Revista Viernes

Allied, extraños aliados

Brad Pitt en el papel de Max Vatan y Marion Cotillard como Marianne Beausejour en la película ‘Allied’.
Brad Pitt en el papel de Max Vatan y Marion Cotillard como Marianne Beausejour en la película ‘Allied’. Paramount Pictures

Brad Pitt es el agente de inteligencia canadiense que cae del cielo, en paracaídas, en el desierto marroquí. Camino a Casablanca, Max Vatan se pone un anillo de casado, se viste de elegante traje y aparece en un concurrido salón de sociedad donde una mujer voltea el rostro y al verlo se ilumina. Y se ilumina el filme con la estupenda Marion Cotillard en el papel de falsa esposa, y en la “vida real” la guerrillera francesa de la resistencia, Marianne Beauséjour.

Juntos tienen una peligrosa misión que cumplir, y los recién conocidos harán lo posible porque su amor parezca creíble; pronto no necesitarán fingir. Un novelón, escrito por Steven Knight (mejor lo hizo en Locke), ambientado en la Segunda Guerra Mundial, en Casablanca y Londres, es lo nuevo de Robert Zemeckis (Forrest Gump).

El pasaje de Marruecos, con sus calles y ambientes exóticos, y esta pareja de extraños aliados es tal vez lo más seductor de esta vuelta a Casablanca y al cine clásico de espionaje romántico, un amor que deja fruto con bebé naciendo literalmente bajo el bombardeo. Pero el meollo de la historia viene después, cuando estalla la verdadera bomba dramática que se nos ha guardado celosamente. Las cosas en vez de mejorar empeoran, la historia toma unos giros extraños, no aprovecha suficientemente la intriga, con una fiesta alargada y un rocambolesco viaje de Max a Francia. Esta Greta Garbo moderna, Cotillard, tiene mucha fibra emocional al encarnar a la desconocida que sabe tan bien fingir, pero a Pitt le falta fuerza expresiva para intentar hacer creíble al matón enamorado.

Con un extraordinario momento de tensión en su tramo final, el de Marion-Marianne esperando en el auto, mirando hacia una puerta que no acaba de abrirse, el filme cae en picada, como ese avión envuelto en llamas que se desploma en dirección a la casa familiar, hacia una solución decepcionante y un epílogo sobrante.

El filme puede verse en las salas comerciales.

@pilarinayuso

  Comentarios