Elecciones

¿Qué sucede con las boletas mal marcadas? Hay que decidir la intención de voto del elector

Por primera vez en la Florida, bajo la atención del público y los medios de comunicación, las autoridades electorales tienen que revisar cientos de boletas mal marcadas en dos carreras estatales que según las leyes estatales están demasiado cerradas para decidir un ganador.

Lo que está en juego es la revisión de boletas en que los electores no marcaron a ninguno de los dos candidatos o marcaron los dos, en las carreras por el Senado federal y el comisionado de Agricultura.

En reuniones públicas, con observadores de ambos partidos presentes, las juntas condales de supervisión electoral tienen que tratar de determinar cuál fue la intención de los electores al marcar sus boletas con círculos, flechas o de otra manera.

Y tienen que decidirlo para el domingo al mediodía. Es un sistema subjetivo que sin duda será objeto de críticas en los próximos días.

“Las personas por lo general no cuentan bien cuando son muchas cosas”, dijo David Becker, director ejecutivo del Centro de Investigaciones e Innovación Electoral en Washington.

Pero eso no es algo que se haga mal intencionadamente, agregó: “Las personas se cansan. He hablado que gente que ha estado trabajando en esto durante muchas horas diarias desde hace una semana”.

Después del caos del recuento electoral en las elecciones presidenciales del 2000, la Florida modificó sustancialmente sus procedimientos electorales al eliminar las anticuadas boletas que se marcaban perforándolas e implementaron normas más específicas para determinar la intención de voto de los electores.

Sp_overvotes.jpg
Un representante muestra en una conferencia del 2016 las muchas maneras en que los electores de la Florida marcan sus boletas. Steve Bousquet Tampa Bay Times

“Se exige la revisión manual de las boletas para determinar si hay una indicación clara de cuál fue la intención del electo”, expresa una norma estatal sobre los estándares electorales. “La junta supervisora tiene que estudiar primero toda la boleta para determinar su uniformidad”.

Eso significa que una boleta probablemente no se cuente si un elector encerró en un círculo el nombre del candidato por el que quería votar en una carrera, pero subrayó el nombre de su candidato favorito en otra carrera.

Esa regla (1S-2.027), aprobada por la División de Elecciones en el 2002, tenía por fin guiar el trabajo de las juntas supervisoras en los recuentos en todo el estado.

Pero nadie anticipó que sucedería dos veces en los mismos comicios.

Esa regla es un documento de 13 páginas y muestra muchos ejemplos de boletas mal marcadas que debieron contarse como válidas, incluso cuando los electores no siguieron las instrucciones básicas de marcar todo el óvalo junto al nombre de su candidato favorito.

Los ejemplos incluyeron casos en que el elector dibujó una flecha encerrada en un círculo junto al nombre de un candidato, o subrayó el nombre, o encerró en un círculo la abreviación del partido político del candidato junto a su nombre, todos votos legítimos.

La regla incluso establece que en casos en que elector no llene el óvalo, el uso de palabras mágicas como “Yo voto no” o “esta” también son opciones válidas que deben contarse.

“Esto no es una ciencia exacta”, dijo Becker. “Es casi imposible legislar una norma sobre cada una de estas posibilidades. Por eso la Florida tiene juntas de supervisión electoral, de manera que la decisión no sea de una sola persona, de manera que sea un proceso transparente con representantes de los partidos presentes”.

Los demócratas consideran que la regla es arbitraria y están considerando presentar una demanda para impugnarla.

“Creemos que hay cláusula que afectarían inconstitucionalmente una decisión válida”, dijo Ron Meyer, abogado de Tallahassee que representa al senador demócrata Bill Nelson.

Meyer calificó de “determinación irracional“ la norma de uniformidad.

Nelson iba 12,562 votos por detrás del gobernador Rick Scott cuando los condados presentaron sus primeros resultados oficiales el sábado pasado. El republicano Matt Caldwell iba 5,326 votos por detrás de la demócrata Nikki Fried en la carrera de comisionado de Agricultura.

En toda la Florida, los condados están encontrando muchos más casos en que electores no marcaron a ninguno de los dos candidatos que casos en que marcaron a los dos candidatos, especialmente en la carrera de comisionado de Agricultura, en que ninguno de los candidatos era conocido a nivel estatal.

En 23 condados de la Florida que reportaron resultados en sus páginas de internet, había 31,529 casos en que los electores no marcaron a ninguno de los dos candidatos 1,542 en que marcaron a los dos candidatos, en la carrera por el Senado federal.

Un recuento manual ayudaría a solucionar el misterio de por qué en Broward 25,000 electores menos votaron en la carrera por el Senado federal que en la carrera por el gobernador, que estaba al final de una texto explicativo largo en tres idiomas, como exige la ley federal.

¿Será que todos esos electores no vieron en la boleta la carrera por el Senado? ¿O fue un error de tabulación de las máquinas?

La junta de supervisión electoral de Broward revisó el viernes pasado docenas de boletas provisionales para determinar la intención de voto de los electores.

Un elector marcó una X sobre los óvalos correspondientes tanto a Scott como Nelson y entonces encerró en un círculo la abreviatura DEM del partido de Nelson.

La junta de supervisión rechazó esa boleta por considerarla no válida y la marcó con un papel amarillo antes de duplicar todas las demás decisiones del elector en una boleta nueva. Los abogados de Nelson objetaron el rechazo de la decisión del elector en la carrera por el Senado.

Los 67 condados tienen que reportar al estado los resultados de recuento con máquinas para este jueves a las 3 p.m. Entonces, el secretario de Estado floridano, Ken Detzner, ordenará recuentos manuales en casos en que la diferencia entre dos candidatos sea de 0.25 por ciento o menos.

Alex Harris, redactora del Miami Herald, contribuyó a esta información desde Lauderhill, Broward.

Contacte a Steve Bousquet en bousquet@tampabay.com y sígalo en @stevebousquet.

  Comentarios