Otros Deportes

Joven guerrero pronostica un KO para Yoel Romero en el primer round. No sabe lo que le espera

Paulo Costa ha pronosticado un nocaut para Yoel Romero. Y no solo eso, lo ha situado en el mismo primer round, como preludio del final de la leyenda
Paulo Costa ha pronosticado un nocaut para Yoel Romero. Y no solo eso, lo ha situado en el mismo primer round, como preludio del final de la leyenda

Joven e impetuoso, Paulo Costa ha pronosticado un nocaut para Yoel Romero. Y no solo eso, lo ha situado en el mismo primer round, como preludio del final de la leyenda. Recuerda, en parte, al pronóstico de Keith Thurman contra Manny Pacquiao. Se trata de la eterna batalla entre juventud y experiencia.

Ambos se verán las caras este sábado en Anahaim, California, como coestelares de la velada UFC 241 donde Daniel Cormier defenderá su título pesado ante Stipe Miocic. Para el cubano y el brasileño se trata de regresos después de más de un año de inacción.

Costa es uno de los guerreros que más presiona en el circuito de Artes Marciales Mixtas. Si te lleva contra la cerca de la jaula te puede hacer mucho daño y si decide llevarte el suelo, entonces echará mano a su estilo de jiu jitso para aplicarte la llave que mejor le convenga.

Pero lo más atemorizante de Costa no viene de esos métodos sino de uno más tradicional: 11 de sus 12 éxitos llegaron por la vía del nocaut. Si no ha avanzado más en el ranking se debe más a las múltiples lesiones y una suspensión por el uso de sustancias prohibidas.

Muchas veces Yoel Romero es un espíritu que arrastra un cuerpo. Un hombre que vive de principios y morales que le llevan por un camino de rectitud que explican su permanencia y vitalidad a los 42 años, cuando muchos disfrutan del retiro y el olvido.

Salvo un triunfo ante el limitado Uriah Hall, Costa no posee en su resume la lista portentosa de rivales que ha enfrentado Romero y su principal problema es la defensa, donde suele cometer errores, aunque no muchos, que por gusto no mantiene su invicto.

Lo cierto es que el brasileño va a su gran prueba de fuego contra un oponente que también lo domina todo, desde su base de lucha hasta un boxeo que le ha permitido ganar 11 de sus peleas de manera fulminante, que domina el juego arriba y abajo, además de desarrollar el arte de patear con el Muay Thai.

Romero lleva como insignia de honor sus 42 años y Costa podrá pensar lo mismo que pensaron en su momento el campeón Robert Whittaker, Luke Rockhold o Chris Weidman, pero en su cuerpo cohabitan una anotomía prodigiosa y una fe que mueve montañas, apoyadas en habilidades forjadas con el paso de las décadas.

Si el cubano protege su espacio y contiene la agresión, si logra contragolpear y administrar sus energías, será difícil contemplar la caída de Romero y su descenso de la elite en la división mediana.

Costa no es el único joven que quiere su lugar. Ahí están otros como Israel Adesanya y Jack Hermansson; mientras que Whittaker mantiene su trono, a pesar de que muchos no le auguran un largo reinado, en parte por las dos brutales peleas contra el propio Romero.

Un triunfo el sábado reafirmaría la posición de Romero como el mejor gladiador sin título entre los medianos. Una derrota, tal vez, sería una invitación para subir a los ligero pesados. Y eso tampoco es mala cosa.

  Comentarios