Elecciones

Scott gana por estrecho margen a Nelson en carrera histórica

Impulsado por un electorado republicano altamente motivado y otros $60 millones de su vasta fortuna personal, el gobernador Rick Scott ganó el martes por la noche un escaño en el Senado federal al desbancar al demócrata Bill Nelson.

A pesar de una asistencia récord a las urnas en una elección intermedia en la Florida y amplios pronósticos de una ola demócrata, Scott ganó su tercera elección estatal seguida.

A la medianoche, Scott aventajaba a Nelson por unos 56,000 votos, algo muy parecido a su ventaja de 64,165 votos en el 2014.

Partidario de las reducciones de impuestos y de los nominados por el presidente Donald Trump a la Corte Suprema, y crítico del Obamacare, Scott promete ser un voto fiable a favor de la agenda de Trump.

Su victoria ratifica la fortaleza política de Trump en la Florida, el estado indeciso más importante en los comicios presidenciales.

La victoria de Scott también da a la Florida dos senadores republicanos por primera vez en más de un siglo, desde la era de la Reconstrucción tras la Guerra Civil.

Scott se unirá al senador Marco Rubio cuando jure como senador federal el 3 de enero del 2019. Se espera que el vicegobernador Carlos López-Cantera sirva como gobernador durante cinco días.

“Hizo muy bien trabajo aquí”, dijo Carole Holland, de 82 años y de Sarasota, maestra retirada de Inglés y nacida en Nueva Jersey, quien votó por los republicanos. “Creó empleos, eso es lo que mejor hace”.

Scott lideró una agresiva campaña de publicidad en televisión y criticó repetidas veces a Nelson, calificándolo de inefectivo y de ser un cansado político de carrera que ya lleva demasiado tiempo en Washington.

Scott prometió presionar a favor de limitar los períodos de los legisladores federales, una idea que funcionó bien en los anuncios de televisión y con la base republicana, pero que prácticamente no tiene apoyo alguno en entre los propios legisladores republicanos.

Sp_1063472110.JPG
El senador Bill Nelson en una escala de campaña en el 65th Infantry Veterans Park el 4 de noviembre del 2018 en Kissimmee. Jeff J Mitchell Getty Images

Varias encuestas realizadas en semanas recientes mostraron a Scott perdiendo ante Nelson debido al débil apoyo de mujeres, hispanos y electores independientes. Pero esas encuestas probaron estar equivocadas, como ocurrió en los comicios presidenciales del 2016.

Scott suspendió en lo fundamental su actividad de campaña después que el huracán Michael devastó partes del Panhandle el 10 de octubre. Pero después de distanciarse de Trump durante la mayor parte de la campaña, se presentó con el presidente en dos mítines recientes en las ciudades fuertemente republicanas de Fort Myers y Pensacola.

La derrota de Nelson pone fin a una carrera política que comenzó en 1972. Antes del martes, Nelson sólo había perdido una vez en cuatro décadas, en la primaria demócrata para gobernador contra Lawton Chiles.

Como demócrata sureño moderado, Nelson ya era uno de los pocos que queda de una generación que está por desaparecer. Su derrota afecta los esfuerzos de su partido por ser una contrapartida más poderosa contra Trump y los republicanos en Washington.

De los 35 escaños del Senado federal a elección el martes en todo el país, pocos eran más importantes que la carrera en la Florida.

Scott, quien cumple 66 años el 1 de diciembre, es una de las figuras más exitosas y poco comunes en la historia de la política floridana.

Nunca ha sido popular entre los electores y en la encuestas más reciente de NBC/Marist College, dada a conocer el lunes, esa tendencia se mantuvo: 50 por ciento de los electores veían a Scott desfavorablemente y 42 favorablemente.

Pero su estilo disciplinado y lo preciso de sus mensajes siguen dando resultado, elección tras elección.

Scott, nacido en Illinois y quien se mudó a Naples en el 2003, es de lejos el hombre más rico en llegar a la gobernación, algo que el martes le rindió grandes dividendos, como sucedió con su victorias cerradas en los comicios a la gobernación en el 2010 y el 2014.

El ex presidente ejecutivo de la cadena de hospitales Columbia/HCA salió de la oscuridad en el 2010, pero rápidamente atrajo la atención de muchos cuando invirtió más de $70 millones de su propio dinero en su primera campaña.

La carrera entre Scott y Nelson por el Senado federal fue eclipsada por la carrera por la gobernación entre el republicano Ron DeSantis y el demócrata Andrew Gillum.

Scott es el primer gobernador de la Florida en llegar al Senado federal en 32 años. El demócrata Bob Graham lo precedió en 1986.

Steve Bousquet reportó desde Naples, Claire McNeill reportó desde Orlando y Steve Contorno reportó desde St. Petersburg.

  Comentarios