Televisión

Telenovelas favoritas, buenas y peores

David Zepeda y Marjorie de Sousa, protagonistas de ‘Hasta el fin del mundo’.
David Zepeda y Marjorie de Sousa, protagonistas de ‘Hasta el fin del mundo’. TELEVISA

Este año han sobresalido pocas telenovelas, pero en cambio han brillado varias miniseries, que nos han tenido pegados a la pantallita.

Mejores teleseries: El Chivo, En la boca del lobo, Infames, La viuda negra, Metástasis y El Mariachi.

Mejores telenovelas: La Malquerida y El Señor de los Cielos 2.

El Narcogalán más guapetón: Rafael Amaya.

Mejor telecomedia: Qué pobres tan ricos.

Los telesoporíferos: Por siempre mi amor y Camelia la Texana.

Mejor telerrefrito: En otra piel.

TVenigmas: Reina de corazones y Dos Lunas.

Mejor actriz: Victoria Ruffo, como Cristina en La Malquerida.

Galán revelación: Iván Arana (El Mariachi y El Chivo).

Mejor actor: Christian Meier, quien se ha lucido en La Malquerida, pues empieza siendo el galán bueno, bonito y bonachón, pero se va transformando en un gañán, Don Juan y asesino, que se la pasa gritando con acento: “Laura Bozzico”.

Peor protagonista: El tubo del table dance, que se puso de moda en las novelas familiares y varias actrices se transformaron en teiboleras, infartando a los televidentes con sus eróticos bailes en el tubo.

Mejores besotes: Los de Christian Meier y Ariadne Díaz en La Malquerida, cuando Acacia se cuelga del pescuezo de su calenturiento padrastro, que se derrite con los frecuentes apretones de su pegajosa hijastra.

La Mal-Parada: Cristina, quien quedó medio coja, cuando Acacia, su hijita de 28 añitos, la atropelló aprendiendo a manejar.

Villanas más sexy: Aylín Mujica (Los Miserables), Catherine Siachoque (Reina de corazones) y Mariana Seoane (Hasta el fin del mundo), quienes se han esmerado en sus escenas “calientes”.

La Malvestida: Ariadne Díaz, quien fue criticada porque sale vestida igualita a las chicas del prostíbulo y se supone que Acacia es una niña decente.

Los Pinochos: Sebastián Rulli y Angelique Boyer, que se pasaron un año negando su relación amorosa, pero al final soltaron la bomba y hasta piensan casarse.

El Torito: José Alberto Castro, el ex marinovio de la Boyer, que puso en su Twitter la foto de un toro con enooormes cuernos. La imagen fue borrada al instante, pero ya la habían copiado 70 millones de chismosos pensando que era una selfie.

Mejor actor ultratúmbico: David Chocarro, que aunque no cree en espíritus chocarreros, En otra piel se destacó interpretando al amante de dos fantasmas.

Galanes más sexy: Aarón Díaz, Sebastián Rulli y Christian Meier.

La peor peinada: Zuria Vega, en Qué pobres tan ricos, parecía que el pelo se lo hubiera cortado un burro a mordiscos.

La telemasacre: Señora Acero, donde acribillaron a la mitad del elenco y hasta mataron al galán.

El villano más cómico: Pedro Moreno (Cosita linda).

El villano más sexy: Jorge Luis Pila, quien se lució como un gigoló, con talento sobrenatural para seducir a viejas forradas en billetes.

La Teletubi: Mi corazón es tuyo, una telenovela para adultos, que se convirtió en un fenómeno de audiencia infantil. Incluso los padres pidieron que cortaran las escenas eróticas en el tubo, pero es difícil, pues la protagonista es una niñera-teibolera.

Revelaciones infantiles: Manuel y Pablo Alanis, los traviesos gemelos Alex y Guille de Mi corazón es tuyo.

Mejores bandas sonoras: Enrique Iglesias con El Perdedor y Bailando (Lo que la vida me robó y Reina de corazones). Y Camila con el tema Perdón (La Malquerida).

Crónica de una muerte anunciada: La de Pablo Montero, a quien le advirtieron que si volvía a retrasar las grabaciones, lo corrían. Y lo cumplieron. “Montero llegaba tarde; sin aprenderse sus diálogos o se presentaba dando tropezones”, comentaban sus compañeros cansados de las “borrancheras” del Charrito sexy.

El terror de las esposas: Marjorie de Sousa.

El marido oprimido: Pedro Fernández, quien según dicen renunció al culebrón Hasta el fin del mundo, porque estaba seco con los celos de su esposa. Lo reemplazó David Zepeda y así Rebeca dejó de sufrir por los besos que su marido le estampaba a la escultural venezolana. Pedrito siguió promocionando su disco y Marjorie quedó feliz de cambiar al flaco ranchero por un fornido galán.

Los insaciables: Mariana Seoane y Julián Gil, pues en sus papeles de Silvana y Patricio, no paran de rechinar el catre.

La peor suegra: Carmen Salinas, de Mi corazón es tuyo, donde encarna a una octogenaria, coqueta e insoportable que goza pellizcándole el trasero al mayordomo.

El tema más cansón: Hasta el fin del muuundo, que cantaba Pedrito 70 veces por capítulo, pero que afortunadamente no llegó ni hasta el final del culebrón.

El chaca-chaca más censurado: El de Sebastián Rulli y Angelique Boyer, pues en Lo que la vida me robó, “frotagonizaron” escenas tan atrevidas y eróticas, que tuvieron que cortarlas –porno– decir más.

El refrigerador: Sofía Ripoll (Hasta el fin del mundo), ya que su novio Patricio asegura que es tan fría que solo le falta el bombillito para ser un refrigerador.

Peores peleas: Maite Perroni vs. Laura Zapata, que andaban como perro y gato en la novela La Gata… Y Mariana Seoane vs. Marjorie de Sousa en Hasta el fin del mundo, donde las divas se pelearon por los trapitos, pues dizque a una la visten de Dior y la otra de Pior. • 

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios