Elecciones

Victoria de Scott parece confirmada, lidera por 10,000 votos tras recuento

René Harrod, abogada adjunta del Condado Broward, da instrucciones antes que comenzar el recuento manual en la oficina de la Supervisora de Elecciones de Broward, en Lauderhill, el viernes 16 de noviembre del 2018.
René Harrod, abogada adjunta del Condado Broward, da instrucciones antes que comenzar el recuento manual en la oficina de la Supervisora de Elecciones de Broward, en Lauderhill, el viernes 16 de noviembre del 2018. TNS

Cruces los dedos, toque madera. Terminó el recuento en la Florida.

Bueno, todo parece indicar eso.

La hora tope para que los 67 departamentos condales de Elecciones de la Florida entregaran a las autoridades estatales los totales del recuento se cumplió este domingo al mediodía, después de un recuento automático y otro manual que se prolongaron 12 días. La División de Elecciones de la Florida publicó los totales actualizados a eso de las 1 p.m.

Con los resultados oficiales publicados en la página digital del gobierno estatal, el gobernador Rick Scott fue el ganador en la carrera por el Senado federal, con una ventaja de 10,033 votos sobre el senador Bill Nelson. Nicole “Nikki” Fried tuvo una ventaja de 6,753 votos sobre el representante estatal Matt Caldwell en la carrera por el comisionado de Agricultura.

En las dos carreras hubo que realizar recuentos manuales debido a lo estrecho del margen. Scott derrotó a Nelson por 0.12 por ciento y Fried venció a Caldwell por 0.08 por ciento.

Pero todavía hay cosas por decidir: Las boletas perdidas y fechas tope incumplidas en Broward y Palm Beach llevaron a que por lo menos un candidato solicitara una aclaración a los tribunales. Pero los recuentos confirmaron lo que pareció cierto desde la noche del 6 de noviembre: Scott es senador electo, Ron DeSantis es el sucesor de Scott y el estado más dividido del país es también el más complicado para celebrar una elección.

“Las elecciones son desordenadas”, dijo Barry Richards, abogado que representó al candidato Andrew Gillum y hace 18 años trabajó para George W. Bush en el tristemente célebre recuento de los comicios presidenciales. “Pero no creo que este estado haya cometido más errores que los otros en términos de la eficiencia del proceso”.

APTOPIXElection2018Florida (1).JPG
Un observador republicano observa una boleta durante el recuento manual en la oficina de la Supervisora de Elecciones de Broward en Lauderhill, Florida, en una imagen del viernes 16 de noviembre del 2018. Wilfredo Lee AP

Ahora todos los ojos están puestos en Nelson, un demócrata que presentó numerosas demandas, en su mayoría infructuosas, con la esperanza de cerrar una brecha de 12,600 votos con Scott. Una vez que los resultados se certifiquen el martes, Nelson tendrá 10 días para impugnarlos. Por su parte, Gillum publicó este sábado un video en que felicita a DeSantis por su victoria, lo que indica que no tiene planes de impugnarla.

En un correo electrónico enviado el domingo por la mañana, la campaña de Scott siguió burlándose de Nelson al afirmar que la hora tope del recuento manual daba al senador demócrata otra opción: “Que lo recuerden como el estadista que reconoció la derrota después de 42 años de servicio al público, o que lo recuerden como el mal perdedor que se negó a enfrentar al pueblo al que sirvió”.

Según una fuente familiarizada con la campaña de Nelson, que habló el sábado con el Miami Herald, Nelson “entiende las circunstancias y quiere permitir que se complete el proceso”.

Las esperanzas de Nelson de recuperar terreno frente a Scott se perdieron el viernes cuando el recuento manual en Broward indicó que la falta de votos que su campaña pensó inicialmente que se debían a errores en las máquinas, de hecho eran boletas en blanco de electores que sencillamente no escogieron a ningún candidato en la carrera por el Senado federal.

Por otra parte, las demandas de los demócratas, en su mayoría no llegaron a ninguna parte. El juez federal Mark Walker rechazó intento de invalidar el proceso estatal para determinar la intención de los electores, declinó extender la fecha tope del recuento con máquinas y desestimó un intento de validar miles de boletas enviadas por correo que fueron rechazadas porque no llegaron a las oficinas electorales a las hora establecida. Pero el juez Walker sí aceptó dar una segunda oportunidad a los electores ausentes cuyas boletas fueron rechazadas por problemas con las firmas, pero la decisión parece haber llevado a quizás unas pocas decenas de nuevos votos válidos.

Otras boletas y carreras locales en todo el estado también fueron sometidas a recuentos manuales. Pero la única otra carrera a nivel estatal cuyo resultado depende de los recuentos manuales es la de comisionado de Agricultura, entre la demócrata Nicole “Nikki” Fried y el representante estatal republicano Matt Caldwell. Los resultados de esa carrera —la más cerrada de las tres carreras estatales que fueron a recuento en todo el estado— quedaron en el aire 36 horas después que las urnas cerraron, en momentos que se contaban miles de boletas que llegaron a última hora, particularmente en los condados Broward y Palm Beach.

Los problemas en esos condados hacen posible que Caldwell, sobre quien Fried tenía una ventaja de solamente 5,307 votos, pudiera presentar demanda. La supervisora de elecciones de Broward extravió más de 2,000 boletas durante el recuento automatizado, como resultado la junta supervisora condal decidió combinar sus totales del recuento manual con el total no oficial original presentado al estado el 10 de noviembre antes que comenzaran los recuentos.

Esa decisión dio a Fried una mayor ventaja sobre Caldwell, quien todavía pudiera presentar una impugnación para determinar si el despacho de Snipes siguió lo que dice la ley.

Por otra parte, el Condado Palm Beach nunca comenzó su recuento manual para la carrera de comisionado de Agricultura, de manera que es imposible saber si Caldwell se hubiera podido acercar a Fried, aunque los electores de Palm Beach se inclinan por los demócratas. La supervisora de Elecciones de Palm Beach, Susan Bucher, dijo que su personal seguiría contando boletas hasta completar el proceso, que pudiera ser entre el Día de Acción de Gracias y Navidad. Todavía queda por decidir una demanda de la campaña de Nelson para obligar a un recuento manual del medio millón de boletas emitidas en Palm Beach.

Líderes políticos floridanos ya han dicho que probablemente vuelvan a estudiar las leyes de elecciones y recuentos electorales en el 2019, cuando comience a funcionar la nueva Legislatura. Expertos han dicho que hay una necesidad clara de revisar asuntos relacionados con la certificación de las máquinas de tabulación, la uniformidad de las boletas, así como las fechas tope y las normas establecidas para rechazar boletas de ausente y provisionales.

Los reporteros Samantha Gross, Kyra Gurney y Alex Harris, del Miami Herald, contribuyeron a este reportaje.

  Comentarios