Otros Deportes

La rusa Kuznetsova no se conforma con triunfo sobre Serena y avanza a la final

La rusa Svetlana Kuznetsova retorna una bola a Timea Bacsinszky, de Suiza, en las semifinales del Miami Open, en un partido celebrado en Key Biscayne, Florida, el 31 de marzo del 2016.
La rusa Svetlana Kuznetsova retorna una bola a Timea Bacsinszky, de Suiza, en las semifinales del Miami Open, en un partido celebrado en Key Biscayne, Florida, el 31 de marzo del 2016. cjuste@miamiherald.com

Eliminar a Serena Williams, la número uno del mundo, no era el objetivo principal de Svetlana Kuznetsova. La meta de la rusa es ganar de nuevo el Miami Open, el llamado quinto Gran Slam, tal como lo hizo hace 10 años. El jueves quedó a un paso de ese sueño al derrotar 7-5, 6-3 a la suiza Timea Bacsinszky.

El triunfo tiene enorme mérito no solo por la calidad del rival, sino porque fue conseguido en condiciones extremas. La cancha del Crandon Park en Key Biscayne era un horno. Y ambas jugadoras vienen de mantener un ritmo demoledor en esta maratón tenística sin descanso.

Mostrando una resistencia como la mujer de hierro, la rusa Svetlama Kuznetsova superó 7-5, 6-3 a la suiza Timea Bacsinzsky, el jueves en el Miami Open, y avanzó a la final que se disputará el sábado contra a bielorrusa Victoria Azarenka.

“Básicamente estoy en la final por mi espíritu de lucha, solo quiero dar lo mejor de mí cada día”, dijo la rusa de 30 años de edad en fluido español, pues desde los siete años se fue a España para incorporarse a una academia de tenis. “Vengo de jugar cuatro partidos de tres sets [incluyendo el triunfo sobre Serena en octavos de final] con estas condiciones del clima”.

Por lo menos, la rusa tendrá el viernes una pausa para recargar las pilas y jugar la final el sábado contra la bielorrusa Victoria Azarenka que derrotó 6-2, 7-5 a la alemana Angelique Kerber en tremendo choque.


El gran mérito de la rusa el jueves fue su resistencia. Supo levantar 12 de los 14 puntos de quiebre que tuvo y de esta manera se mantuvo en la pelea, pese a la presión de su rival.

La rusa aprovechó su triunfo y una pregunta para defender el derecho de las tenistas de ganar igual dinero que los hombres en los premios.

“Ellos pueden tener una familia, hijos, nosotras no”, argumentó Kuznetsova, en inglés. “Juego como profesional desde los 16 años, viajo todo el tiempo, juego ocho meses cada año, y lo entrego todo. Por eso pienso que lo merecemos. Damos más del 100%. Damos nuestra vida”.


La rusa, quien conquistó el Miami Open en el 2006, agregó que los gastos de los tenistas son enormes y hay que pagar mucho a los entrenadores, los terapistas.

“No le estamos quitando el dinero a los hombres”, aclaró Kuznetsova. “Solo queremos ganar lo mismo. Es cierto, ellos juegan más, son físicamente más fuertes, pero nosotras entregamos más, no tenemos la oportunidad de formar una familia, por eso pienso que ahí se igualan las cosas. Es justo”.

El Miami Open entrega premios iguales para hombres y damas. El jueves, Kuznetsova aseguró $501,815, que es la cantidad asignada para la subcampeona del torneo. Si conquista el título entonces su premio será de $1,028,300.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios