Entretenimiento

“Los que se quedaron”, un documental sobre la nostalgia

Los que se quedaron muestra el resultado de las nostalgias. El nacimiento en Barcelona del primer sobrino de la directora, cubana emigrada a Cataluña diez años atrás, inspira un viaje a Cuba que es en sí mismo, una búsqueda que se cruza con otro viaje hecho a la inversa, el del regreso de Francisco Carulla, que en 1927 realizó a Cataluña y lo filma con una cámara de 16mm. Este no es sólo un material audiovisual de diversión, es una herramienta para acercarnos a la historia de Cuba y lograr con ello una mayor comprensión de su realidad.

No es un secreto que la historia de la isla ha de ser reescrita en muchas de sus partes, ya que se ha omitido a veces y cambiado otras, muchos de los sucesos históricos, inclusos los del sencillo devenir diario. Luego de investigaciones exhaustivas debe quedar desentrañada la verdad. Este trabajo es sin proponérselo, uno de los pioneros en ese empeño; un esfuerzo por recobrar, investigar e interpretar la historia y sus cambios a través del tiempo, de saber de buena tinta los hechos, contados por los protagonistas y sus descendientes. Uno de los varios logros de este filme es la pasión por la investigación para vincular el conocimiento histórico a la edificación de un canal de aprendizaje en todas sus vertientes.

Una de las primeras verdades que hay que instalar en la historia de Cuba es que la isla no fue descubierta por nadie, los aborígenes cubanos son el resultado de varias oleadas migratorias desde muchos lugares de la América continental, que comienzan para el 6000 A. C. con la que llevaron generalmente pescadores y cazadores taínos, siboneyes, guanahatabeyes y caribes.

El primer hecho que se reporta de la inmigración española hacia Cuba comenzó en 1492, con la llegada de Cristóbal Colón, luego Diego Velázquez en 1511 va a la isla con unos cientos de hombres y la orden de la corona de formar un primer asentamiento, que se produjo en Baracoa, la zona más oriental del país perteneciente a la provincia de Guantánamo. La resistencia de los pobladores nativos provocó una guerra que terminó con su exterminio y el control de la isla por los peninsulares. En 1514 se estableció un asentamiento en lo que sería más tarde La Habana.

Cataluña no participó de la conquista y colonización de América, ya que su entrada a la isla se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII, debido al supuesto monopólico con que Isabel de Castilla había establecido a América para los castellanos; pero a pesar de lo tardío, en esa etapa colonial representaron un poco más del 70 % de los peninsulares en Cuba. Esta migración catalana, generalmente económica, ha sido continua a través del tiempo, mezclándose e insertándose en la vida isleña como uno más.

En el filme Los que se quedaron, los testimonios de los entrevistados abren un diapasón de información desconocida para el enorme grupo poblacional común, quedan descubierto personalidades y apellidos que hasta el momento se consideraron cubanos sin lugar a dudas, y es que lo fueron, tanto que sus descendientes que ahora hablan, son hijos naturales de esa tierra. También se muestra el florecimiento del comercio, las marcas que crearon, los negocios, las tradiciones, la religión y la nostalgia, esa que sienten los catalanes cuando están en Cuba por Cataluña y por esa cuando están en aquella. Es normal, son dos mitades de un solo amor.

“Los que se quedaron”, el filme de Vanessa Batista y Guillermo Barberá se presenta en el CCEMiami el sábado 20 de enero a las 6:00 p.m.

La compañía de producción audiovisual trasatlántica (Barcelona – Miami - La Habana) ‘Vangui Films’ creada como corporación en el 2017, seguidamente brindará un coctel para celebrar la apertura de sus oficinas en Miami, donde reside el otro miembro del equipo, el escritor Andrés Pi Andreu. Entrada gratis.

  Comentarios