Elecciones

Shalala gana la nominación demócrata para el escaño en el Congreso de Ros-Lehtinen

Donna Shalala habla a sus seguidores en Ball & Chain, en La Pequeña Habana, el 28 de agosto de 2018.
Donna Shalala habla a sus seguidores en Ball & Chain, en La Pequeña Habana, el 28 de agosto de 2018. jiglesias@elnuevoherald.com

La ex presidenta de la Universidad de Miami, Donna Shalala, ganó el martes las primarias para representar en noviembre al Partido Demócrata en la elección del distrito 27 de la Cámara de Representantes, considerado como uno de los escaños más vulnerables del Partido Republicano.

Shalala, quien deberá medirse en noviembre con la republicana María Elvira Salazar para el escaño ocupado por la saliente Ileana Ros-Lehtinen, se alzó como ganadora de la contienda con el 31.89 por ciento de los votos, superando a su más cercano rival, el legislador estatal David Richardson, quien obtuvo el 27.45 por ciento, cuando solo faltaba por contar poco más del 3 por ciento de los votos.

El escaño de la Cámara de Representantes ha sido ocupado desde hace casi tres décadas por Ros-Lehtinen, congresista republicana que despierta gran simpatía en un distrito ocupado principalmente por una comunidad cubanoamericana con inclinación conservadora.

Pero el distrito ha estado cambiando con el paso del tiempo y dirigentes del Partido Demócrata creen que los electores allí podrían inclinarse este año a su favor.

Según ellos, algo de esto pudo verse en los comicios del 2016, donde los votos a favor de Hillary Clinton superaron a los de Donald Trump en ese distrito por cerca de 20 puntos porcentuales, aún cuando los electores también reeligieron a Ros-Lehtinen.

La decisión de Ros-Lehtinen de pasar a retiro convirtió al Distrito 27 en una de las arenas electorales del estado más disputadas este año, con nueve candidatos compitiendo por conseguir la nominación republicana y cinco haciendo lo mismo por el partido Demócrata.


Por el lado demócrata, era Shalala, de 77 años, la más conocida dentro del distrito, tras aparecer con cierta frecuencia ante los medios de comunicación cuando ocupó el puesto como presidente de la Universidad de Miami.

No obstante, su ventaja sobre Richardson había comenzado a disminuir en los últimos días de la campaña, después el liderazgo de 12 puntos porcentuales que alcanzó en junio.

Shalala, quien en el pasado también se desempeñó como presidente de la Universidad de Wisconsin, es vista como una cercana aliada de los Clinton, pero la candidata hasta ahora ha realizado una campaña sin la presencia de los pesos pesados del Partido Demócrata, concentrándose en resaltar su grado de preparación para el escaño.

Al ser consultada en una entrevista sobre las razones que la llevó a iniciar un nuevo reto cuando ya se encontraba cerca del final de lo que ha sido una ilustre carrera, la candidata respondió que su deseo de servir al público no había terminado.

Durante la contienda electoral Shalala fue duramente criticada por sus contendores, algunos de los cuales resaltaron que estaba demasiado comprometida con el estatus quo en Washington.

Matt Haggman, un ex reportero del Miami Herald y director del and Knight Foundation que también estaba compitiendo por la nominación, mostró preocupación respecto a la edad de su rival.

“Donna Shalala ya tuvo su oportunidad”, decía Haggman en un anuncio pagado de televisión. “Es hora de un nuevo día”.

  Comentarios