Música

‘The Consul’ cuando la belleza se impone al horror

Carla Jablonski en el rol de la Secretaria en ‘The Consul’, Menotti.
Carla Jablonski en el rol de la Secretaria en ‘The Consul’, Menotti. FGO

Perseguidos políticos, abusos policiales, gobiernos totalitarios, burocracia absurda, problemas de inmigración, familias separadas… Estos son algunos de los temas que toca The Consul, de Menotti, estrenada por la Florida Grand Opera en el Ziff Ballet and Opera House el sábado 9.

Aunque las circunstancias actuales son distintas, el argumento toca muy de cerca a gran parte del público miamense, donde abundan los refugiados, exiliados y emigrantes. Muy acertada la puesta de Julie Maykowski, que no trata de actualizarla sino que acentúa con la escenografía (David P. Gordon), vestuario (Howard Tsvi Kaplan) e iluminación (Kevin G. Mynatt) una época específica, aunque el país totalitario del que tratan de escapar los personajes hacia Estados Unidos no queda identificado.

A pesar de lo dicho, lo que hace que esta obra, estrenada en 1950, se mantenga vigente, no es su temática sino su bella música, que la noche del estreno fue entregada con maestría por la orquesta bajo la batuta de Andrew Bisantz.

Los cantantes todos también hicieron un trabajo excelente que permitió que la belleza se impusiera al horror. Esa es la magia de la ópera. Kara Shay Thomson, como Magda Sorel, realizó un trabajo encomiable, tanto en lo musical como en lo dramático, seguida muy de cerca por Victoria Livengood en el rol de la Madre. Mención especial para Jason Ferrante, quien como el mago Magadoff tiene a su cargo la única escena humorística que pone un respiro en medio de la tensa acción.

También merece destacarse la labor de Carla Jablonski como la Secretaria y la de Keith Phares como John Sorel. Especial mención para Betsy Díaz y Rebecca Henriques, bellísimas voces, y dos talentos locales que siguen en ascenso.

Las óperas serias suelen tener una atmósfera trágica, pero la distancia en el tiempo nos las hace más tolerables; cuando vemos en escena algo que nos toca de cerca por ser más reciente, el impacto es mucho mayor. Quizá por eso el público, aunque reducido, en comparación con otras puestas operísticas, se puso de pie en su mayoría a ovacionar la obra y, muy especialmente, la conmovedora actuación de Thomson; aunque Livengood, Ferrante y Bisantz también fueron muy merecidamente aclamados en sus saludos individuales.

Repasando todo lo que se ha vivido desde 1950 hasta nuestros días, deprime pensar que no hemos avanzado mucho, y hasta cabe preguntarse, como reza en el libreto: “Cuánto tiempo más tendremos que seguir viendo esto”. Afortunadamente, hay artistas como Menotti y como estos que intervinieron en esta magnífica puesta de la FGO que saben superar el horror con la belleza. No se la pierda. • 

'The Consul', de Menotti, por la Florida Grand Opera, se mantendrá en cartelera hasta el 16 de mayo, en el Arsht Center. 800-741 1010 y www.fgo.org

daniel.dfernandez.fernandez@gmail.com

  Comentarios