Música

Chopin. Obras para chelo y piano

El verano de 1846 fue el último que pasó Chopin en la residencia de George Sand en la villa de Nohant. Allí compuso o terminó el cuerpo central de su obra en un período de siete años. Ese último y maravilloso verano influyó en la producción de las piezas chopinianas más ambiciosas, como la Barcarola, los Nocturnos Op.62a, y, por supuesto, la Sonata para chelo, la última obra que se le publicó en vida. En este registro discográfico, el incomparable dúo del pianista Pascal Amoyel y la chelista Emmanuelle Bertrand nos remontan a esa época en la que Chopin, ya enfermo, estaba dejando, sin saberlo, un indeleble testamento musical.

1846, dernière année à Nohant’. Harmonia Mundi. Número de serie HMC 902199.

  Comentarios