Revista Viernes

‘Monster Trucks’, desencantada fantasía ochentera

Lucas Till y Jane Levy en una escena de ‘Monster Trucks’ (2016).
Lucas Till y Jane Levy en una escena de ‘Monster Trucks’ (2016). Imagen de cortesía

A esta aventura infantil de ciencia ficción, que tiene de protagonista a un monstruo de tentáculos que se viste de carrocería y se alimenta de gasolina, le falta un camión de atractivo. Lo dirige Chris Wedge (Ice Age), quien ha incursionado mayormente en la animación, y ganó un Oscar por el corto Bunny, y en el guión está Derek Connolly (basado en una historia de tres autores).

El filme, con personajes humanos e imágenes reales y animadas digitalmente (en 3D), se trata de una fantasía ingenua sobre un adolescente, Tripp (Lucas Till), que entabla relación con un monstruo muy particular, una especie de alien camuflado en camión, salido de las profundidades de un pozo de petróleo. Hay inquietud medio ambientalista en esta fábula del monstruo que enseña a los humanos a respetar y aprender de los entes vivientes y la naturaleza. Y hay cierta chispa en estos traviesos bichos (que son varios) metamorfoseados en motores pensantes (tipo Cars), chupando gasolina y saltando a toda velocidad por el cielo sobre terrenos y edificios, mientras sobresale de su espantable cuerpo amorfo de calamar la parte amigable y humana que llevan dentro. Junto a los monstruos hay un buen equipo de actores, Amy Ryan, Rob Lowe, Danny Glover entre otros. Y no hay mucha más gracia, por lo menos para los adultos.

Al filme —muy ochentero— no lo acompaña una narrativa suficientemente seductora, y nos quedamos con el singular par de la criatura no identificada y el chico guapo que construye monster trucks, que llegan a simpatizar ante la incomprensión de los seres “civilizados” que los persiguen, idea que no es original, ya la vimos en un filme que si tenía mucho encanto, E.T.

“Monster Trucks” se exhibe en las salas comerciales.

@pilarinayuso

  Comentarios