Entretenimiento

El salsero cubano Carlos Oliva tiene un nuevo motivo para celebrar

Carlos Oliva tendrá una calle con su nombre en la ciudad de Hialeah.
Carlos Oliva tendrá una calle con su nombre en la ciudad de Hialeah. pportal@elnuevoherald.com

El salsero cubano Carlos Oliva, líder de Los Sobrinos del Juez, siempre encuentra un motivo para celebrar. Sobre todo desde que supo que una calle de Hialeah llevará su nombre a partir del viernes 16 de agosto.

Carlos Oliva Way estará ubicada en la avenida 12 del West de La Ciudad que Progresa, entre las calles 82 y 84.

La resolución fue aprobada tras una votación unánime de los comisionados del Condado Miami-Dade, ante una propuesta del comisionado Esteban L. Bovo Jr., que contó a su vez con el respaldo de la alcaldía de Hialeah.

Entre otros argumentos, el documento destaca la trayectoria del músico y su papel en la gestación del llamado Sonido de Miami, una fusión de los ritmos cubanos con el jazz y otros géneros, que marcó un antes y un después en el panorama musical de la ciudad a nivel internacional hace cuatro décadas.

“Estoy muy contento. Para mí es un orgullo inmenso que me hayan otorgado una calle con mi nombre, especialmente en Hialeah, una ciudad muy cubana donde siempre he sido recibido con mucho cariño por parte del público”, expresó Oliva a el Nuevo Herald. “Ya fui el Rey del Carnaval de Miami, tengo las Llaves de la Ciudad, una estrella en la Calle Ocho y ahora solo me faltaba que bautizaran una calle con mi nombre. Soy un bendecido”.


La idea de que el cantante fuera reconocido con una calle partió del activista cultural Arturo del Monte, quien junto a la directiva del Municipio de Sancti Spíritus en el Exilio y otros residentes del condado, le hicieron llegar la petición a Bovo.

De inmediato, el comisionado puso manos a la obra con el apoyo de Lenna Borjes y el resto de su equipo.

“No creo que exista una familia en Miami que no haya bailado con la música de Carlos Oliva y Los Sobrinos del Juez. Él es parte intrínseca de nuestra historia. Además de su calidad como artista, siempre ha puesto su talento a disposición de causas tan nobles como el Telemaratón de la Liga contra el Cáncer y otras actividades de gran impacto en la comunidad en la que su contribución ha sido fundamental”, destacó el comisionado, luego de enfatizar que “los homenajes hay que darlos en vida”.


Oliva nació en Sancti Spíritus hace 77 años. Sus comienzos en la música se remontan a su adolescencia, cuando integró el trío Los Juglares en su pueblo natal, junto con los hermanos Carlos y Rafael Orizondo. Luego de arribar a Miami, en 1961, y desempeñar múltiples oficios, estableció contacto con el famoso compositor cubano Julio Gutiérrez, quien lo invitó a formar parte de su orquesta en Nueva York.

Con la experiencia adquirida en el conjunto, el músico fundó Los Sobrinos del Juez, que durante 52 años ininterrumpidos vienen divirtiendo a los bailadores con temas tan pegajosos como Vehículo, Los diseñadores, You’ve Lost that Loving Feeling y el super solicitado Pelotero la bola.

En su faceta de productor, el cantante dejó su huella en los primeros trabajos de Miami Sound Machine, Grupo Clouds, Friends y otras agrupaciones que surgieron hace alrededor de 40 años. Sobre el Sonido de Miami reiteró que tuvo su origen a partir de la fusión de la música cubana con los ritmos brasileños y el resto de las corrientes musicales que cohabitaban en la ciudad desde finales de la década de 1970.

“Los Sobrinos del Juez y yo seguimos más activos que nunca. En lo que preparamos Ya son 50, nuestra próxima producción, ya confirmamos una presentación en el Magic City Casino de Miami para el 17 de agosto, al día siguiente de la apertura de mi calle”, anunció Oliva.

La inauguración contará con la asistencia de representantes electos, líderes comunitarios y figuras del sector artístico.

Inauguración de Carlos Oliva Way. Avenida 12 del West de Hialeah, entre las calles 82 y 84. Viernes 16 de agosto 10 a.m.
Arturo Arias-Polo cubre teatro, televisión, música popular y cine, entre otros temas relacionados con la vida cultural de Miami. Es graduado de la Universidad de la Habana.
  Comentarios