Entretenimiento

Reporte preliminar de autopsia complica la situación del actor Pablo Lyle

Video muestra incidente en que supuestamente un actor mexicano de telenovelas golpeó a conductor que murió desupues

Juan Ricardo Hernández, el anciano golpeado el 31 de marzo por el actor mexicano Pablo Lyle, falleció cuatro días después en el Hospital Jackson Memorial.
Up Next
Juan Ricardo Hernández, el anciano golpeado el 31 de marzo por el actor mexicano Pablo Lyle, falleció cuatro días después en el Hospital Jackson Memorial.

La situación de Pablo Lyle se complicó el miércoles con las primeras conclusiones de la autopsia de Juan Gerardo Hernández, quien murió en Miami tras recibir un puñetazo en la cara que le propinó el actor mexicano.

Hernández, de origen cubano, falleció por “complicaciones de una herida contundente en la cabeza (‘complications of blunt head injury’)“, indica el reporte preliminar del Departamento Forense del Condado Miami-Dade. En entrevista con Univision, Darren Caprara, director de operaciones de esa oficina, explicó que el reporte tiene el nombre de “verificación de muerte”, pero no es el certificado de defunción.

Lyle, de 32 años, regresó a Miami este fin de semana para responder a una orden judicial. Tras el incidente, ocurrido el 31 de marzo, Hernández fue ingresado en el hospital Jackson Memorial y el actor tenía cargos por agresión, pero se le había permitido regresar a México.

Sin embargo, las cosas cambiaron el 4 de abril, cuando la familia de Hernández decidió retirarle el respirador artificial, pues el hombre de 63 años jamás recobró el conocimiento.

El actor mexicano Pablo Lyle podría enfrentarse a cargos de asesinato después de ser acusado de la muerte de Juan Ricardo Hernández, a quien el artista habría golpeado en un incidente de tránsito.

En la audiencia del lunes, el juez que lleva el caso de Lyle le ordenó el arresto domiciliario. Esa noche la pasó en la cárcel después de pagar la fianza de $50,000, en la mañana del se le colocó un grillete electrónico y fue llevado a un apartamento alquilado en Brickell.

Desde entonces no se le ha visto, aunque fuentes cercanas a su esposa, la experta en vida saludable Ana Araujo, aseguraron que Lyle está muy afligido, que llora constantemente y que podría estar a las puertas de una depresión.

Los abogados de Lyle acudieron nuevamente a la corte el miércoles en la mañana para pedir que se sellen los datos financieros del actor, lo que fue negado pues ya se habían difundido. Según los documentos que presentaron, Pablo Lyle ganó $27,000 el año pasado, de los cuales $15,000 habrían provenido de su participación en su último proyecto, que fue la película de cine mexicano Mirreyes vs Godínes.

Aunque ha sido identificado como actor de telenovelas, la última vez que Pablo Lyle participó en una producción dramática de televisión fue en el 2017, cuando protagonizó con Renata Notni Mi adorable maldición. De hecho, él fue uno de los primeros actores que se quedó sin el contrato de exclusividad que Televisa le ofrecía a su elenco.

Su próxima aparición ante la corte fue fijada para el 1 de mayo, cuando el juez decidirá qué cargos le imputa. Hasta ahora se ha mantenido la acusación inicial de agresión. Lyle viajaba con su familia en un auto hacia al aeropuerto, tras una visita a Miami para conocer a un sobrino recién nacido, cuando Hernández le golpeó la ventana al chofer (el cuñado del actor) reclamándole una infracción.

En un video del incidente, se puede ver al cubano regresando a su vehículo cuando el artista le propinó un puñetazo en la cara que lo lanzó contra el pavimento. Segundos después, Lyle se subió al auto y se marcharon del lugar. La policía pudo identificarle y detenerle gracias a los datos que proporcionaron testigos.

  Comentarios