Otros Deportes

De Miami para el mundo: Jorge Masvidal desafía apuestas y pronósticos con su rodilla de oro

Para lo mucho que habló Ben Askren, bien poco duró la pelea contra Jorge Masvidal. El chico de Miami le hizo tragar en seco y a la brava sus palabras con el nocaut más rápido y posiblemente más brutal en la historia de la UFC.

Nuevamente, el cubanoamericano llegó a un gran evento del principal circuito de Artes Marciales Mixtas con la etiqueta de desfavorecido en las predicciones y las apuestas, pero se marchó con otro triunfo bajo el brazo en una actuación que debe abrirle muchas puertas.

Solo cinco minutos le bastaron a Masvidal para, de un rodillazo potente, poner a dormir en Las Vegas a Askren, quien a estas alturas no puede digerir la fulminante secuencia de eventos que determinaron su derrota y el fin de su búsqueda de un título mundial.

El tiempo oficial del contundente impacto de la rodilla en el rostro de Askren rebajó en un segundo el record que estaba en poder de Duane Ludwig, cuando derrotó por nocaut en el 2006 a Jonathan Goulet.

“Realmente, quería patearle el trasero durante 14 minutos, pero no fue posible’‘, comentó Masvidal, quien desde que entró en el octágono exhibió una calma perversa, como si estuviera preparando en su mente el método de destrucción contra Askren.

Cuando sonó la campana, Masvidal tenía su manos casi en la espalda, pero desarrolló una carrera frenética antes de lanzarse con la rodilla hacia la anatomía de Askren y rematarlo luego con un par de golpes que obligaron al árbitro a decretar el fin de la pelea.

Hay sorpresa y no la hay. Askren era el favorito, pero no es primera verz que un primado en las encuestas y las apuestas cae víctima de la experiencia y el espíritu de guerrero de quien se hace llamar “Gamebred’‘.

Másvidal no será el más pulido de los peleadores en la UFC, pero posee ese factor X que se echa en falta en muchos otros, esos intangibles tan necesarios para imponerse en un circuito tan peligroso y arriesgado como el mejor de las artes marciales mixtas.

Askren viene de la escuela olímpica y la lucha libre, llegaba invicto, hablaba de su próxima pelea contra el campeón como si Masvidal fuera un asunto sin importancia. Lo catalogó de “demasiado fácil’‘, sin imaginar que la facilidad estaría del lado de su oponente.

“Este tipo estaba hablando salvajadas, hombre’‘, agregó Masvidal tras una victoria que lo catapulta de manera tremenda en los rankings. “Tenía que mostrarle que a veces hay consecuencias’‘.

Producto neto de Miami, Masvidal ascendió desde los patios escondidos, desde las callejuelas oscuras de su ciudad natal, a puro dolor, sin más pedigrí que esas peleas donde la vida y la muerte van de la mano en una danza macabra.

¿Qué puede asustarle a Masvidal? Esta victoria es la mayor de su carrera, mientras Askren sufre su primera derrota, luego de conquistar títulos en Bellator y ONE. Siempre hay un inicio para todo y aún más contra un hombre que parece llevar una eternidad en el octágono como Jorge Masvidal.

  Comentarios