Revista Viernes

Sofía Vergara emprende fuga en pareja

Sofía Vergara y Reese Witherspoon tienen una química explosiva en la comedia ‘Hot Pursuit’.
Sofía Vergara y Reese Witherspoon tienen una química explosiva en la comedia ‘Hot Pursuit’. Sam Emerson

Nueva Orleans es la ciudad del jazz, los bares que nunca duermen y el arroz jambalaya. Para Sofía Vergara es, sin embargo, un lugar muy parecido a Barranquilla, en el que la cercanía de los bayous y el río Mississippi le recuerdan su ciudad natal. Allí estuvo Vergara dos meses en el verano filmando con Reese Whiterspoon la comedia Hot Pursuit, que ambas no solo protagonizan sino de la que además son productoras ejecutivas.

“Nueva Orleans es una de mis ciudades favoritas y Reese nació allí”, dijo Vergara en entrevista con el Nuevo Herald en una intensa campaña promocional emprendida por las dos para dar a conocer su filme, y en la que la actriz colombiana ha estado fundamentalmente encargada de atender a los medios en español. “La humedad de Nueva Orleans me recuerda Barranquilla”, apunta Vergara, añadiendo que la música, la comida y “la gente superdivertida” también fueron un estímulo para que se sintiera muy bien durante la filmación.

Whiterspoon, una de las actrices mejor pagadas de Hollywood, estaba viendo Modern Family (ABC), la serie de televisión que ha lanzado la carrera de Vergara en el mercado en inglés y la ha convertido en la actriz mejor pagada de este medio. Dos mujeres poderosas, pero de diferentes culturas sin duda resultarían una pareja divertida en el cine y eso era justamente lo que quería hacer Whiterspoon, que ha reinado tradicionalmente en ese campo con comedias como Legally Blonde y Sweet Home Alabama.

Desde la primera reunión en Los Angeles para estudiar el guion se notó la química que han conseguido en pantalla, Vergara como una mujer que testificará contra narcotraficantes y Whiterspoon como la agente de policía encargada de protegerla.

“Estuvimos en un bus durante cuatro días... con bastante calor”, recuerda Vergara, apuntando que hicieron todo lo que ocurre cuando alguien está en fuga: “corrimos, saltamos, nos escondimos”. Y esas correrías son la esencia de la diversión para cualquiera que haya visto el tráiler de Hot Pursuit, que se estrena en Estados Unidos el viernes 8.

También se suman a la acción, bromas con la pequeña estatura de Whiterspoon y la edad de Vergara, de 42 años. Así en una de las escenas del filme que recuerda a muchas de Modern Family, un presentador de televisión dice que una de las fugitivas tiene “45 años”, lo que genera protestas de Vergara en español. Este detalle tiene como trasfondo una crítica a la industria del cine y la televisión, que en su culto a la juventud no deja de sorprenderse con el éxito rutilante de una actriz como Vergara, que desafía más de un estereotipo.

En cuanto a lo mejor de ese éxito, que se ha traducido en grandes ganancias no solo derivadas de su trabajo en el cine y en la televisión sino en comerciales y negocios propios, Vergara comenta en su estilo desenfadado: “Lo rico es que tengo plata para hacer lo que me da la gana. Se levanta uno sin la preocupación de cómo va a pagar los billes. Me encanta viajar, darle lujos a mi familia y hacer fiestas para invitar a todos. Soy bastante gastadora, pero trabajo mucho”.

La familia es también la que la mantiene con los pies en la tierra. “Las raíces son importantes. Tengo una familia grande y buena, y esta nunca lo deja de ver a uno igual”, dice Vergara, que desde que consiguió triunfar en la televisión en español siempre ha sido conocida por su don de gente.

“Tengo a mis primas y a mi mamá para que me critiquen”, añade la actriz, a quienes sus allegados conocen como “Toti”. “Ellas me dicen: ‘te ves horrible’ o ‘no hagas eso’, y es lindo que a uno lo traten como siempre”.

Esa experiencia de más de 20 años en el medio artístico ha dejado a Vergara muy preparada para defender sus intereses, incluyendo los monetarios.

“Tuve mucha responsabilidad desde jovencita”, dice la actriz, que se casó con el padre de su hijo Manolo cuando era casi una adolescente y, al divorciarse, fue la principal proveedora del hogar. “La prioridad como jefa de familia es darle todos los gustos. Nunca pensé que iba a trabajar en el mundo del entretenimiento, pero tomé la oportunidad y me encanta. Gracias al éxito de Modern Family he podido crear una marca”.

Una de las ventajas de esa marca es que le permite trabajar incluso con Manolo, como se ve en un comercial que se transmite ahora en varios canales. “Criar a un hijo siempre es difícil, si uno quiere ser buena madre. Tuve la suerte de que él fue superbién portado. Eso me ayudó para tener tiempo para hacer otras cosas”, reconoce como cualquier madre que se divide entre la familia y la profesión.

“Tenía que saber delegar. Conté con mi mamá, mi familia y una buena nanny. Es importante demostrar a los hijos que uno está involucrada en su vida”, señala, a la vez que no se ve aún como abuela porque “Manolo solo tiene 23 años y ya no se usa ser padres tan jóvenes”.

Por ahora, la actriz disfruta del protagónico en Hot Pursuit y de su compromiso con el actor Joe Manganiello. • 

  Comentarios