Entretenimiento

Nao d’amores, una barca de poetas en el Miami-Dade County Auditorium

Eva Rufo en la obra “Penal de Ocaña”.
Eva Rufo en la obra “Penal de Ocaña”. Nao d’amores

Los días 14 y 15 de septiembre se pone en escena, en el Miami-Dade County Auditorium, la obra Penal de Ocaña, una de las piezas más representativas de Nao d’amores , una compañía teatral española, procedente de Segovia. Penal de Ocaña es dirigida por Ana Zamora, interpretada por Eva Rufo y con música de Isabel Zamora. Ana Zamora es la poeta que está detrás de este mundo alucinante, que comenzó con el teatro medieval y renacentista y ahora, con esta obra, se abre al teatro contemporáneo. La acompaña una pandilla de otros poetas y enamorados de las tablas que apuestan por la locura y la libertad de viajar en el tiempo, demostrando a los espectadores que a su manera y con sus propuestas, todo tiempo anterior puede ser mejor.

Ana Zamora es dramaturga de profesión, del Superior en Dirección de Escena y Dramaturgia. Al graduarse soñó y decidió fundar Nao d´amores, un grupo de profesionales procedentes del teatro clásico, los títeres y la música antigua, que desarrollan una labor de investigación y formación para la puesta en escena del teatro prebarroco; si, usted leyó bien, Nao hace teatro del Renacimiento y el Medioevo; es en España la única compañía de ese tipo y quién sabe si del mundo. Ha arrasado con premios y reconocimientos en todas las tablas donde se ha presentado y ahora, por primera vez en Miami, Zamora explica a los lectores de el Nuevo Herald, el por qué de sus triunfos.

Nao d’amores, ¿de dónde sale este nombre tan poético?

Nao d´amores es el título de una obra maravillosa de Gil Vicente, el más lírico de los dramaturgos del Renacimiento peninsular. Hay tres razones que justificaban su elección cuando comenzamos a trabajar en el año 2001: 1- Era una manera de hacer un homenaje a este gran autor y por tanto de reivindicar un período olvidado de nuestra literatura dramática. 2- La idea de esta “barca de enamorados”, vinculada temáticamente a las “barcas de los locos”, constituía una metáfora de lo que supone una vida dedicada al teatro. 3- Siempre se ha dicho que nuestra ciudad de origen, Segovia, construida sobre una gran roca caliza, es como una gran Nao rodeada por dos ríos, el Eresma y el Clamores, con el Alcázar a modo de mascarón de proa. Así que por tanto era también un guiño al propio espacio geográfico y social que acoge nuestra residencia artística.

¿Cómo puedes con la dirección, las infinitas horas de investigación, la docencia, las charlas y conferencias, y toda la labor social que conlleva un proyecto de esta envergadura?

Trabajando desde el convencimiento absoluto en que somos unos privilegiados por poder dedicar la vida entera a rescatar un tesoro que nos permite hablar de nosotros mismos, un tipo de repertorio que, aunque estaba estudiado a nivel académico, no se ponía sobre las tablas y por tanto resultaba de muy difícil acceso para el ciudadano de “a pie”. Alguien tiene que hacerlo, y lo hacemos desde el compromiso con nuestra propia vocación de servicio público.

El teatro está en un momento de desarrollo necesario donde aparecen o se afianzan nuevas categorías como “teatro amateur”, y otras no tan nuevas como “teatro posdramático”; pero el precepto dramático se mantiene. ¿Cree que el teatro dramático puede ser devorado por las nuevas corrientes? ¿Ha sido Nao d’amores influenciado en alguna medida por esa modernidad?

