Música

Al Rey de la Zumba ‘Nadie le quita lo bailao’

Zumba sigue creciendo

Zumba, la compañía de baile y fitness fundada en 2001 en el sur de Florida.
Up Next
Zumba, la compañía de baile y fitness fundada en 2001 en el sur de Florida.

Simpático, hiperactivo y carismático, Alberto ‘Beto’ Pérez, el creador de la Zumba nos recibe en los amplios salones del ‘ZumbaGim’, situado dentro del Gulfstream Park. Con la sencillez que no ha perdido a pesar de su exitazo mundial, el bailarín caleño nos habla de su infancia humilde, sus inicios como coreógrafo en Colombia y su nueva bioserie que trasmite Telemundo Internacional titulada “Nadie me quita lo bailao”.

“En 1999 ya trabajaba con Shakira y en los mejores gimnasios de Bogotá, pero soñaba con algo más. Así que vendí todo y con una maleta llena de sueños y salsa caleña emigré a USA para empezar de cero”, nos dice Beto que al principio tuvo que dormir en la calle.

“Pero ojo no fue debajo de un puente, fue en el parque del Hilton… antes muerto que sencillo”, comenta con humor. “Dormí dos noches bajo las estrellas hasta que me entregaron mi apartamento… porque finalmente esta fabulosa cuidad me abrió las puertas. Todo lo que no pude lograr en Colombia lo hice en tres años en la Capital del Sol’, nos comparte el creador del Zumba, pues fue en nuestro patio donde su método adelgazante y sabrosón que combina sus propias rutinas de fitness, acompañadas de salsa, cumbia, merengue y demás ritmos latinos calientes y efervescentes que -paso a pasito- han contagiado al mundo con la gozadera.

“Cada vez que aterrizo en Miami me siento en mi segunda patria”, asegura Pérez, cuya historia de éxito y superación se narra en la teleserie Nadie me quita lo bailao, desde su origen en Cali como hijo de una madre soltera, hasta su boom internacional.

“Daddy Yankee, Don Omar y Pitbull fueron los primeros en crear temas expresamente dedicados a Zumba, que se ha convertido en una plataforma musical muy poderosa”, afirma Beto quien acaba de hacer la coreografía del último video de Jennifer López.

“Como ella, muchas estrellas se han convertido en fanáticas de la tendencia”, agrega el bailarín muy feliz del éxito de su teleserie, protagonizada por el actor colombiano Julián Román, quien engordó para encarnar a Juan Gabriel en la serie Hasta que te conocí… y ahora con 20 kilos menos se mete en los desenfrenados tennis de Alberto Pérez.

“Había tres finalistas para el papel: el instructor de Zumba George Akram, el actor Karoll Márquez y Julián Román. Cuando lo mencionaron no dudé en escogerlo porque somos amigos, nos parecemos mucho, tenemos el mismo humor… y él es muy profesional. Cuando arrancamos el proyecto bajó 16 kilos, porque en los 80 yo estaba flaquito. El coreógrafo de la serie Richie Sánchez le dio una dieta tremenda. Y la hizo perfecta”, cuenta Pérez, quien conoció a Román cuando estudiaba teatro en Bogotá, y tomaba clases de Zumba.

“Ha sido mi amigo por muchos años y me ayudó a crear el personaje que yo quería en el proyecto, porque es un gran actor. Para las partes de baile complicadas utilizaron dobles, aunque él tampoco es que sea un tronco. Es un bogotano con mucho sabor”, asegura Beto, cuya historia comienza en su niñez y cuenta anécdotas interesantes, como cuando el rector del colegio le pidió a su mamá que le prohibiera bailar. Pero ella sabía que no podía cortarle las alas. Era imposible evitar que dejara de sentir el ritmo y las vibraciones musicales, que lo llevarían a recorrer Cali, ganando premios como el mejor bailarín de salsa, disco y lambada.

“El baile me salvó de la violencia, que en los 80 era tremenda en Colombia… y el amor incondicional de mi madre me impulsó”, recuerda el coreógrafo, quien no tuvo papá ni dinero, pero su madre trabajaba día y noche para sacarlo adelante.

“Esta producción rinde homenaje a las mujeres que luchan sin descanso por sus hijos”, dice el inventor del Zumba, que a los 48 años está en la cumbre de su carrera gracias al imperio de ‘fitness’ que creo en 2001 con sus tocayos y compatriotas Alberto Perlman y Alberto Aghion.

“Abrir el libro de mi vida fue una decisión difícil, pero quería que mi historia se conociera en mi país, uno de los mercados más duros para Zumba. Nadie es profeta en su tierra”, asegura Alberto, quien opina que en vez de estar haciendo novelas de narcotraficantes, matones y mujeres prepago, muchos quieren ver historias de personas que muestran la cara alegre de Colombia.

“Durante mis giras viajaba por el mundo con una grabadora, haciendo un recorrido por mi vida de forma cronológica”, recuerda Pérez, cuya historia de éxito, y su camino a la cima ha tenido una buena dosis de drama, obstáculos y hasta un escándalo que lo llevó a autoexiliarse durante 14 años. Pero en su bioserie por fin cuenta su verdad, sobre lo que ocurrió con Lully Bossa, la actriz colombiana que fue su novia.

“Yo quedé muy ofendido porque me acusaron y me condenaron (de filtrar un video íntimo) sin darme oportunidad de defenderme. Hubo libros, obra de teatro y entrevistas donde salgo crucificado y realmente nadie se tomó el trabajo de preguntarme: ¿qué pasó?”, se cuestiona Alberto, cuya historia tiene un 70 por ciento de su vida real y el resto es ficción, llena de amor, acción suspenso… para darle más sabor al caldo.

“La serie termina con la explosión de Zumba en Estados Unidos y el lanzamiento de mis videos. Pero todavía queda mucho por contar”, asegura Beto, quien ha logrado levantar todo un imperio con el Zumba Fitness LLC, donde sus 8,000 instructores, imparten clases semanales a más de 15 millones de personas en 185 países… pues se calcula que en el mundo hay más estudios ofreciendo clases de Zumba que McDonald’s. Su éxito se debe a que no es un programa de ejercicios rutinario… es un método que le ha cambiado la vida a millones de personas, porque es alegre, divertido y súper ¡guapachoso!... que pronto veremos convertido en un rutilante musical en Broadway.

  Comentarios