Revista Viernes

Abre sus puertas el Festival de Cine de Miami

Imagen de cortesía

La edición 34 del Festival de Cine de Miami, organizado por el Miami-Dade College, ha escogido para inaugurar el evento de este año el drama israelí-estadounidense Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer (2016), dirigido por el dos veces nominado a los Oscar, Joseph Cedar, quien hará su aparición durante la gala de apertura, junto al protagonista de la cinta, el experimentado actor de Hollywood, Richard Gere, este viernes a las 7 p.m., en el legendario Olympia Theater de Downtown Miami. Mientras que, mañana sábado en el mismo horario, tendremos la oportunidad de disfrutar del espectáculo An Evening with Rossy de Palma, un conversatorio con la actriz, cantante, músico y modelo española, chica Almodóvar y musa de Jean Paul Gaultier, protagonista del espectáculo Travelling Lady, dirigido por la colombiana Jessica Mitrani, a cargo también de esta charla, como parte de los eventos de Marquee Series.


Entre los filmes propuestos para nuestro público hispano, llama la atención una comedia, cuyo argumento nos harán reír hasta el cansancio. A Change of Heart (2017), de Kenny Ortega, una cinta producida por Emilio Estefan con la actuación principal de su esposa, Gloria Estefan y el famoso bailarín, modelo y actor cubano William Levy. Hank (interpretado por Jim Belushi), es un padre de familia harto de su vida en la Florida, rodeado del folklor latino. Hasta que un día su hija encuentra a un novio cubano (Levy), por lo que sufre un ataque cardíaco. Después de recibir un trasplante de corazón de un drag queen boricua, su comportamiento no será el mismo. Este simpático filme sobre el amor y la aceptación de la diferencia tendrá su premiere mundial, el 10 de marzo, a las 7:00 p.m., en el Olympia Theater.


La cinta española The Bar (2017), de Álex de la Iglesia, quien abriera el festival del año pasado con el filme musical My Big Night, nos propone esta vez un exquisito thriller de humor negro. Un grupo de clientes regulares, en un establecimiento de Madrid, quedan confinados como rehenes en el interior de un bar por un asesino invisible que mata a uno de ellos. El miedo ante esta situación límite pone de relieve la singularidad del carácter de cada uno de los personajes, llegando a enfrentarse entre sí. Víctimas de la paranoia y del instinto de conservación tratarán de salir vivos de esa encrucijada. El elenco está conformado por reconocidos actores de la pantalla ibérica, frecuentes en la filmografía de De la Iglesia como Mario Casas y Carmen Machi.


En otra vertiente temática sobresalen Afterimage (2016) del desaparecido director polaco Andrzej Wajda y Santa y Andrés (2016) del cubano Carlos Lechuga, en tanto ambas cintas se pronuncian respecto al papel del artista dentro de las sociedades totalitarias. En el primero, Wladyslaw Strzeminski (encarnado por la estrella polaca Boguslaw Linda), educador y pintor iconoclasta, amputado de una de sus piernas, se burla de las convenciones del Realismo Socialista, impuestas por el nuevo régimen (la ideología estalinista en la Polonia de Posguerra), mientras destruyen y queman sus cuadros en los museos. Un fenómeno similar denuncia Lechuga, en su desgarrador drama rural, donde un escritor es vigilado ridículamente por una campesina revolucionaria para evitar que el supuesto disidente interrumpa un evento político, llamando la atención de la prensa extranjera. Con gran énfasis en los diálogos, una progresión dramática que alcanza un clímax emotivo y las sólidas interpretaciones de Eduardo Martínez y Lola Amores, la película es una invitación a la catársis, al mismo tiempo que una reflexión vívida de los momentos que todavía agitan a la isla Caribeña.

El personaje de Andrés en la cinta de Lechuga, es otro eco del Diego culto y homosexual de Fresa y Chocolate (1994), obligado a salir del país por sus problemas ideológicos, homenajeado también, coincidentemente, en Últimos días en La Habana (2016), octavo largometraje de ficción de Fernando Pérez, que compite en las secciones Ibero-American Film y Knight Competition, respectivamente. Otros filmes que no podemos dejar de ver en el festival son Frantz (2016), coproducción franco-germana en blanco y negro, dirigida por Françoise Ozon. En una pequeña ciudad alemana después de la I Guerra Mundial, Anna va cada día al cementerio a lamentar la pérdida de su novio Frantz. Un día se encuentra con Adrien, un joven francés, que ha ido a depositar flores en la misma tumba, cuya presencia encenderá pasiones encontradas.

Por último, recomendamos especialmente, It’s Only the End of the World (2016) del genio quebequense Xavier Dolan, preseleccionado para los Oscar y ganador del Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Cannes 2016. La historia nos acerca a una reunión familiar después de más de una década, en la que un dramaturgo regresa a su ciudad natal para informar a sus seres queridos de su muerte inminente. No perdamos de vista que se trata de uno de los elencos más potentes, la crème de la crème del cine francés: Marion Cotillard, Vincent Cassel, Léa Seydoux, y Nathalie Baye, entre otros; para contar una historia de tristeza, rabia y de amor incondicional.

Rubens Riol es historiador del arte y crítico de cine. Twitter @Rubens_Riol

  Comentarios