Elecciones

Shalala gana el escaño más emblemático de Miami en reñidas elecciones al Congreso

La demócrata Donna Shalala ganó el martes la elección por el Distrito 27 de Florida —escaño al Congreso de la saliente Ileana Ros-Lehtinen— en unos comicios vistos como un referendo sobre la gestión a mitad de período del presidente Donald Trump.

Shalala se impuso en la contienda con una relación de 52 por ciento sobre María Elvira Salazar, quien obtuvo el 46 por ciento de los votos, con el 82 por ciento de las boletas escrutadas.

La candidata independiente Mayra Joli obtuvo solo una votación cercana al 2.50 por ciento.

Al celebrar su victoria, Shalala envió un mensaje de unidad y dijo que lucharía en Washington contra el ambiente de odio y antiinmigrante que ha estado rodeando a la administración de Trump.

“Señor Presidente, así no. Esté preparado, aquí venimos”, dijo Shalala ante un salón repleto de seguidores. “La infección que nos ha estado afectando a todos nosotros, el odio, es simplemente anti-americano (…) Espero que podamos volver a unir a este país”.

Shalala también alabó la campaña de Salazar y la de la independiente Joli, resaltando que es un gran logro que mujeres hayan optado por incorporarse en la arena política y prometió trabajar en todas las comunidades que habitan en el Sur de Florida.

Asimismo, la congresita electa insistió en la necesidad de que las autoridades estadounidenses dejen de tratar a los inmigrantes como una amenaza. “Esta es una comunidad de inmigrantes, todos nosotros venimos de alguna parte, y eso es lo que debemos recordar de ahora en adelante”.

Salazar, por su parte, admitió su derrota ante unos 150 seguidores congregados en un salón del Hilton Miami Blue Lagoon.

“Nosotros llevamos una campaña maravillosa. Los resultados no fueron lo que nosotros esperábamos pero gracias a Dios vivimos en un país donde podemos votar sin miedo”, expresó la candidata.

0120ELECTIONNIGHTMARIASALAZAR110618 (2)
María Elvira Salazar concede la victoria a la demócrata Donna Shalala. AL DIAZ adiaz@miamiherald.com

Las elecciones del martes estaban siendo descritas como un veredicto de los electores sobre el gobierno de Trump, cuyo partido venía ejerciendo el control sobre ambas cámaras del Congreso.

La polarización de la política estadounidense, con los adversarios y los seguidores del gobernante encontrando poco terreno en común sobre la dirección del país, parece haber ejercido gran influencia sobre los electores de Miami Dade, quienes acudieron masivamente a las urnas.

La participación de los electores superó el 55 por ciento, lo que constituye un récord para el condado en una elección de medio mandato. En las elecciones de este tipo realizadas en el 2014, la participación total sumó solo un 41 por ciento.

La contienda electoral por el distrito 27 de Florida se convirtió en una de las más monitoreadas en el estado, luego que Salazar comenzara a mostrar un elevado nivel de popularidad que ponía en dudas los pronósticos iniciales de que Shalala tenía el triunfo virtualmente asegurado.

Según las últimas encuestas, Shalala mantenía una ventaja de apenas unos cinco puntos porcentuales, muy por debajo del margen de 19 puntos porcentuales con el que el presidente Trump perdió frente a su rival Hillary Clinton en las elecciones presidenciales del 2016.

En encuestas previas divulgadas por la campaña de Salazar, la candidata republicana aparecía en la delantera con dos puntos porcentuales.

El distrito, que incluye la ciudad de Miami, había sido declarado meses atrás por analistas como uno de los escaños más vulnerables del partido Republicano.

Shalala, de 77 años, una ex secretaria de Salud del presidente Bill Clinton y ex presidenta de la Universidad de Miami (UM), ciertamente es una de los demócratas de más alta visibilidad en el estado. La candidata también demostró ser una mujer de vasta experiencia y alta preparación administrativa.

En el encuentro que sostuvo con la junta editorial del Miami Herald, Shalala demostró contar con un claro dominio sobre los problemas del sistema de salud de Estados Unidos, y aportó abundante propuestas sobre como resolver algunos de los principales problemas que afectan a la comunidad.

También es una figura muy conocida en Miami.

Cuando estuvo al timón de UM, ella elevó los estándares académicos y recaudó miles de millones de dólares para la institución mientras elevaba el perfil nacional de la casa de estudios.

Pero Salazar, de 57 años y una afamada periodista de la televisión hispana, demostró ser una contendora formidable, dentro de un distrito conformado en un 70 por ciento por hispanos.

Una de sus principales ventajas sobre Shalala, es la facilidad con que puede comunicarse en español con el electorado de habla hispana y proyectarse como una nativa del Sur de Florida.

“Yo soy un producto de Miami, y sé cuáles son los temas y los problemas que enfrentamos y los problemas que han enfrentado en los países [latinoamericanos] de origen, porque yo he vivido en esos países también”, dijo Salazar octubre durante su visita a la Junta Editorial del Miami Herald y el Nuevo Herald.

Esa conexión entre Salazar y la población hispana del sur de Florida podía verse en la fiesta organizada por la campaña de la candidata.

Entre los presentes se encontraba Miriam Casco, 55, quien dijo que no votó por ella, solo porque aún no es una ciudadana americana.

“Yo vine aquí esta noche para mostrar mi respaldo a favor de María porque es importante tener alguien como ella —una mujer hispana— en una posición de poder que nos pueda representar al resto de nosotros”, dijo Casco.

Salazar contaba con el respaldo de los tres republicanos de Miami-Dade miembros del Congreso, incluyendo a Ros-Lehtinen y el senador federal Marco Rubio, mientras que Shalala tenía el respaldo de la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El escaño, que la republicana Ros-Lehtinen ocupó por tres décadas, se ha estado inclinando a favor de los demócratas con el correr del tiempo

Siga a Antonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM

  Comentarios