Otros Deportes

No soy un gangster de la costa Oeste, pero soy el más maldito que Miami haya visto, afirma guerrero de la UFC

Jorge Masvidal espera su gran pelea vs. Nate Díaz

Jorge Masvidal espera su gran pelea vs. Nate Díaz
Up Next
Jorge Masvidal espera su gran pelea vs. Nate Díaz

Jorge Masvidal entró al gimnasio con una gorra de la Unversidad de Miami. Su mañana la había dedicado a conversar con los Huracanes, a compartir de sus historias de vida, de sus comienzos en batallas anónimas, sin imaginar que alguna vez sería una de las figuras de reverencia en la UFC.

Lo tomó varios años, pasar por varios circuitos, salir de la oscuridad de los patios de la ciudad para llegar a la cúspide de las Artes Marciales Mixtas. Ahora camina con esa seguridad de quien posee el mundo en la palma de su mano, de quien sabe que lo mejor está por venir.

Y lo mejor, claro está, es una potencial pelea contra Nate Díaz, un combate que podría el más grande de la temporada, el mejor donde no estaría en disputa ninguno de los títulos de la UFC. Masvidal se ha convertido en el hombre del momento.

Cuando Díaz mencionó su nombre luego de su triunfo por decisión unánime sobre Anthony Pettis, la cara de Masvidal se iluminó como un sol y hasta soltó una carcajada cuando dijo que no era “un gangster de la costa Oeste’‘.

“Eso es ciento por ciento exacto, no soy un gangster de la costa Oeste’‘, comentó Masvidal en un encuentro con la prensa en el gimnasio de American Top Team en Coconut Creek. “Un saludo a California, Los Angeles, Las Vegas. Conozco a mucha gente por allá, pero soy de Miami, hombre. Soy un maldito bandido de Miami. El más grande que jamás hayan visto’‘.

Con su historia imperfecta/perfecta y su capacidad verbal para generar reacciones, Masvidal ha logrado convertirse en un gran vendedor de narrativas, de tramas que atrapan la imaginación de los aficionados y ha encontrado en Díaz la contraparte imprescindible para echar a andar la maquinaria de este combate.

El cubanoamericano lo ha logrado con sus triunfos sobre los aparentemente superiores Darren Till y Ben Askren. Con el primero, dejó con la boca abierta a Londres; con el segundo, le quitó el aliento al mundo.

Díaz, por su parte, puso fin a un alejamiento del octágono que no hizo otra cosa que aumentar su leyenda de tipo duro y tras el triunfo sobre Pettis en segundos había restablecido su reputación de “hombre más malo en la faz de la tierra’‘.

“Yo y Nate ni siquiera tenemos que hacer muchas conferencias de prensa, porque esta pelea habla por sí soloa’‘, agregó Masvidal. “La gente va a querer ver esta m......Vas a pagar con su dinero ganado de manera dura, pero tienes que compensarme por eso...Estamos en ruta de choque, pero tenemos que ser compensados por eso. Eso es todo lo que digo. Solo quiero ser compensado por mis servicios’‘.

Y si las estrellas se alínean y la UFC mueve sus fichas de manera correcta, ambos lo serán. Aunque las negociaciones se encuentran en una etapa inicial, el presidente del circuito de Artes Marciales Mixtas, Dana White, informó que todavía no existía ningún progreso en ese sentido.

La gran palanca negociadora de Masvidal y Díaz es el intenso volumen de interés que se ha creado desde la idea se colocara en la cabeza de los aficionados el sábado pasado con el éxito de Díaz y la presencia del miamensa en la cartelera UFC 241.

“No solo desde el punto de vista del dinero, porque creo que Nate y yo somos más populares que nunca, y eso hace sentido en la parte financiera’‘, recalcó Masvidal. “Pero desde la parte del fanático, ¿quién no quiere ver a estos dos perros cerrados en una jaula uno contra el otro? ¿Quién es más perro al final del día? Vamos a averiguarlo, vamos a saber quién es el mayor perro en la división’‘.

  Comentarios