Música

‘Don Giovanni’ broche de oro para el cierre del MSMF

Clayton Mathews y Rebecca Henriques como Don Giovanni y Zerlina en ‘Don Giovanni’.
Clayton Mathews y Rebecca Henriques como Don Giovanni y Zerlina en ‘Don Giovanni’. Daniel Fernández

Después de casi 40 funciones, el Miami Summer Music Festival (MSMF), en el que participaron entre músicos y cantantes unos 200 artistas de distintas partes del mundo, cerró con broche de oro con una producción extraordinaria de la ópera Don Giovanni, de Mozart, los días 31 de julio y 2 de agosto.

La gran revelación de la noche del estreno fue Clayton Mathews, que con su poderosa voz de barítono y sus cualidades histriónicas se adueñó como pocos del rol titular. Parecía un cantante de mucha mayor experiencia. Betsy Díaz como Doña Anna, lo siguió de cerca en aplausos del público y gritos de “Brava”, por su conmovedora interpretación y su poderosa voz que puede ser también dulce y aterciopelada. También muy aplaudida fue la Doña Elvira de Allison Lonstein, cuya hermosa voz supo sacarle brillo a su personaje. Sorprendente la Zerlina de Rebecca Henriques con toda la picardía y la exquisitez musical que hace al personaje uno de los favoritos del público.

Aunque mejorable en lo dramático, el Leporello de Jacob Kato estuvo muy bien en lo musical y tuvo momentos excelentes, especialmente en la función de estreno. Punto y aparte para el Don Ottavio de Todd Barnhill, seguro, sentido y con un impecable fiato, especialmente en la temible Il mio tesoro... con la que se llevó al público en gritos de “Bravo”. José Mongelos, aunque menos brillante, también obtuvo sus merecidos aplausos en ese papel en la función del domingo.

Osvaldo Medina hizo de Commendatore las dos ocasiones, y en ambas tuvo sus deslices; pero resultó muy efectivo en la escena final, con su voz en off. La escena de la lucha en la que lo matan, al principio, es prácticamente el único punto flojo de esta puesta. Se debió esmerar la coreografía del forcejeo, y poner la muerte como accidental en la lucha, no a sangre fría, lo que no va con Don Giovanni, que es malvado, pero no un vulgar asesino.

Roberto Lopez-Trigo llevó muy bien su Masetto en las dos funciones, con bellos dúos con Henriques y con Dorothy Gal, cuya Zerlina, aunque menos picante y matizada que la de Henriques, también fue bellamente cantada.

Las más aplaudidas (con toda razón) en el segundo elenco fueron las sopranos Yetzabel Arias y Megan Barrera, como Doña Elvira y Doña Anna, respectivamente. Arias posee una voz de lujo a la que ella sabe sacarle los más variados colores. Su interpretación además le dio un peso especial al personaje, que a veces resulta demasiado risible, aunque no le faltan tampoco los toques cómicos. Barrera, muy joven, tiene todas las cualidades para lograr una brillante carrera y fue muy ovacionada por el público por su entrega de la sufrida doña.

Aplauso especial para las proyecciones de Yuki Izumihara y la escenografía de Yee Eun Nam, que tanto contribuyeron al éxito de la puesta. Sin olvidar la dirección dramática y el ingenioso montaje y concepto del muy aclamado Jeffrey Buchman, que le dio al famoso personaje un perfil de mafioso que lo acerca a la actualidad. También la orquesta, a pesar de ser básicamente de alumnos, se creció ante esta obra maestra gracias a la hábil dirección de Michael Rossi, también director y creador del Festival.

A pesar de las tres horas y media de duración, nadie quería irse al final, ni en la lluviosa noche del viernes ni en la tarde del domingo, porque la buena música crea un ambiente donde todo el mundo se siente alegre, humano y con ganas de compartir y agradecer por la belleza creada. Sin duda este Festival es un proyecto en el que muchos mecenas deberían invertir. • 

MiamiSummerMusicFestival.com.

  Comentarios