Entretenimiento

Danny Pino, un ‘duro total’ que se derrite cuando habla de los frijoles negros de su abuela cubana

Uno sabe que Danny Pino se siente en casa cuando en una entrevista con el Nuevo Herald empieza a mencionar por nombres y apellidos a sus condiscípulos y maestros de Rockway Elementary School y de la secundaria Miami Coral Park, ambas en Westchester.

Nacido y criado en “la provincia norteña de Cuba”, como llama a Miami, el actor cubanoamericano es un rostro familiar en la televisión norteamericana, interpretando a policías y detectives en series como Law & Order: Special Victims Unit y Cold Case. Y ahora es un duro total, un narcotraficante capaz de las atrocidades más tremendas en la serie Mayans M.C., de FX.

Pino, de 45 años, vuelve a la adolescencia cuando recuerda cómo comenzó a interesarse por la actuación en sexto grado el día que su maestra lo invitó a participar en un musical, o cómo se enamoró de quien es hoy su esposa y madre de sus dos hijos, Lily Bernal.

“La vi de lejos y me enamoré. Fue algo instantáneo. Ella es mi corazón, la verdad que cuando uno encuentra a su pareja es difícil no estar con ella”, cuenta Pino, quien por motivos de trabajo se tiene que separar con frecuencia de su familia.

El actor ha logrado combinar sus raíces, las de una familia cubana de Miami de cinco hijos, con las de su esposa, que proviene de una familia colombiana que también vive en el sur de la Florida.

Pino reside hoy en Los Angeles con su esposa e hijos y antes vivió en Nueva York, adonde fue a hacer la maestría en actuación después de terminar la licenciatura en la Universidad Internacional de la Florida.

“En los Angeles hay una panadería buenísima llamada Porto’s, y ahí encuentro mi pastelito y mi papa rellena”, dice el actor, que aun así extraña los pastelitos y las croquetas de Miami, y las fiestas de su familia, al punto que por mucho tiempo uno de sus objetivos más firmes fue reproducir la receta de frijoles negros de su abuela.

“Los aprendí a hacer por nostalgia”, reconoce Pino, que no tiene un especial interés en la cocina. Sin embargo, se tomó el tiempo de seguir las recomendaciones de su mamá: “Ponle un ‘pinchito’ de sal y un ‘poquito’ de lo otro”, bromea sobre lo poco precisa que era la receta.

Hasta que un día su esposa le dijo: “Pegaste con eso”. Por fin logró los frijoles negros de su abuela, y se sintió “orgulloso”, confiesa.

Como actor, Pino ha asumido diferentes retos, entre ellos el de interpretar a Desi Arnaz en Lucy, un biopic sobre la vida de la gran comediante Lucille Ball, y su matrimonio con el entertainer y empresario cubano Arnaz.

De las grabaciones en Nueva Zelanda, Pino recuerda que tuvo que aprender a tocar la tumbadora un poquito y que cantó un par de temas, entre ellos Babalú. También sostuvo un animado debate con el guionista del filme porque “estaba pintando a Desi como el malo”.

“Alguna razón debía haber para que Lucy lo quisiera tanto”, recuerda Pino que le dijo.

El quería darle todas las dimensiones de un personaje complicado, un “hombre con faltas” que como empresario era “muy inteligente y no tenía miedo a probar algo nuevo”, dijo en la entrevista con el Nuevo Herald.


Miguel Galindo, su personaje en Mayans M.C., no es tampoco un narcotraficante tradicional. Su padre, el líder de un cartel de drogas, lo envió a colegios privados en Estados Unidos, y más tarde fue a estudiar en una universidad élite del grupo de las Ivy League.

“Miguel no tiene acento en inglés porque se crió en Estados Unidos. Tampoco tiene el acento típico mexicano, sino neutral”, apunta Pino.

dannypinogalindo.jpg
El actor Danny Pino interpreta al narcotraficante Miguel Galindo en la serie Mayans M.C., de FX. James Minchin/FX

“Es un papel complicado, [Miguel] tiene mucha dualidad, es capaz de atrocidades, pero siente un amor muy profundo por su esposa, su hijo y su mamá”, dice Pino.

El actor también señala un punto en común más allá del nombre con uno de los personajes más complejos del cine, el Michael Corleone que interpretó Al Pacino en El Padrino.


Miguel Galindo está atrapado en su vida de narcotraficante porque su padre le legó la responsabilidad del cartel, pero él aspira a salirse un día del crimen.

“Miguel gobierna el cartel de una manera muy académica”, apunta Pino. “Si a alguien no le gusta el personaje, aun así se le reconoce su humanidad. Todos llevamos dentro un pequeño Miguel Galindo”.

Ya en su segunda temporada, Mayans M.C. fue creada por Kurt Sutter, responsable de la popular Sons of Anarchy.

Las motocicletas y el crimen vuelven a ser protagonistas en Mayans M.C., que transcurre en un pueblo de la frontera entre Estados Unidos y México, que del lado norte se llama Santo Padre y del sur, Santa Madre.

La serie tiene un elenco primordialmente de artistas de origen hispano, entre los que se encuentra Edward James Olmos. Pino atribuye parte de su éxito a la manera en que se abordan temas complejos para los hispanos

“No se puede tener la diversidad primero”, dice el actor. “Creo que la diversidad necesita estar allí, pero debe llevarse a niveles muy altos. Por lo tanto, debemos exigir que nuestras historias sean complejas y complicadas”, concluye el actor.

Mayans M.C. se trasmite los martes, 10 p.m, por FX.

  Comentarios