Revista Viernes

Aly Sánchez: actriz multifacética

Lucy, el personaje que interpreta Aly Sánchez en la obra Oficialmente gay, en el Teatro Trail, viene a ser algo así como el último reducto contra la doble la moral y la prostitución del carácter en Cuba. Una representación de las opciones que enfrentan los cubanos para subsistir, en medio de una sociedad carcomida por la corrupción y las carencias.

La obra es una comedia, pero también una versión del humorista cubano Alexis Valdés de adónde ha ido a parar la historia de Cuba en los últimos 50 años.

“Cuando me dijeron que estaba en esta obra, supe que sería un éxito, como casi todo lo que hace Alexis”, dice la joven actriz cubana, que ha hecho su carrera como humorista en los canales locales de televisión en español.

“Es un personaje riquísimo, que me ha sorprendido”, agrega. “Creo que hay muchas Lucy en Cuba. Lo que plantea la obra no puede ser más real, es lo que se vive a diario”.

Entonces estas reflexiones la llevan a recordar lo que ocurría con su padre, que era director de una escuela secundaria en Banao, un pueblo rural cercano a las montañas del Escambray. “El tenía un amigo que dirigía el almacén de la escuela. Cuando mis padres se separaron, este amigo seguía dándole a mi madre lo que podía sacar de la escuela. Nosotros teníamos miedo de que nos descubrieran, pero al final lo aceptábamos, porque era una necesidad”.

“Mi personaje tiene un poquitico de esas vivencias. Lucy es esa mujer que vive en la casa, sin salir a la calle a buscar, a inventar, a resolver, como dicen los cubanos. Ella está esperando que el esposo llegue y ponga todo lo que necesita encima de la mesa. Lucy es también la hija de un coronel del ejército, un tipo que vive con la doble filosofía de que aquello es verde y rojo; rojo por el carnet del Partido Comunista que lleva en el bolsillo izquierdo, y verde por los dólares que guarda en el bolsillo derecho”.

Sánchez ha interpretado otros personajes que viven la realidad cubana, como en Chamaco, una obra que toca el tema de los gays en la isla. En los escenarios de Miami ha participado en las representaciones Las Habaneras de Hoyo Colorado y Una arriba, una abajo y otra al centro.

Como humorista ha creado casi todos sus personajes para los espacios de las 9 p.m. en América Tevé, inspirados también en experiencias reales. Actualmente en TN3 interpreta a Migdalia Rondón, una cubana que intenta cantar en inglés y en español, autosuficiente, sin idea de lo que tiene y lo que no tiene que hacer, tanto en escena, como en el vestuario, el peinado y el maquillaje. En cada presentación tienen que sacarla casi a la fuerza del estudio, y tirarle la puerta en las narices. Cree que está en lo más alto de su carrera, pero sin noción de dónde queda arriba y dónde queda abajo.

“En mi carrera he conocido muchas personas así, que aspiraban a ser una estrella, sin la menor idea de por dónde comenzar ni qué hacer, pero que se creen que se lo saben todo”, comenta.

Otros personajes creados por ella son Ordenia y Obdececio, que interpreta José Coll. Una mujer mandona, que viste de overall, y que no le da tregua al esposo. El primero de todos fue Aly, la bloguera de Banao, en el que narraba recuerdos de su niñez y su juventud en su pueblo natal, un lugar con historias insólitas e increíbles, pero casi todas verdaderas.

En televisión ha interpretado personajes dramáticos en Alma indomable, Necesito una amiga y La flor de Hialeah. En Teikirisi ha demostrado que pudiera dedicarse a conducir espacios de entretenimiento. Aunque se siente más cómoda en este medio, no sabe si la television en español de Miami le permita desarrollar una carrera por mucho tiempo.

“He tenido suerte. Conozco excelentes actrices cubanas con carreras muy sólidas, que no han tenido la oportunidad que he encontrado en América Tevé”, reconoce.

Es graduada del Instituto Superior de Arte de La Habana, pero para asegurar su futuro quisiera estudiar alguna carrera relacionada con el periodismo, las artes o los medios de comunicación.

“Cuando mi niña esté más grande [ahora tiene dos años] espero tener tiempo para estudiar algo que me permita seguir trabajando en televisión. Me encantaría ser presentadora de noticias”, comenta.

Mientras tanto su día a día sigue siendo levantarse tremprano, una carrera matutina por su vecindario, y ejercicios en su casa, que van por su cuenta porque no visita mucho el gimnasio. Se alimenta sano sin dejar de comer comida cubana, y duerme bastante, a veces más de ocho horas.

“M i mamá y mi esposo me ayudan mucho. El le da el almuerzo a la niña, yo la llevo a la nana y y de ahí sigo para el canal”, cuenta.

Ahora eres bonita, pero de aquí a unos años ¿cómo te ves?

“Quiero prepararme para cuando los párpados ya se estén cayendo y tenga que venir otra muchacha de veintitantos años. Me gustaría ser presentadora de un programa como el de Cristina Saralegui. Siempre trataré de trabajar en algo que tenga que ver con la television”. • 

Ali Sánchez en ‘Oficialmente gay’, viernes y sábados, 8 p.m.; domingos, 5 p.m., Teatro Trail, 3715 SW 8 St., Coral Gables, 1-888-583-2876.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios