Entretenimiento

‘La competencia va a estar dura con tanta mujer bonita en Miami’, dice el nuevo rostro de Telemundo

Stephanie Himonidis ‘Chiquibaby’ es la nueva conductora que se suma al equipo de ‘Un nuevo día’ de Telemundo a partir del lunes 18 de marzo.
Stephanie Himonidis ‘Chiquibaby’ es la nueva conductora que se suma al equipo de ‘Un nuevo día’ de Telemundo a partir del lunes 18 de marzo. Cortesía

Cuando este lunes 18 de marzo Stephanie Himonidis, “Chiquibaby”, se una al equipo de Un nuevo día, de Telemundo, la alegría y el optimismo que la distinguen como conductora se combinarán con una de las mejores artes de ese oficio, la improvisación.

Chiquibaby, como la conoce cariñosamente el público, tiene una carrera de dos décadas en la radio y la televisión, principalmente en California, donde vivió 16 años y hasta ahora conducía el programa Acceso Total en una afiliada de Telemundo en Los Angeles.

“Por cuestiones del destino comencé en la radio y eso me ha dado mucha seguridad”, dijo Chiquibaby en entrevista con el Nuevo Herald, explicando que fue en este medio donde también ganó el sobrenombre con que la conocen y que es su sello en El show de Chiquibaby, un programa sindicado que sale al aire en 57 ciudades de Estados Unidos.

“En la radio en Estados Unidos todo el mundo tiene apodo, pero yo venía de Guadalajara y siempre me presentaba como Stephanie Himonidis. Cuando mandé el demo lo terminaba diciendo ‘Chiquibaby’ ”, contó la locutora.

Esta despedida fue lo que le dio la idea al ejecutivo de CBS Radio que la contrató por primera vez para sugerirle que lo adoptara como su identificación radial. Himonidis considera que resultó una ventaja porque se hizo más fácil recordar este sobrenombre que su apellido, que aunque está muy orgullosa de él –su familia paterna es de origen griego– es más difícil de pronunciar.

Chiquibaby, de 38 años, también se distingue por su voz un poco ronquita, que muchos consideran sexy y le encuentran parecido con la de Paulina Rubio y Alejandra Guzmán.

Por otra parte, la radio le dio un nivel de velocidad, una “aceleración” que aprendió a regular en la televisión.

“Tienes que estar más tranquilo en la tele, aunque no hay que disminuir el nivel de energía”, comentó, señalando que otro de los detalles que conlleva la televisión son las horas de “producción”, es decir el tiempo de atención que requiere el peinado, maquillaje y estilismo para verse bien en pantalla.

“Me ilusionan los dos [medios], pero en radio tengo más poder sobre lo que digo y en la televisión tengo que seguir a un grupo”.

El equipo con el que ahora compartirá en Un nuevo día no es desconocido para Chiquibaby, que reportó para el programa desde Los Angeles, y que también fue una de las conductoras invitadas el año pasado.

“Ya he tenido ese sabor de estar en el set y fue una experiencia increíble”, afirmó dedicando halagos para cada uno de sus futuros compañeros.

A Adamari López la describe como “una chica tan dulce y una mujer guerrera”; a Héctor Sandarti, como “supersimpático y sigo su carrera desde México”; Marco Antonio Regil es un “excelente orador y me está ayudando con mensajitos sobre dónde vivir “; Rashel Díaz es “una gran profesional y ser humano, que me ha apoyado desde el día que se enteró“.

“Entro a un show del que conozco la audiencia, el contenido y a mis compañeros, así que no me da miedo en absoluto”, afirmó la presentadora mexicana, señalando que uno de los retos es que ahora más personas la verán y por lo tanto habrá más posibilidades de que la critiquen.

¿Cómo tomas las críticas?

“La verdad es que nadie está listo para recibir críticas, y reconocerlo es ser honesto, pero he visto que, a medida que mi carrera va creciendo, aumenta el número de gente que me quiere, y también de aquellos de los que no eres santo de su devoción”, dijo pidiendo a quienes no la conocen que le den la oportunidad de llegar a ellos con su trabajo.

“Sé que van a encontrar un lugarcito para mí”, añadió Chiquibaby, mientras preparaba las maletas para mudarse a Miami, una perspectiva que la tiene entusiasmada porque le gusta vivir cerca del mar.

“Soy de costa y me encanta la playa”, dice la presentadora, que llevaba 16 años en California y ahora vivirá en Miami Beach.

De Miami espera disfrutar además la comida peruana y cubana, y el cafecito, sobre todo el de las cinco de la mañana, dice, reconociendo: “Soy cafetera a más no poder”.

Amante de la danza y del cine, la presentadora tiene el plan de practicar su deporte favorito, el ciclismo.

“Espero hacer más ejercicio porque la competencia va a estar dura con tanta mujer bonita en Miami”, bromeó Chiquibaby, que está casada desde hace cinco años.

“Una de las grandes razones por la que puedo venir para Miami es por el apoyo de mi esposo”, concluyó.

  Comentarios