JAVI2.jpg
Eva Rufo en la obra “Penal de Ocaña”. / Foto de cortesía Nao d’amores / www.javierherrero.es

En cuanto a su estructura formal, a pesar de ser textos con más de 400 años de antigüedad, este tipo de obras pueden resultar tremendamente modernas porque se escapan de la preceptiva clásica a la que el público está acostumbrado, ya que son piezas que muchas veces están más cerca de lo lírico que de lo dramático, que es característica habitual del teatro de vanguardia. En cuanto a la puesta en escena, nosotros nunca hemos pretendido ejercer la arqueología teatral. Somos producto de nuestro tiempo, y hacemos teatro contemporáneo desde hoy para gente de hoy. Hay que tener cuidado con las ideas preconcebidas… quizá hoy es mucho más moderno ver cobrar vida a una réplica de un Cristo articulado medieval, que los cada vez más habituales alardes multimedia que tantas veces nos han aburrido ya sobre el escenario.

¿Cómo logras la recepción del público haciendo un teatro mayormente antiguo en plena era tecnológica?

Sólo hay que ser consecuente con el material de partida que tenemos entre las manos. La gente ya tiene lo tecnológico en la calle… y agradecen una vuelta a lo primitivo sobre las tablas, a aquello que tiene que ver con lo ritual, un teatro que les hace replantearse sus necesidades más ancestrales. ¡Lo verdaderamente difícil es el trabajo previo, convencerles de que tienen que venir al teatro para ver una obra que se sale de los parámetros comerciales habituales!

La música en las obras parece ser un personaje más, incluso un personaje protagónico dentro de la acción dramática. ¿Puedes hablarme un poquito de ello?

No se puede entender lo que fue el teatro prebarroco, sin tener en cuenta que la música era imprescindible, un elemento de significación primordial. Alicia Lázaro ha sido, desde los orígenes de Nao d´amores, la responsable de la selección, arreglos y dirección musical, y ha sabido recuperar ese sentido para la puesta en escena, poniéndose siempre al servicio de la acción dramática. En nuestra compañía músicos y actores ensayan juntos desde el primer día, y entre todos se construye el espectáculo. El resultado es una fusión de recursos artísticos muy poco habitual.

Supongo que los instrumentos musicales que utiliza la compañía son de la época o réplica de ellos ¿Tiene la compañía un luthier que construye los instrumentos?

Son réplica de instrumentos de la época. Algunos son de los propios instrumentistas, y otros de la Nao d´amores, que se han ido encargando para diversos espectáculos a lo largo de los años. No tenemos un luthier propio, y en función de las necesidades se encargan a diferentes constructores.

¿Por qué escogiste Penal de Ocaña para presentarlo en Miami?

Penal de Ocaña es “teatro contemporáneo”. En realidad es el espectáculo que inauguraba nuestra nueva línea “Nao d´amores navegando hacia el presente”, y está basado en el diario personal de María Josefa Canellada durante la Guerra Civil Española, insigne filóloga, que además era mi abuela… ¡La obra es garantía de éxito, y uno no se la puede jugar cuando va por primera vez a una plaza tan importante como es Miami!

María Josefa Canellada pensaba dedicarse a la investigación científica pero la Guerra Civil la colocó frente a la realidad de la violencia y la muerte. Fruto de profundizar y vivir el tema de la guerra es Penal de Ocaña, un diario, una novela dentro de la guerra, un material filosófico, un testimonio insobornable de la verdad. Canellada fue miembro de número de la Academia de la Llingua Asturiana desde su fundación, en 1981, y académica correspondiente de la Real Academia Española desde 1986. Murió en Madrid, el 7 de mayo de 1995. Hoy es una fuente.

La pasión y la poesía son dos armas infalibles contra cualquier eventualidad del camino, ambas son esgrimidas por este grupo de conquistadores con la misma entereza con que los renacentistas decidieron cambiar el mundo.

Penal de Ocaña”, de la compañía española Nao d’amores. Septiembre 14 y 15 a las 8 p.m. Miami-Dade County Auditorium, 2901 W Flagler St, Miami, FL 33135; (305) 547-5414.

  Comentarios