Entretenimiento

Este charro cubano sueña con dar un concierto en la Isla de la Juventud

Luis Alberto Fernández, El Charro Dorado
Luis Alberto Fernández, El Charro Dorado Latin Íconos

El cantante cubano Luis Alberto Fernández regresa a la arena discográfica con la certeza de que su nuevo tema le robará el corazón a todos los amantes de las rancheras.

Ojalá cuenta historia de un hombre que renuncia al amor de su pareja porque no puede cumplirle sus expectativas económicas. El conflicto que narra suele pasar con cierta frecuencia. Por eso no dudo de que le gustará a miles de personas que han atravesado por esa misma situación”, expresó Fernández, conocido como El Charro Dorado, desde Houston, donde el miércoles recibió el premio al Mejor Mariachi Revelación en el Houston Music Award.

Fernández, de 30 años, reside en Miami. Explicó que el sencillo, escrito y dirigido Fato, se grabó en Ciudad de México, en los estudios de Armando Manzanero, con el respaldo de una orquesta sinfónica.

El video se filmó en el hotel Biltmore, de Coral Gables, bajo la dirección de Neiver Álvarez.

“En Miami hay espacio para la música ranchera. Pese a que el reguetón y la salsa tienen mucha fuerza en la radio, hay que ver cómo se llenan los espectáculos de mariachis”, aseveró Fernández, cuya afición a la música mexicana se remonta a su niñez, cuando su padre le ponía los discos de los grandes de México, allá en su natal Nueva Gerona, capital de Isla de la Juventud.

“Mi pasión por las rancheras la heredé de mi padre, que canta y toca la guitarra muy bien. Recuerdo que me la pasaba escuchando a Jorge Negrete, Pedro Infante y a Javier Solís, que con el tiempo se convirtieron en mis verdaderos maestros”, evocó el cantante, quien a los 15 años comenzó a presentarse en diferentes sitios hasta que logró profesionalizarse tres años después.

“Pero nunca pude grabar, en mi pueblo no había recursos. De hecho, nunca vi tocar a un mariachi en vivo”, agregó.

El cantante cubano Luis Alberto Fernández, El Charro Dorado, filmó el video de su nuevo tema en el hotel Biltmore de Coral Gables

En busca de oportunidades, en el 2009 el intérprete logró viajar a Rusia, donde, para su sorpresa, encontró trabajo en el bar Pancho Villa “el único en su clase en la ciudad de Moscú”.

“Aquella experiencia me aportó muchísimo, conocí otra cultura y aprendí a no tener miedo. Pero lo más importante fue que por fin pude cantar con un mariachi de verdad”, afirmó El Charro.

Tras su regreso a la Cuba, al año siguiente, el cantante emprendió rumbo hacia Guatemala, desde donde se desplazó a Estados Unidos.

“Fue muy triste dejar atrás a mi único hijo, a mis padres y a mis amigos. Pero tenía que hacerlo porque en Cuba no hay futuro”, recordó.

En su país de adopción Fernández se ganó la vida desempeñando múltiples oficios en varias ciudades.

Un día, estando en Georgia, se le ocurrió publicar un video suyo en Internet cantando un tema de José José, sin imaginarse que su vida daría un giro inesperado.

“Lo que menos imaginaba era que aquel video llegaría hasta las manos del cantante Ari Pinelli, que me invitó a Miami para participar en Minuto de fama, un concurso de América Tevé del cual era jurado, y que logré ganar en el 2015”, rememoró el charro, que a partir de ese momento se convirtió “en un artisrta local de Miami al que nunca le ha faltado trabajo”.

Fl artista se siente orgulloso todo lo que ha logrado en los últimos dos años. Entre sus momentos más importantes destacó su participación en la telenovela Eva la trailera (Telemundo), donde probó fuerzas como actor en pequeño papel; el reality showVa por ti 2 (Univisión), en el que recibió elogios de figuras tan importantes como Pepe Aguilar, Alejandra Guzmán y Los Tigres del Norte; y la grabación de No bajaré la cabeza (2017) el disco que le abrió las puertas de México.

“No puedo quejarme. En solo dos años he logrado más de lo que alcancé en Cuba en ocho años de carrera. Hasta tengo una estrella en el Paseo de las Luminarias de la Ciudad de México”, señaló El Charro de Oro, que sueña con presentarse “a lo grande en un concierto en Isla de la Juventud al que pudieran ir todas las familias sin tener que pagar, pero ahora no hay condiciones”.

¿Cambiarías de género por estar a la moda? ¿Te imaginas cantando una salsa o un reguetón?

“Por nada del mundo. Estoy enamorado de las rancheras desde que era niño. Y hasta el día de hoy no hay señales de que nos vayamos a separar. Amo ese género”, dijo al despedirse.

‘Ojalá’ está disponible en todas las plataformas digitales y en el canal de cable Banda Max.
Siga a Arturo Arias-Polo en Twitter: @arturoariaspolo
  Comentarios