Elecciones

Beckham se anota un gol: los votantes de Miami dan luz verde al estadio

Los votantes de la ciudad de Miami dieron luz verde el martes al proyecto del Miami Freedom Park, impulsado por el ex futbolista David Beckham y el empresario local Jorge Mas Santos.

Este incluirá la construcción de un estadio de fútbol con 25,000 asientos, un complejo de oficinas, tiendas y un hotel de 750 habitaciones en el Melreese Country Club, el campo de golf ubicado en terrenos de la Ciudad, en la Avenida 37 y la Calle 14 del noroeste.

También se urbanizará un parque público de 58 acres que será administrado por la Ciudad de Miami.

El Referendo #1 con la enmienda 378 en la boleta electoral consultó a los votantes si autorizaban a la ciudad de Miami a negociar y ejecutar, sin llevarlo a licitación, un contrato de arrendamiento por un término de 99 años con Miami Freedom Park LLC.

El grupo de Beckham y Mas Santos invertirá $1,000 millones en transformar el campo de golf en un estadio para un equipo de la Liga profesional de Fútbol (MLS) y en el resto del complejo comercial y hotelero.

El proyecto no implicaría ningún desembolso de recursos ni dinero de la Ciudad, ni tampoco representaría una carga fiscal para los contribuyentes.

Al contrario, según lo prometido por el grupo de Beckham y Mas Santos, representaría $5.8 millones en ingresos fiscales anuales para la Ciudad, $11 millones para el Condado, $23 millones para el estado de Florida y $3.8 millones para la Junta Escolar.

También se crearían 11,000 empleos en los próximos tres años.

Ariel Hurtado, un residente de 47 años, fue uno de los que votó a favor del estadio.

“El fútbol va a traer dinero. Además, es mi deporte favorito y voy a ir al estadio a verlo como espectador”, dijo Hurtado, cuyo hijo integra el equipo juvenil Kendall Soccer Coalition.

Otro partidario del estadio destacó que este contribuirá a la consolidación de Miami como una gran urbe.

“Además de los aportes deportivos y las fuentes de trabajo que generará el llamado Estadio de Beckham, será también un paso más, y sólido, en la valoración de Miami cómo ciudad moderna y de proyección internacional”, dijo Luis de la Paz.

Por otra parte, quienes se oponen al proyecto consideran que se utiliza la excusa del estadio para construir un complejo comercial y hotelero.

estadiofans.jpg
Más de 500 personas esperan la llegada del ex futbolista David Beckham y el anuncio de que los votantes aprobaron la enmienda para dar luz verde al proyecto del estadio en la entrada de Douglas Road en Coral Gables. McPherson, Jordan Miami Herald

Muchos detractores conservan el mal sabor del acuerdo sobre el estadio de los Marlins en el 2009, en el que el Condado y la Ciudad de Miami desembolsaron $490 millones. El antiguo dueño del equipo, Jeffrey Loria, lo vendió junto con el estadio por $1,200 millones, sin compartir las ganancias con el Condado.

Otros mencionan la congestión de tráfico que pudiera traer esta parte de la ciudad, cuyas vías se atiborran en muchas ocasiones por la cercanía al Aeropuerto Internacional de Miami.

De la Paz no considera que el acceso al estadio se va a convertir en un obstáculo dificil de salvar para quienes asistan a los partidos.

“Muchas de las infraestructuras necesarias ya están establecidas: aeropuerto, metrorail, Tri-condal, Amtrack, autobuses metropolitanos y de largas distancia como la Greyhound, de manera que el transporte para los fanáticos no será un problema, sino un estímulo más para asistir a los partidos de fútbol o visitar los alrededores”, precisó.

Para que el proyecto pueda comenzar a construirse en octubre del 2019, el contrato de arrendamiento con la Ciudad debe ser aprobado antes por cuatro de los cinco miembros de la Comisión de la Ciudad.

Si el estadio se materializa, los juegos podrán verse gratis a través de una pantalla en el exterior del recinto deportivo.

Siga a Sarah Moreno en Twitter: @SarahMorenoENH

  Comentarios