Entretenimiento

‘Conducta impropia’, documental sobre represión a homosexuales en Cuba, celebra aniversario en Coral Gables

Néstor Almendros (izq.), Orlando Jiménez Leal (centro) y el editor de Michel Pion durante una sesión de trabajo del documental ‘Conducta impropia’.
Néstor Almendros (izq.), Orlando Jiménez Leal (centro) y el editor de Michel Pion durante una sesión de trabajo del documental ‘Conducta impropia’. O. Jiménez Leal

A los 35 años de su estreno comercial en París una copia restaurada del documental Conducta impropia (1984) dirigido por Néstor Almendros (1930-1992) y Orlando Jiménez Leal, ocupará la pantalla del Coral Gables Art Cinema el domingo 24 de marzo a la 1 p.m.

Conducta impropia recoge los testimonios de un grupo de intelectuales sobre la represión que sufrieron los homosexuales y disidentes en Cuba, y la creación de las UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), aquellos campos de concentración donde tenían que hacer trabajos forzados, a mediados de la década de 1960.

Entre los entrevistados figuran los escritores Reinaldo Arenas, Guillermo Cabrera Infante, Heberto Padilla, José Mario y Armando Valladares.

ReinaldoArenas.jpg
En ‘Conducta impropia’ el escritor Reinaldo Arenas recuerda cuando fue relegado a la categoría de “no persona”. Cortesía Orlando Jiménez Leal

Conducta impropia es una película en contra de la intolerancia, de la injusticia y de la impunidad”, expresó Orlando Jiménez Leal a el Nuevo Herald, tras explicar que la idea de reestrenar el filme surgió de una conversación con el cineasta Eliécer Jiménez Almeida, quien le propuso restaurarlo a partir de un master digital que encontró en su biblioteca.

Sobre la gestación del documental, realizado con cierta dosis de humor, el director de P.M., El Super, La otra Cuba y 8-A, recordó que tuvo su origen en un proyecto de ficción en común con Néstor Almendros (ganador del Oscar 1978 a la Mejor Fotografía por Days of Heaven) acerca de un grupo de bailarines del Ballet Nacional de Cuba que desertó en París. Pero mientras hacían la investigación, los testimonios que filmaron resultaron tan reveladores sobre la realidad cubana, que decidieron desechar la idea de la película sobre los bailarines y dedicarse por completo a Conducta Impropia..

“Filmamos en París, Madrid, Miami, Nueva York y en aquellos lugares donde se encontraban las víctimas”, evocó el cineasta. “Pese a que el proyecto fue rechazado con múltiples excusas por varias compañías de Estados Unidos, pudo realizarse con la Televisión Francesa, gracias al prestigio que Néstor tenía en Francia.

Entre otros pasajes sobresale el testimonio de Reinaldo Arenas sobre su vida en La Habana, donde fue relegado a la categoría de “no persona”, luego de cumplir prisión en El Morro, cuando ya era un escritor conocido en Europa. Arenas fue pieza clave en la selección de los entrevistados.

Heberto Padilla.png
En ‘Conducta impropia’ el escritor Heberto Padilla asevera que la idea de establecer campos de concentración Cuba fue importada desde Bulgaria. Cortesía O. Jiménez Leal

Otra participación relevante es la del poeta José Mario, quien describió un encuentro humillante con un funcionario de la Seguridad del Estado, que le prometió que lo haría “un hombre” en las UMAP. Por su parte, Heberto Padilla asevera que la idea de los campos de concentración fue importada a la Isla desde Bulgaria, tras un viaje de Raúl Castro a ese país.

El poeta Armando Valladares, quien a la postre fue embajador de Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, narra cómo fue golpeado e incomunicado “en celdas tapiadas donde no se veía la luz” durante los 22 años que padeció el presidio político. También relata la historia de Robertico, un niño que llega al presidio del Combinado del Este y termina siendo abusado y golpeado en una celda para adultos.

Durante su intervención, Guillermo Cabrera Infante alude al arresto del escritor Virgilio Piñera “por parecer afeminado”, una experiencia que lo marcó para siempre.

Guillermo Cabrera Infante.png
En ‘Conducta impropial’ el escritor Guillermo Cabrera Infante afirma que el arresto del escritor Virgilio Piñera lo marcó para siempre. Cortesía O. Jiménez Leal

El documental también hace alusión a la época de las depuraciones en las aulas universitarias de aquellos estudiantes que se diferenciaban del resto por sus preferencias sexuales, su forma de vestir y su manera de pensar. De igual forma, intercala imágenes de archivo de los sucesos de la embajada de Perú, ocurridos en 1980, cuando en pocas horas la sede diplomática se vio ocupada por miles de personas desesperadas por escapar de la isla.

El incidente dio lugar al Éxodo del Mariel, a través del cual unos 125,000 cubanos atravesaron el Estrecho de la Florida rumbo a Estados Unidos en busca de libertad. La operación sirvió para que muchos homosexuales abandonaran el país obligados por las autoridades.

En el documental aparecen intervenciones de Fidel Castro donde sostiene que su régimen “nunca ha torturado ni un solo preso político ni ha asesinado a ningún ciudadano”.

Según afirmó Jiménez Leal, el estreno de Conducta impropia ocasionó una gran conmoción entre aquellos que aún creían en “el milagro” de la Revolución Cubana.

“Fue demoledor”, recordó. “Sobre todo para la izquierda boba de Estados Unidos y Europa, que no podía entender como en ese sueño dorado que era Cuba se podían cometer crímenes de esa naturaleza. Es como si hubieran descubierto, de repente, que Robin Hood era Jack el Destripador y que Blancanieves fue en realidad una legendaria prostituta”.

¿No piensas que el documental resulta pasado de moda ahora que en Cuba los gays y los religiosos gozan de ciertas libertades?

“No creo que la denuncia de un crimen pueda pasar de moda”, dijo tajante. “A los judíos ya no se les extermina en las cámaras de gas, ni se les expulsa de ningún país. Pero el estigma está ahí y el germen de la intolerancia siempre acecha. Si el gobierno cubano permite hoy ciertas libertades es precisamente por la critica”.

Arturo Arias-Polo: 305-376-2116, @arturoariaspolo

‘Conducta impropia’. Coral Gables Art Cinema, 260 Aragon Ave. Coral Gables. Domingo 24 de marzo, 1 p.m. Función única. Informes: 786- 385- 9689 y www.gablescinema.com

Arturo Arias-Polo cubre teatro, televisión, música popular y cine, entre otros temas relacionados con la vida cultural de Miami. Es graduado de la Universidad de la Habana.
  Comentarios