Marciales Mixtas.

Daniel Cormier ratificó su clase el sábado en la noche al vencer por sumisión en el segundo asalto a Lewis para mantener su faja de la división máxima junto a la que ya poseía de la ligero pesada.

“Esto es historia, baby, esto es historia’’, exclamó un contento Cormier al finalizar el combate en el Madison Square Garden de Nueva York. “Dos fajas, una en cada hombro. Daniel Cormier es uno de los mejores de todos los tiempos’’.

El rey puso en despliegue una verdadera clínica al exhibir sus habilidades y poner de manifiesto la enorme distancia que le separa de un oponente que habló mucho fuera del octágono y que apenas pudo hacer nada dentro de este.

Llamado “La Bestia Negra’’, Lewis apenas pudo despegar su mano derecha pues desde que comenzó el primer asalto Cormier le fue encima para dominarlo con sus técnicas de lucha, con derribos que inclinaron la balanza a su favor.

Para el segundo, Lewis pensó que podría finalmente llevar la acción a su terreno, pero de inmediato Cormier volvió a llevarlo a su terreno hasta que a los 2:40 minutos del asalto la asfixia obligó al de Texas a indicar que no estaba en condiciones de continuar.

Cormier, quien se unió a Conor McGregor en julio pasado como los únicos en ganar títulos en dos divisiones de manera simultánea, se convirtió en el primero en defenderlos los dos.

¿Qué vendrá ahora para Cormier? Lo más probable es el choque contra Brock Lesnar a principios del 2019 y quién sabe si una nueva pelea ante Jon Jones, quien regresa en diciembre a la UFC.

Pase lo que pase, Cormier ya ha inscrito su nombre en la estela de los inmortales.

  Comentarios