Música

Jacob Forever y ‘No más mentiras’: ¿Ahora el sonido de Miami viene de Cuba?

Jacob Forever estrenó el remix de No más mentiras, junto a El Micha y El Uniko.
Jacob Forever estrenó el remix de No más mentiras, junto a El Micha y El Uniko. Cortesía

Se llama Yosdany Jacob Carmenates, pero seguro te suena mejor como Jacob Forever. Hace un par de año tomó el mundo de la música con el tema Hasta que se seque el malecón.

“Si preguntaste, si averiguaste, por mí/ Ahora estoy mejor que nunca/ Es mejor solo que mal acompañao”, decía la letra con un leitmotiv más viejo que el Morro, el despecho. Pero tiene un efecto muy pegajoso, y de momento todo el mundo en Miami estaba repitiendo la frase: “Hasta que se seque el malecón”, que valía para todo. Y se convirtió en un hit, de esos que llenan bolsillos y permiten escoger donde se vive. Una página de Facebook de Jacob Forever dice que vive en La Habana, pero siempre lo vemos por aquí.

La misma tarde del viernes 8 de febrero estaba estrenando en Miami un remix de No más mentiras, que interpreta con otros reguetoneros cubanos, El Micha y el Uniko, quien lanzó el tema original en noviembre, pero solo en audio.

El video se filmó en La Habana, bajo la dirección de Freddy Loons, y tiene el potencial de ser un exitazo. El alma rockera que soy yo no podía dejar de tararearlo.

“Se quitó el corazon y lo botó por el balcón, ahora está pa’ fiesta y pa’ vacilón”, dice el estribillo que canta El Micha, que tiene una voz gruesa, potente, como la de Alexander Delgado, de Gente de Zona, el grupo donde Jacob Forever cantó nueve años antes de irse por su cuenta.

Michael Sierra Miranda, El Micha, tiene la habilidad de improvisar. Es lo que destacan de él los que más lo conocen. Un talento que caracteriza a los grandes soneros, y, por supuesto, a los repentistas del punto guajiro cubano, que es hijo de la música folclórica canaria.

El género urbano, de la manera que lo afrontan los reguetoneros cubanos, siempre tiene ritmo. Y en ese sentido es más potable para todos aquellos que no nacieron después del año 1980, como ellos y su público.

ElMicha.jpg
El Micha, que se distingue por su talento para improvisar, aporta su voz potente a No más mentiras. FRANCO ORIOT Miami

El Micha ha dicho alguna vez: “No sé nada de música y no quiero saber”, así que cualquier intento de validarlo en este escrito con el pedigrí de anteriores intérpretes de la música cubana, pues a él quizás le dé lo mismo. El solo era una jugador de baloncesto del Reparto Eléctrico que se ha convertido en uno de los artistas cubanos más populares, y ya ha grabado un tema, Nos fuimos lejos, con Descemer Bueno y Enrique Iglesias, quien siempre es buen embajador para internacionalizar a cualquier colega.

Uno de los temas de El Micha se titula El barrio me puso aquí, así que no lo oculta, él empezó cantando para su gente. Uno de sus videos en redes sociales lo muestra caminando por el Reparto Eléctrico, un barrio al sur de La Habana de edificios prefabricados que el tiempo ha tratado muy mal. Pero la gente está en la calle y se siente el afecto. El siempre será uno de ellos.

Lo mismo dice el Uniko, que tiene un tema titulado Repartero y qué. Así le dicen a ese estilo de cantar, de componer y de comportarse: música repartera. Y aunque no estoy muy segura de las implicaciones del calificativo, el tono desafiante de la canción del Uniko –conocido por decir las verdades cuando tocan– me indica que se defiende de algo que a la vez asume. Así que como las identidades están definidas, el arte se beneficia porque nada pretende.

A los fans les gustan las canciones de estos exponentes del género urbano, entre otras cosas porque tienen sentido del humor. Un álbum de El Micha se titula Con dinero y pasmao. Que en cubano quiere decir, sin novia. O más bien, sin jeva. Y este tipo de soledad puede ser la peor, porque si uno no tiene dinero y está solo, pues siempre queda esa justificación. No en balde en la calle se decía: “Estoy bruja” para demostrar que estabas sin un quilo, y por lo tanto, feo, feísimo.

En ese sentido, el cubatón se parece a la trova tradicional, que era pícara y todo el tiempo jugaba con el doble sentido. Si no piensen en esos viejitos del Septeto Ignacio Piñeiro, que parecía no mataban ni una mosca pero siempre hablaban de sexo en sus canciones.


Ya sé que me van a decir que el sentido de las letras del reguetón es directo, a veces demasiado, pero No más mentiras es medio romántico, y la chica –la protagonista de la letra– se sobrepone: “Ella no está esta pa maltratar al corazon, dice que ya no se enamora”, cantan Jacob Forever, El Micha y Uniko.

Digan lo que quieran, pero la claridad de la voz de El Micha –igual que la de Alexander Delgado, que más bien es vozarrón (y es un halago)– me recuerda por un rato, y a los lejos, la de Bartolomé Maximiliano Moré, el mayor de todos.

Y antes de que griten “sacrilegio”, es solo una apreciación, impulsada por una iluminación reciente, la mayoría de lo que se oye hoy en Miami –el nuevo sonido de Miami– viene de Cuba. Y aunque también nos pese, viene y va.

Allá ellos, porque Miami está mejor.

Sarah Moreno cubre temas de negocios, entretenimiento y tendencias en el sur de la Florida. Se graduó de la Universidad de La Habana y de Florida International University.


  Comentarios