Música

Cierre espectacular de Mainly Mozart y hermoso recital de Amit Peled

La pianista Marina Radiushina fue la estrella más rutilante de la constelación de artistas en el cierre del Mainly Mozart Festival en el Arsht.
La pianista Marina Radiushina fue la estrella más rutilante de la constelación de artistas en el cierre del Mainly Mozart Festival en el Arsht. el Nuevo Herald

No importa cuánto calor haya en Miami, ya el verano no es un desierto para los melómanos, pues los conciertos y festivales importantes nos han dado un lugar muy competitivo en ese renglón.

Comenté hace poco el Miami Music Festival, que se mantiene con óperas y conciertos hasta el 30 de julio; hoy me toca hablar de la Serie del Community Arts Program (CAP) que se ofrece en la Coral Gables Congregational United Church of Christ (CGCUCC) y del Mainly Mozart Festival, que cerró su 24ta edición con un brillante espectáculo multimedia el domingo 25, en el Arsht Center.

Amit Peled es un virtuoso del cello que nos ha visitado varias veces, y quizá por eso el recinto de la CGCUCC se encontraba lleno a tope, incluso con algunos asistentes que iban por primera vez. El CAP ofrece conciertos de música clásica, jazz y de diferentes géneros, y ya el recinto de esta bella iglesia les viene quedando chico, pues siempre se acaban las entradas.

Peled, quien tocó en el mismo escenario hace dos años, no defraudó al público que lo aclamó en sus dos apasionadas entregas de las Sonatas Opus 38 y Opus 99, de Brahms. El solista se situó en una plataforma particularmente elevada, y quizá por eso y por el apoyo de la tapa del piano a sus espadas, la proyección de su instrumento se hizo especialmente nítida y poderosa, algo que benefició sin duda el protagonismo del cello ante el sólido acompañamiento del piano, a cargo de la sensible Noreen Pelera, con la que acaba de grabar un disco de la colección del CAP. Peled también se ganó aplausos con sus comentarios sobre las obras interpretadas y sobre el cello que toca, que perteneciera al legendario Pablo Casals.

Ante la ovación final los intérpretes regalaron la Canción de los pájaros, una obra de Casals.

Cierre del Mainly Mozart

El Mainly Mozart Festival ha ido ganando en calidad y cantidad a través de los años, y hace cuatro que culmina sus actividades con un espectáculo multimedia en el escenario del Knight Concert Hall del Arsht Center. El del domingo 25 fue con creces el mejor de todos.

La parte musical corrió a cargo de la pianista Marina Radiushina, creadora del evento y directora de la Miami Chamber Music Society, los violinistas Eli Matthews y Stacey Wooley, la violista Chiara Diéguez, el cellista David Alan Harrell y la clarinetista Moran Katz. En la primera parte de la tarde Radiushina y Matthews interpretaron brillantemente las Variaciones sobre un tema original, op. 15, de Wieniawski. Luego Wooley, Diéguez y Harrell en Aubade, de Enescu, tan breve como deliciosa. Y finalmente, en arreglo para piano y cuarteto de cuerdas, el Concierto no 23. de Mozart, donde Radiushina lució su arte, especialmente en su entrega de las cadencias.

La segunda parte de la tarde estuvo dedicada a una creación muy especial, The Jewish Bride, donde se combinaba una hermosa proyección en la pantalla del fondo, poemas en la voz de su creador, el poeta Mitchell Chefitz, danzas coreografiadas por Adriana Pierce, y a cargo de bailarines del Miami City Ballet, y los músicos mencionados. Aquí se unió al grupo la clarinetista Moran Katz, quien brilló al interpretar hermosas melodías judías.

En seis escenas, desde el romance en que se encuentra la pareja, hasta la celebración final después de la ceremonia de la boda, el espectáculo fue reflexionando con los distintos medios: la poesía declamada, la danza, los apuntes visuales y las piezas musicales, sobre aspectos de la vida que a través de la metáfora que significa la boda y la familia como eje del ser humano, abarcaba desde el Big Bang de la creación a los twits de la vida cotidiana.

Chefitz es un poeta mayúsculo, y escuchar sus poemas en su propia voz es un privilegio inolvidable. Las hermosas piezas interpretadas en las escenas pertenecían a compositores de la talla de Shostakovich, Prokofiev, Bloch y otros, con especial atención a las melodías populares de la música Klezmer en arreglo de Katz.

Maravilloso espectáculo concebido y dirigido por la multifacética Radiushina, una verdadera fuerza cultural en nuestra ciudad, que ha logrado conjugar estos talentos para darle al verano de Miami un sólido motivo para la ovación de pie.

El próximo concierto del Community Arts Program Miami Music Festival será el 6 de julio con el cantante y pianista de jazz Tony DeSere. Información y entradas: 305-448-7421, ext.120 y en communityartsprogram.org .

  Comentarios