Música

‘La Cenicienta’ de Rossini, por la MLO es ovacionada en el South Miami Dade Cultural Center

Elizabeth DiFronzo, Stefanos Koroneos y Gina Galati en una divertida escena de ‘La Cenerentola’, el domingo en el SMDCAC
Elizabeth DiFronzo, Stefanos Koroneos y Gina Galati en una divertida escena de ‘La Cenerentola’, el domingo en el SMDCAC

La nueva puesta de La Cenerentola, de Rossini, basada en el tradicional cuento de ‘La Cenicienta’, por la Miami Lyric Opera (MLO) fue ovacionada de pie en la función de la tarde del domingo en el South Miami Dade Arts Center (SMDAC).

Y es que realmente los cantantes, los músicos y todo el equipo de producción lograron una vez más mucho con muy poco. La mezzosoprano Megan Berti en el rol titular de Angelina dio muestras de agilidad y control, especialmente en las ornamentadas coloraturas del aria final. Berti fue aclamada por la crítica cuando la interpretó recientemente para Opera In the Hights, de Houston.

El tenor mexicano Enrique Guzmán, como su enamorado Don Ramiro, la siguió de cerca en cuanto a las exquisiteces del bel canto. Sin embargo, en lo referente a vis cómica y despliegue del personaje, Gabriel Menéndez, como Dandini, mereció los mayores aplausos. Su caricaturesca entrada, haciéndose pasar por Don Ramiro, resultó antológica y uno de los momentos más divertidos de la tarde.

También un triunfo de comicidad e interpretación musical fue el Don Magnifico de Stefanos Koroneos, talentoso cantante que ya hemos aplaudido en otras producciones de la MLO. Sus intervenciones siempre fueron premiadas con aplausos y carcajadas.

En cambio, las hermanastras Clorinda y Tisbe, encarnadas por Gina Galati y Elizabeth DiFronzo, si bien no estaban exentas de comicidad, pudieron haber sido un tanto más ridículas y exageradas, incluso en el vestuario (Stivanello Costumes coordinado por Pam DeVercelly), que si bien era adecuado, le faltó la chispa de lo grotesco y el mal gusto que acentúa lo humorístico de los personajes. Las cantantes estuvieron bien en sus papeles, aunque pudieron poner un poquito más de exageración y bufonadas.

Mikhail Smigelski, lo hemos dicho anteriormente, posee una voz de bajo digna de roles protagónicos, y aquí estuvo muy bien en su rol menor, pero clave, de Alidoro, especie de hado padrino de Angelina. .

El coro de la MLO, esta vez solo su sección masculina, se lució bajo la dirección de Pablo Hernández, y la orquesta tuvo sus momentos de brillo bajo la batuta del maestro internacional Leo Walz. La dirección artística y general de Raffaele Cardone logró que la puesta, con toda su complejidad, se desenvolviera con gracia y fluidez.

Es asombroso lo que logran las producciones de la MLO con tan pocos recursos; pero es preciso señalar algunos renglones que se deben mejorar. En primer lugar, las luces (de Kristina Villaverde); hubo momentos, en que el cantante, en el proscenio, se encontraba a oscuras, mientras que el fondo estaba iluminado. No hay nada más molesto en el teatro que el que no se le vea el rostro al intérprete, echa a perder cualquier escena o aria. Peor aun que esté en sombras mientras el fondo está iluminado. También escuché en el intermedio que en las primeras filas algunos se quejaron de que no se escuchaba a los cantantes. Yo estaba en la fila H y los oía bien, debe ser un problema acústico, o quizá que las primeras filas están muy pegadas a la orquesta. Esto debe ser tenido en cuenta, ya que en algún momento, incluso en mi fila, yo también experimenté esa deficiencia, aunque generalmente escuchaba correctamente.

A pesar de lo señalado, fue una puesta estupenda, muy por encima de las que suelen brindar compañías similares en prestigiosos escenarios de las Américas y Europa, donde el público paga precios mucho más altos que los que pagamos los melómanos en Miami; otra de las ventajas de vivir en esta ciudad.

La próxima puesta de la MLO será ‘The Gala Opera Concert’, el 9 de noviembre. Información y entradas: 786 573 5300 y South Miami Dade Arts Center, 10950 SW 211 St.: 786 573 5300; Miami Lyric Opera, www.miamilyricopera.org

  Comentarios